Ciudad de México, agosto 2, 2021 23:52
Sociedad

Se prioriza el desarrollo insostenible sobre el equilibrio de la naturaleza

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Por sus aportaciones a la investigación integrada del riesgo de desastres y su trabajo con asociaciones transdisciplinarias y multisectoriales para salvaguardar la integridad de la población, Irasema Alcántara Ayala, investigadora del Instituto de Geografía (IGg) de la UNAM, ha sido merecedora de la distinción de la Academia de Ciencias para el Mundo en Desarrollo (TWAS, por su sigla en inglés) en la categoría de Ciencias Sociales.  

El galardón se otorga a científicos de países en desarrollo para reconocer su contribución al conocimiento científico en nueve campos de las ciencias y/o a la aplicación de la ciencia y la tecnología al desarrollo sostenible. 

“Me siento honrada y emocionada de haber recibido este premio, y estoy agradecida con mi querida Universidad Nacional porque es un privilegio formar parte de esta comunidad. Este reconocimiento es testimonio de la importancia que tiene el papel de las ciencias sociales en la reducción y gestión integral del riesgo de desastres, porque enfatiza la necesidad de vinculación que debe haber entre la comunidad científica y tecnológica, la toma de decisiones y la práctica”, afirmó la universitaria. 

Alcántara Ayala reflexionó con respecto a la situación global que se vive por el desastre desencadenado por la COVID-19 y la relevancia de la ciencia para dar solución a problemas emergentes; “Nunca ha habido un mejor momento para que la ciencia en su conjunto sirva a la sociedad. Esta es una oportunidad para que la Geografía tenga mayor incidencia al servicio de la sociedad y haya mayor participación ciudadana en la mejora de enfoques transdisciplinarios”. 

Los trabajos recientes de la extitular del IGg se enfocan en la investigación forense de desastres; es decir, el desarrollo de una perspectiva metodológica dirigida a identificar, comprender y atender las causas de fondo o subyacentes del riesgo de desastres, así como de los factores inductores que se manifiestan a través de la vulnerabilidad y exposición de las sociedades al consecuente impacto a las amenazas de origen diverso. 

Doctora Irasema Alcántara Ayala.

GESTIÓN INTEGRAL DEL TERRITORIO

De acuerdo con Alcántara Ayala, la perspectiva forense funciona como el mecanismo necesario para construir una investigación integrada del riesgo de desastres a partir de un enfoque transdisciplinario, el cual incluya estructuras políticas, institucionales y sociales vinculadas con la reducción de riesgo de desastre; además de la participación de diversos actores, como la sociedad civil y la academia con el objetivo de optimizar este proceso complejo de gestión. 

“Estos esfuerzos deben estar encaminados a mejorar el entendimiento de la dinámica de las amenazas, los problemas derivados de la urbanización, las presiones sobre el uso del suelo que conducen al deterioro ambiental, el cambio climático, la desigualdad, la pobreza, y la ausencia de una gobernanza informada del riesgo de desastres; por lo que es importante también incrementar la conciencia social sobre la necesidad de implementar estrategias de reducción de riesgo de desastres basadas en la gestión integral del territorio”, señaló. 

Refirió que el enfoque teórico-metodológico de las investigaciones forenses de desastres lo lleva a cabo en colaboración con científicos internacionales a fin de promover el entendimiento de la construcción social del riesgo. 

“Para nosotros es muy importante hacer entender que los procesos sociales de desarrollo, y la manera que se ha manejado equivocadamente el territorio, han dado origen a una serie de dimensiones de vulnerabilidad y exposición de nuestra sociedad que, junto con diversas amenazas, la han configurado como sociedad en riesgo y cuando este riesgo se materializa desafortunadamente se da la ocurrencia de desastres”, sostuvo. 

Hoy en día, enfatizó, la responsabilidad ambiental y territorial para el desarrollo sostenible es prácticamente ignorada; la implementación de alianzas estratégicas entre la comunidad científica y tecnológica con la formulación de políticas públicas tienen un papel medular en la construcción de esfuerzos y compromisos que podrían llevarse al dominio de la práctica. 

“Necesitamos tener una visión de gestión integral del riesgo de desastres donde podamos enfatizar la necesidad de disminuirlo y, sobre todo, evitar la construcción de nuevos riesgos. Ahora que vivimos en el Antropoceno existen muchos fenómenos que parecieran naturales, pero en realidad se deben entender como procesos modelados por las acciones humanas, en las que se prioriza el desarrollo insostenible sobre el equilibrio racional y armónico de la naturaleza”, puntualizó Alcántara Ayala.  

comentarios

Artículos relacionados