Ciudad de México, noviembre 24, 2020 04:01
Libre en el Sur

2012: Batalla en la Gran Tenochtitlán

Definidas las candidaturas presidenciales con candidatos de unidad en el PRI y en el PRD (Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, respectivamente), y en la recta final del proceso al interior del PAN con Josefina Vázquez Mota a la cabeza, la guerra por el gobierno del Distrito Federal se torna interesante y cruda. Así las batallas más cruentas podrían registrarse al interior de los mismos institutos políticos que pelearán por dirigir los designios del Distrito Federal: PRD, PRI y PAN. El partido del Sol Azteca aparentemente ha definido quién será el que maneje el proceso y designe candidato. Luego de la magistral jugada ajedrecística en la cúpula de las izquierdas, en la cual Marcelo Ebrad declina a favor de López Obrador, por el resultado de las encuestas, el mismo carnal Marcelo tendrá la vía libre para conducir las precandidaturas, y por ende, designar al candidato, que no candidata.

Y no obstante a que hay más de una decena de perredistas que aspiran a la candidatura, Marcelo manejará una baraja con sólo cuatro cartas. A decir de los que saben: Mario Delgado (su delfín), Alejandra Barrales, Miguel Mancera (quien finalmente levantó el dedo). Carlos Navarrete tiene posibilidades por el mismo PRD, aunque no está en la baraja del carnal Marcelo. Los demás mejor que se descarten antes de que los descarten penosamente, incluso el riojoso del diputado federal Noroña. Contra lo que todo mundo suponía, en el sentido de que las diversas tribus se desharían entre ellas, el PRD se muestra unido y amoroso: “paz y amor”, pregona su líder máximo. Veremos hasta dónde los lleva el espíritu sesentero.

Allá por Insurgentes Norte, los rumbos del tricolor, las cosas que parecían marchar sobre rieles con la candidatura única de Beatriz Paredes se descompusieron y nos mostraron que también saben hacer cochineros. El conocido como dipuhooligan, Cristian Vargas mandó a la lona a Rosario Guerra de certero manotazo, denotando que la situación al interior del PRI-DF no es tan tersa y clara como se supone, pues hay tres planillas en contienda. Aunque de sobra se sabe que la ex gobernadora de Tlaxcala es quien saldrá vencedora para hacer frente al PRD en la ciudad Capital.

Por los rumbos de la colonia Del Valle –nuestra heroica colonia que nos ha visto nacer, crecer y desarrollarnos, pese a las administraciones panistas—la situación no es nada clara, pese a que hay solamente cuatro pujadores por la candidatura de Acción Nacional al gobierno capitalino, que creo, como ha dicho el carnal Marcelo: “será entre perredistas y priístas”. Los azules no pintan. A los ya conocidos panistas que buscan la candidatura del PAN se han sumado: Gabriela Cuevas, ex delegada de Miguel Hidalgo y Carlos Orvañanos, delegado por Cuajimalpa y el favorito de Vázquez Mota y diversos legisladores federales de Acción Nacional. Así que por la colonia Del Valle falta aún definir los tiempos y las formas de su proceso.

Esto significa que el PRI y el PRD han tomado la delantera con miras a la sucesión presidencial del 2012 con Peña Nieto y López Obrador por delante, en tanto que el PAN sigue con sus tres precandidatos. Y lo mismo sucede en el ámbito correspondiente al Distrito Federal: los perredistas van por delante en la conservación y consolidación de su bastión nacional más importante, y lucharan con todo y contra todo por conservarlo. No se pueden dar el lujo de perder la capital del país, una vez que fueron derrotados en Michoacán; los priístas mandarán a una de sus mejores contendientes a luchar con ganas de ganar, de recuperar la estructura territorial capitalina, diversas delegaciones y, por qué no, el gobierno de la capital del país. Será interesante, dura y hasta cruenta la guerra por la toma de la Gran Tenochtitlán.

Y siento que en esta guerra por venir, los panistas estarán con muy pocas posibilidades de ganar con la carta que jueguen. Mi sentir es que irán a Tacuba, junto al árbol de la noche triste a llorar y ver como los del sol azteca y los tricolores se enfrentan. Lo digo con base en las últimas encuestas de la empresa Ipsos Publics Affairs, quienes aparecen mejor posicionados son: Alejandra Barrales, Miguel Mancera y Mario Delgado por el PRD, y entre esos tres definirá el carnal Marcelo; en tanto que Beatriz Paredes del PRI se erige como la más conocida por la población capitalina, lo que no significa que eso le garantice el triunfo, aunque el factor Peña Nieto pesará. Y en dicho sondeo de opinión no aparece ningún panista.

comentarios

Artículos relacionados