Ciudad de México, diciembre 2, 2020 06:19
Noviembre 2020

¡Recórcholis! / Un día desperté y nada fue igual

Por eso a veces no quiero regresar a la escuela, para que no me molesten, por eso me gusta estar en mi casa con mis papás y me gusta más ver las clases en la tele.

SANDRA GUERRA / 12 AÑOS

Son las 8:30 de la mañana y no importa que me levante más tarde porque ya no hay que ir a la escuela; ahora bajo las escaleras de mi casa, desayuno, prendo la tele y ya estoy en la escuela.

Un día de marzo me levanté bien tempranito, tenía sueño, pero quería ver a mi miss porque me deja jugar un ratito si me apuro, y también quería comprarme un helado de limón en el recreo… le ponen chile en polvo y chamoy, pero como no me gusta mezclar lo dulce con lo salado, lo pido, solo.

Pero ese día mis papás me dijeron que no había escuela y así pasó un día y otro y otro y no sé ya ni cuántos van y yo quiero ver a mi maestra, la extraño mucho y quiero enseñarle mis dibujos. A mí me gusta mucho dibujar.

Mi maestra Dafne me quiere mucho y me ayuda con mis clases porque tengo autismo. Con ella me gusta platicar, pero con algunos compañeros no porque me dicen de cosas. Ella me dice que ellos ya no van a estar porque ya pasé a primero de secundaria y es otro grupo y que haré nuevos amigos que me van a tratar muy bien.

Por eso a veces no quiero regresar a la escuela, para que no me molesten, por eso me gusta estar en mi casa con mis papás y me gusta más ver las clases en la tele.

Donde tampoco quiero ir es a la casa de mi abuelita; ella murió, dice mi papá que de Alzheimer. Una noche me sacó al patio y me dijo: -Allá está tu abuelita- y señaló una estrellita muy bonita, ahí vive y desde ahí me ve y me cuida.

Después de eso no la volví a ver. Al funeral en el panteón militar no fueron mis primos porque por el COVID no podemos entrar niños cuando entierran a alguien, aunque no me hubiera gustado verla guardada en su cajita.

Íbamos a hacer una fiesta con los compañeros del salón por nuestra salida de sexto, pero ya no se pudo y no los he vuelto a ver, aunque algunos eran groseros, otros eran mis amigos, como Óscar, él me defendía cuando me molestaban y les decía que me dejaran en paz.

El COVID-19 es como si uno de los personajes que veo, uno muy malo, con ojos de furia y máscara, saliera de la imprenta y nos atacara a todos. Si le quitas la máscara, no se le ve la cara y te ataca.

No me gusta que el COVID-19 enferme a la gente y que la mate, unos salen porque van a trabajar, pero luego la gente sale a pasear y hace sus fiestas y así no vamos a acabar. Yo no sé por qué lo hacen si saben que se van a enfermar. Eso no me gusta.

comentarios

Artículos relacionados