Ciudad de México, diciembre 3, 2020 05:01
Libre en el Sur

Solapan cuatro edificios irregulares de la inmobiliaria COINASA en BJ; ejemplifican trienio de ilegalidad

En el tema de las construcciones, la ilegalidad marcó de principio a fin a la administración delegacional panista que acaba de terminar y de la cual Jorge Romero Herrera, el nuevo delegado, formó parte destacadísima. En un sector claramente definido por la colusión corrupta entre autoridades y algunos desarrolladores, las normas legales son usadas como coartada. Cuatro casos de edificios claramente irregulares ejemplifican el final del trienio en Benito Juárez. Este es el reportaje especial:

Staff/Libre en el Sur

Al menos cuatro edificios construidos por una misma empresa inmobiliaria, Coinasa, en la delegación Benito Juárez, violan la ley. Son ejemplo, al final de la administración delegacional encabezada por Mario Alberto Palacios Acosta, de algo que fue una constante en el trienio: las construcciones irregulares. Y es que las limitaciones legales impuestas desde el año 2004 a las autoridades delegacionales –que antes eran las que otorgaban los permisos de construcción, hoy inexistentes— les sirven ahora como coartada para, cuando menos, hacerse de la vista gorda ante flagrantes infracciones a la reglamentación vigente. “No es cosa nuestra”, alegan, aunque tengan la obligación de vigilar y sancionar el cumplimiento de la norma.

Las obras irregulares de la empresa Coinasa –que tiene desarrollos inmobiliarios en España, Portugal, Chile, Venezuela y otrios paises– se ubican en las colonias San Pedro de los Pinos, Portales y Merced Gómez. La infracción a la norma que se registra en los cuatro casos puede ser fácilmente constatable al consultar el registro del uso del suelo de los predios que ocupan en la página de Internet de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi).

Así, el edificio que se construye en avenida primero de Mayo número139, en San Pedro de los Pinos, llamado “Velasco”, tiene uso del suelo H3M, es decir, para tres niveles. Sin embargo la construcción muestra ocho niveles: seis de departamentos, uno de estacionamiento y uno da jaulas en azotea, que según la norma vigente se considera como un nivel más. En Plutarco Elías Calles 1105, colonia Portales, Coinasa levanta el edificio “Cadena”, con nueve niveles: dos de estacionamiento, seis de departamentos y uno de azotea con jaulas. El uso del suelo permitido para este predio es de sólo seis niveles.

“Coronel” es el nombre de un tercer edificio irregular de la misma empresa. Está ubicado en avenida Revolución 1189, en la colonia Merced Gómez. Con un uso del suelo para ocho niveles, detenta once: dos de estacionamiento, ocho de departamentos y uno de jaulas. Finalmente, el edificio “Orozco”, erigido en la calle 25 número 99, también en San Pedro de Los Pinos, tiene uso del suelo H3M, para tres niveles, pero la constructora levanta seis pisos: uno de estacionamiento, cuatro de departamentos y uno de jaulas. Tiene 18 departamentos, cuando lo permitido son cinco viviendas. A pesar de la flagrante violación a la norma, estas construcciones irregulares han sido toleradas por la DBJ, a quien corresponde la verificación de las obras que se llevan a cabo en la demarcación. Y solamente uno de ellos, el llamado “Velasco”, está actualmente clausurado.

Las anomalías se repiten prácticamente en todas las colonias de la delegación Benito Juárez. Hace un año, Libre en el Sur documentó once casos de edificios irregulares solamente en San José Insurgentes. Casos de afectaciones a inmuebles catalogados, demoliciones ilegales y construcciones que violan el uso del suelo han sido denunciados en Portales, Insurgentes Mixcoac, Extremadura Insurgentes, Nápoles, Narvarte, Del Valle, Actipan…

Dos casos emblemáticos de la ilegalidad que priva en esta materia se dieron coincidentemente en la misma calle de Millet, en la colonia Extremadura Insurgentes. Se trata del célebre edificio de ocho niveles que se pretendía construir en pleno parque Hundido, luego de que se demolió ilegalmente una residencia que estaba catalogada por el Instituto Nacional de Bellas Artes. La autoridad delegacional, entonces encabezada por el panista Germán de la Garza, no atendió las denuncias vecinales que se multiplicaron durante meses. De la Garza llegó a declarar que esa construcción “está totalmente en orden”. Tuvo que intervenir el gobierno del DF, y por instrucciones del propio jefe de Gobierno Marcelo Ebrard Casaubón, el predio fue adquirido por el gobierno capitalino, que dispuso ya en los inicios de la administración delegacional de Palacios Acosta la demolición de los tres pisos que ya se habían levantado y la restitución del terreno al parque público, donde se construyó una rampa para discapacitados.

El otro edificio emblemático es el de Millet 39, donde la propia DB J toleró incontables violaciones a la ley y que finalmente fue clausurado por tres dependencias del gobierno capitalino y, finalmente, por la misma delegación, aunque ahora su titular se niega mediante argucias y pretextos a ejecutar la demolición del inmueble, como se ha determinado.

comentarios

Artículos relacionados