Ciudad de México, septiembre 19, 2021 00:35
Opinión Rodrigo Cordera Thacker

Consulta popular = farsa presidencial

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

¿Qué procedimiento habrá para esclarecer esas decisiones políticas del pasado? ¿Es un juicio al neoliberalismo? ¿A poco podemos juzgar una postura económica?

POR RODRIGO CORDERA THACKER

Vamos por partes:

Que quede claro que la pregunta de la consulta popular del 1º de agosto no trata de enjuiciar a nadie en específico. Es una pregunta ambigua que puede generar confusión no solo a la ciudadanía que decida participar, sino también a las autoridades.

Por ejemplo:

¿Qué acciones pertinentes se van a tomar si gana el sí? ¿Carpetas de investigación, juicios políticos? ¿Quiénes son estos actores tan siniestros y malévolos que ni nombre tienen?

¿Qué procedimiento habrá para esclarecer esas decisiones políticas del pasado? ¿Es un juicio al neoliberalismo? ¿A poco podemos juzgar una postura económica? ¿Qué periodo es el enjuiciado? ¿Se va a juzgar que haya predominado una visión del mundo en donde el mercado se encontraba en primer lugar? No entiendo francamente. Muchos sabemos que el neoliberalismo ya dio de sí, pero no se puede juzgar a un actor político por tener ideas de economía política.

¿Quiénes son las víctimas? ¿Cómo habrá reparación?

Si gana el sí que seguramente será así, y es vinculante porque participó más del 40% ¿qué harán las autoridades?

Ya del presupuesto que el INE solicitó para efectuar su trabajo y las negativas de la mayoría en las cámaras ni hablamos. También que la corte haya resuelto negativamente pone en peligro al INE, ya que se encuentra bajo asedio constante por el presidente y el ala radical de Morena, que lo quiere desaparecer. La consulta y el manejo del INE será instrumento de ataque por los que consideran que no hay democracia en México hasta que ellos la construyan.

Yo estoy muy preocupado porque un ejercicio inédito en nuestra vida pública termine siendo utilizado por el Presidente para alebrestar a sus bases y mantener a la opinión pública distraída. Pero me temo que lo que viene después será desencanto.

comentarios

Artículos relacionados