STAFF/LIBRE EN EL SUR

La presidenta de la Comisión de Salud, diputada Miroslava Sánchez Galván, aseguró que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) “será la estructura que sane las deficiencias sentidas por la población en esta materia”, especialmente de aquella en mayor vulnerabilidad.

Diputada Sánchez Galván. Seminario sobre Salud. Foto: Cámara de Diputados.

 

Durante el seminario “Estructura del financiamiento del Sistema Nacional de Salud”, realizado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, la diputada enfatizó la importancia de analizar este tema ante la próxima discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020.

“Este encuentro se da en el momento más adecuado, pues se realiza ante los trabajos para la dictaminación de la reforma para expedir la ley que creará el Insabi”, comentó.

La legisladora informó que la comisión a su cargo sesionará el próximo 30 de agosto, ya que hay posibilidades de lograr avanzar en el proceso, por lo que “si hay necesidad de trabajar tiempo extra, lo haremos”.

 

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, indicó que este seminario se realiza a partir de los debates que se desarrollan en la Cámara y en todo el sistema de salud, por los cambios propuestos por el Presidente de la República y la iniciativa que se está analizando en estos momentos para crear el Insabi.

 

Dijo que las comisiones de Salud y la que preside, junto con la Universidad Nacional Autónoma de México han organizado este taller para conocer la estructura del financiamiento en el Sistema Nacional de Salud.

 

El diputado Antonio Ortega Martínez (PRD) expresó que la decisión de desaparecer una parte del sistema de salud mexicano como es el Seguro Popular, “no sólo es ocioso, sino inútil, pues se desmantelará una parte del sistema y se centralizarán todas las áreas”.

 

Mencionó que el IMSS y el ISSSTE, entidades públicas que atienden al mayor número de mexicanos, este año redujeron en 60 por ciento su inversión física; es decir, “en hospitales, nuevos equipos médicos, tecnología y mantenimiento estructural, se dio esa disminución.

 

En 2018, el gasto en este segmento, por parte del IMSS, fue de 527 millones, descendió para convertirse en el más bajo desde 2015. En el ISSSTE es más dramática la reducción, fue del 90 por ciento. “La austeridad, los recortes y el gasto ineficiente han castigado el presupuesto en este sector. En 2013 era de 154 mil millones; en 2019, se están ejerciendo 121 mil millones de pesos”.

 

Ortega Martínez precisó que la situación económica del país va a castigar a organismos que reciben aportes patronales y de los trabajadores; el desempleo y la informalidad bajarán las aportaciones, por lo tanto, “de la parte patronal y de los trabajadores, pero no sabemos si vaya a haber baja de la aportación pública”.

 

Argumentó que el presupuesto requiere ser suficientemente mejorado y sustancialmente aumentado. “Aún no sabemos si será inercial, no habrá política hacendaria nueva o progresivas que aumenten el ingreso público y, por lo tanto ¿cómo vamos a resolver el problema de salud? Evidentemente en el Instituto de Bienestar se debe cobrar también la cuota a todos los asegurados”, advirtió.

 

La diputada Frinné Azuara Yarzábal (PRI), secretaria de la Comisión de Salud, propuso seguir trabajando para aclarar los temas, así como invitar a la Comisión de Salud del Senado, a fin de evitar precipitarse en la dictaminación sin haber un consenso en San Lázaro.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts