Ciudad de México, diciembre 9, 2021 01:55
Alcaldía Coyoacán

Alienta semáforo verde gubernamental inconsciencia colectiva en Coyoacán

STAFF / LIBRE EN EL SUR

El anuncio –sin suficientes matices de alerta– por parte del gobierno capitalino con respecto al cambio de semáforo epidemiológico de amarillo a verde a partir de este lunes, precipitó el festejo de los capitalinos –como si se tratase de que el peligro ha pasado– que en el caso concreto de Coyoacán se manifestó tumultuoso.

El Centro Histórico de este lugar –sitio de leyendas, personajes, historia y tradiciones– se vio desbordado en efecto por miles de paseantes. Lo mismo quienes se sentaban como podían, entre las jardineras o en el piso, para ver el espectáculo de mimos y payasos frente al kiosco, que los comensales en el mercado de Xicoténcatl, arremolinados por momentos en los pasillos en que sobresalía incluso gente sin cubrebocas mientras sonaban a todo volumen Los Ángeles Azules.

Las filas en El Jarocho.

Enfrente, una marca industrial usaba el espacio público con el pretexto del Día de Muertos, en un stand con calacas multicolores donde se ofrecía probar su “café de olla”.

En el local principal de El Jarocho, el afamado café de Coyoacán, se formaban esta tarde de domingo dos largas filas que sumaban unos 80 clientes, sin cuidar la distancia social; lo lo mismo ocurría en el acceso al mercado de artesanías, en la calle Felipe Carrillo Puerto, que separa las dos plazas públicas por donde transitaban cientos de personas, sobre todo familias y parejas.

A las afueras de restaurantes tradicionales como El Morral, grupos de personas permanecían a la espera de que se les asignara mesa, mientras por la estrecha banqueta vendedores de un sinfín de cosas ofrecían cara a cara sus productos.

En contraste, los extensos Viveros de Coyoacán presentaron una menor afluencia, y tanto corredores como paseantes se mostraron más precavidos con las medidas sanitarias.

comentarios

Artículos relacionados