Ciudad de México, febrero 4, 2023 22:01
Nancy Castro Opinión

Riel y vagón VS sabotaje

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

La polémica está en el creciente poder que ha dado este gobierno a los militares, que ahora se encargan desde la lucha contra el narcotráfico a la construcción de grandes infraestructuras como la gestión de las aduanas o el cultivo de árboles.

POR NANCY CASTRO

En vísperas de acabar el primer mes del año, la lluvia de acontecimientos catastróficos están dando mucho qué decir. El sábado pasado, dos trenes de la línea 3 del sistema de transporte colectivo metro de la ciudad de México se estrellaron entre las estaciones potrero y la raza. Se reportó la muerte de una joven y al menos 59 personas heridas. Claudia Sheinbaum, se encontraba en Morelia, atendiendo asuntos personales.

La línea 3 del metro, atraviesa de norte a sur de la ciudad, transportando a más de tres millones de personas todos los días, la mayoría es clase trabajadora. Ese pueblo al que tanto le hablan en sus discursos los dirigentes políticos, ese pueblo ufano por tener el apoyo de un gobierno de izquierdas. Ese al que se le complació con el concierto de grupo Firme en el zócalo capitalino. Ese, al que para el presidente es tan importante tener contento y que seguramente votará por la actual jefa de gobierno postulada a la presidencia. Ese pueblo que merece no solo que el transporte colectivo metro funcione, sino que no ponga en riesgo su vida. Y es que es muy desafortunado que bajo su legislación los accidentes en el Metro sean su talón de Aquiles.

Desde el interior del partido se especula, se asegura complot por parte de sus adversarios. Lo que sí es evidente que ante cualquier causa que desestabilice el orden público, saldrá a las calles la Guardia Nacional. Dar más tareas a la Guardia Nacional. ¿Con qué finalidad, militarizar la ciudad?

Para AMLO no hay cuerpo de seguridad que valga su confianza que no sea la SEDENA. “Seis mil  agentes vigilarán la extensa red del metro debido a que los últimos meses han ocurrido episodios que nosotros catalogamos fuera de lo normal”, Sheinbaum pareció sugerir, aunque no lo dijo que podría tratarse de un sabotaje. Por eso pidió ayuda a López Obrador.

Pero no está claro cómo elementos militares podrán resolver un problema que, según los trabajadores del Metro es fundamentalmente técnico.

La insistente postura de asumirse como un gobierno de izquierdas, y su inversión pública en la capital dando mayor atención a la población con automóvil y con mayor poder adquisitivo por encima de los intereses de la población que sigue teniendo opciones de movilidad desfavorables...”

Los accidentes recurrentes en la extensa red que tiene 226.5 kilómetros  de vías con 195 estaciones y da servicio a una media de cuatro millones de pasajeros al día. Mario Alberto Hernández, un jefe de estación que lleva 31 años en servicio explicó que faltan repuestos o son muy viejos y los mecánicos andan tomando piezas de trenes que son cascajos para sustituir por refacciones. El jefe de estación insistió en que los problemas no está en los andenes sino en los trenes. “Los conductores se suben a los trenes y piden a Dios no tener problemas”

La polémica está en el creciente poder que ha dado este gobierno a los militares, que ahora se encargan desde la lucha contra el narcotráfico a la construcción de grandes infraestructuras como la gestión de las aduanas o el cultivo de árboles. Colectivos de Derechos Humanos como el centro Agustín Pro Juárez mostró su preocupación por que “es patente que esta corporación reproduce las inercias castrenses de opacidad y uso excesivo de la fuerza”.

En mayo de 2021, una sección elevada del metro de la línea 12 se derrumbó causando 26 muertos y casi 100 heridos, una investigación atribuyó el fallo a deficiencias en el proceso de construcción y 10 ex funcionarios han sido acusados de homicidio involuntario, lesiones y daños a la propiedad pero ninguno ha sido encarcelado.

En el pasado, se han achacado los problemas a las malas soldaduras la falta de mantenimiento anticuados, sistemas electrónicos, frecuentes terremotos y el suelo blando de la ciudad pero nunca antes se había hablado de sabotajes.

Sin embargo en los últimos días Sheinbaum dijo que se habían encontrado tres problemas “no normales” en vagones o vías incluido el fallo de un neumático que acababa de ser inspeccionado. Los vagones de metro de la ciudad funcionan tanto con neumáticos como con raíles.

El transporte capitalino es uno de los metros más baratos del mundo, cuesta el equivalente a unos 25 centavos de dólar, y las denuncias de falta de presupuesto han estado presentes con distintas administraciones.

La jefa de Gobierno, asegura que habrá justicia para sus víctimas. Pasando por alto que en todo lo que va de su administración ha habido 4 accidentes mortales. Lejos de asumir su responsabilidad política saca la carta del complot. Sheinbaum tendría que entender que ella no es la víctima, sino los miles de capitalinos que viajan en el transporte deficiente e inseguro, que pone en peligro a sus usuarios. Si asegura que la oposición está usando el metro en su contra. ¿Por qué no ponerle atención a las fallas técnicas y al mantenimiento que requiere?

La insistente postura de asumirse como un gobierno de izquierdas, y su inversión pública en la capital dando mayor atención a la población con automóvil y con mayor poder adquisitivo por encima de los intereses de la población que sigue teniendo opciones de movilidad desfavorables.

El primer año de mandato, Sheinbaum inició con la construcción de un puente vehicular con 6 carriles Periférico sur-oriente que no sólo interviene un Área Natural protegida, sitio Ramsar y Patrimonio Cultural de la Humanidad, sino que genera graves impactos socioambientales al último humedal de Xochimilco.

¿Entonces, cuánto presupuesto se destinará este año para el mantenimiento del Metro?

Vamos viendo si cambiando las tuercas y otras refacciones, sigue habiendo sabotaje.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas