Ciudad de México, noviembre 30, 2020 16:43
Libre en el Sur

RECUENTO 2011: Inaugura Mario Palacios Archivo Histórico de la DBJ, con 160 mil documentos

El 30 de enero de 2011 y conforme a la Ley de Archivo del Distrito Federal vigente, el jefe delegacional en Benito Juárez, Mario Alberto Palacios, inauguró el Archivo de Concentración e Histórico de la Delegación Benito Juárez, ubicado en la glorieta Mariscal Sucre, entre las calles de Amores y Del Valle.

El nuevo archivo cuenta con la capacidad instalada para conservar hasta 160 mil documentales públicos, con un periodo de vida útil y operativa de cuando menos diez años. Palacios aseguró que Benito Juárez es la primera delegación política de esta capital que cumple con la ley de Archivos promulgada en 2008, así como el primer gobierno Delegacional que cumple con la norma internacional de identificación, clasificación, resguardo y consulta de documentos públicos.

El Archivo de concentración de la Delegación Benito Juárez se constituye por un edifico de dos plantas, de aproximadamente 250 metros cuadrados en construcción en el que se albergan: Una sala de desinfección, dos salas de concentración y un área destinada al archivo histórico, además de espacios requeridos para desarrollar labores administrativas.
 

El inmueble inaugurado en esa fecha antes albergó hasta 2009 las oficinas de Protección Civil de esta demarcación; desde entonces el inmueble fue objeto de trabajos de acondicionamiento y remodelación, entre las que se destaca su sistema climatización, es decir, de control de temperatura y humedad.
 

Durante la ceremonia de inauguración, Palacios estuvo acompañado por  Rafael de Jesús Tato Palma, director de Almacenes e Inventarios de la Oficialía Mayor del GDF, así como Antonio González de la Torre, director administrativo de esta misma dependencia del gobierno capitalino. Juan Antonio Sánchez Orozco, subdirector de Servicios Generales en la demarcación juarense explicó que las salas de archivo deben permanecer entre los 18 y 21 grados centígrados y una constante de humedad entre el 45 y 55 por ciento para preservarse en condiciones de almacenamiento y consulta. Asimismo, dijo, todo documento deber ser desinfectado, toda vez que el “gusano come papel”, en referencia a una bacteria conocida como “pescadillo de plata”, que amenaza con destruirlo.
 

comentarios

Artículos relacionados