Ciudad de México, octubre 20, 2020 12:53
Libre en el Sur

San Lorenzo, de fiesta; concurren pueblos originarios a celebración patronal en Tlacoquemécatl

Reminiscencia de una tradición centenaria, este domingo se reedita en la las inmediaciones del templo de San Lorenzo, en la colonia Tlacoquemécatl del Valle, la festividad paronal en honor a ese mártir romano, sacrificado según la tradición en una parrilla con brazas el 10 de agosto del año 258, por defender sus convicciones cristianas.

La celebración dio comienzo al amanecer, con las tradicionales “mañanitas” al Santo, interpretadas por la Banda Musical de San Mateo Nopala, Estado de México. Y la participación de decenas de vecinos. Enseguida se celebró una misa y luego se distribuyeron biscochos y atole entre los asistentes, en el desayuno tradicional.

Uno de los actos principales de la fiesta es el arribo de los representantes de otros pueblos originarios de la delegación Benito Juárez, como San Simón Ticumán, Santa Cruz Atoyac, Mixcoac y San Juan Maninaltongo, que con sus estandartes se unen a los habitantes del antiguo pueblo de San Lorenzo Xochimanca en su celebración anual. Los pobladores acuden en procesión desde el pueblo de San Juan Mixcoac hasta la capilla franciscana del siglo XVI dedicada a San Lorenzo Mártir en el parque que lleva su nombre, ubicado entre las calles San Lorenzo, Fresas, Magnolias y Manzanas, a una cuadra de la avenida Insurgentes Sur y a dos del Eje 7 Sur Félix Cuevas.

Luego de otra celebración litúrgica, tendrá lugar esta tarde un festival musical, una función de lucha libre, el baile popular y, como colofón, la quema de juegos pirotécnicos y el infaltable “castillo”, obra del maestro Silverio Pompas, de Tultepec, México. La quema tendrá lugar a partir de las 21 horas en la cancha de voleibol cercana a la calle San Lorenzo.

Durante todo el día, a lo largo de la calle Magnolias funcionan más de una docena de juegos mecánicos (foto), así como divertimentos tradicionales de las ferias mexicanas como el tiro al blanco, la pesca, el tiro de dardos y las canicas, todo lo cual permite a los niños y adultos obtener premios y recuerdos.

Asimismo, hay numerosos puestos de antojitos, como quesadillas, pambazos, pozole, tostadas, buñuelos y pan de pueblo. También hay venta de aguas frescas, cáscaras de huevo rellenas de confeti o harina, gorros y antifaces.

comentarios

Artículos relacionados