Ciudad de México, abril 12, 2024 04:55
Revista Digital Enero 2024

CARTAS A LOS REYES MAGOS / Arte sin moda

“En esta carta de inocentes ambiciones desearía un arte puro, que no esté condicionado por las modas y mercados, que alcance la mirada introspectiva de las personas; que colme mis manos de inventivas formas, quiero tal vez, un color desconocido”.

POR MARÍA CAMACHO

He olvidado cuando fue la última vez que les escribí, imagino que pude haber pedido, ¿Sería algún juguete soñado de mi infancia? O un poder secreto para escuchar el murmullo de los árboles; tal vez ser una niña maga que dijera a las nubes que forma tomar. Apenas recuerdo las manos de mi madre entregándome una pequeña hojita de tono rosado, se iluminaban mis brillantes ojitos porque ya imaginaban los montones de regalos esperando bajo el árbol navideño y junto con ello la sonrisa acariciante de mi madre ausente, a la que sigo añorando. ¿Habré de pedir esta vez lo mismo?

Queridos Reyes Magos: ¿Magos porque hablaban con las estrellas? Es sabido que ustedes caminaron en los astros hacia una verdad anunciada. ¿Qué es la verdad? …intentaré anotar sin cuestionar demasiado; les escribo esta vez con pinceles en el otro lenguaje universal, la pintura; en ella una realidad ajena me es revelada y son concedidos aquellos deseos de mis párvulos años. Hoy fluyen de mis manos las formas de las nubes, el color de las aves y los tonos que han matizado los últimos 20 años de mi vida, puedo escuchar el rumor de los árboles y he visto el vuelo blando de las brillantes hadas revoloteando en mi cabeza con apariencia de inspiración.

¿Qué me hace falta? Me faltan 43 y la mirada de las mujeres que creyeron en su victimario, me falta la dignidad en la vida de millones de niños que padecen la brutalidad de una realidad ocasionada por la inconsciencia de los líderes. Me hace falta contemplar el alma humana en la que a veces pierdo la esperanza, porque este mundo está ensimismado, tal parece que no se ha aprendido nada.

Quiero desde la sencillez a la que aspiro, un especial deseo. Estar en paz con lo vivido a pesar de los desaciertos, porque con los aciertos me ha alcanzado para gozar de esta plenitud amorosa que me habita.

En esta carta de inocentes ambiciones desearía un arte puro, que no esté condicionado por las modas y mercados, que alcance la mirada introspectiva de las personas; que colme mis manos de inventivas formas, quiero tal vez, un color desconocido. ¿Una lluvia, un sol, un mar que endulce mis sueños, que me acaricie y me aclare? ¿Las rocas que son los astros de mi cosmos? Si algo deseo esta mañana al abrir mis ojos será convertirme en aliada del tiempo quisiera dejar de combatir con él. Lo deseo envuelto en sonrisas, en trazos, en colores; en una brisa abierta, libre, que me lleve allá, al cielo de agua salada donde todo es perfecto.


Artista plástica.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas