Ciudad de México, abril 20, 2021 14:51
Libre en el Sur

Beneficiar a los que más necesitan

El presupuesto que aprobó la Cámara de Diputados para ser ejercido por el Distrito Federal el próximo año, representa un monto histórico: es el más grande que ha recibido la capital en los últimos 13 años.
Este presupuesto surgió de un trabajo conjunto entre las distintas fuerzas políticas; es la suma de propuestas, acuerdos y negociaciones que derivaron en saldo positivo para los capitalinos. El Gobierno del Distrito Federal recibirá más de 76 mil 100 millones de pesos provenientes de recursos federales aprobados por la Cámara de Diputados, y que están contenidos en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2011.
De esos recursos, 67 mil 465.6 millones de pesos son por concepto de Aportaciones y Participaciones Federales. El resto se distribuirá en rubros como Educación, Salud, Deporte, Medio Ambiente, Seguridad Pública, programas para personas con discapacidad, infraestructura de las delegaciones y proyectos de infraestructura hidráulica de la capital, los cuales se verán beneficiados de manera importante el próximo año.
Además, para la Zona Metropolitana del Valle de México se destinó la importante suma de 3 mil 348.5 millones de pesos, los cuales se suman a los 4 mil millones de pesos aprobados en la Ley de Ingresos, como techo de endeudamiento para el Distrito Federal y que servirán para continuar con la construcción de la Línea 12 del Metro.
Estamos conscientes de que la Ciudad de México requiere más presupuesto, sin embargo, este resultado ha sido un importante avance para quienes habitamos la capital. Ahora le toca al Gobierno del Distrito Federal garantizarle a los ciudadanos que cada peso se gastará conforme a los principios de transparencia, equidad, justicia y rendición de cuentas.
Por un lado, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal jugará un papel preponderante en la repartición de esos recursos. Es necesario que la ciudadanía exija una distribución equitativa y no discrecional de los mismos. Se debe evitar que las arcas públicas se repartan con tintes electorales o para beneficiar a ciertos grupos o tribus.
Por otro lado, el gobierno de la Ciudad deberá beneficiar a los que más lo necesitan: a las delegaciones con vigentes necesidades de servicios públicos e infraestructura, así como a las demarcaciones que han presentado un importante crecimiento poblacional, ya que estas representan el gobierno más cercando a la gente, pero han sido injustamente marginadas cuando en materia de distribución presupuestal se trata.

comentarios

Artículos relacionados