Ciudad de México, mayo 20, 2024 01:07
Alcaldía Benito Juárez Ciudad de México

Da GCDMX por ‘normalizado’ tema del agua mientras aumenta campamentos y crecen reportes y protestas.

Mantienen Puestos de Mando en San Lorenzo y la Nápoles y abren otro en el parque Pilares.

Indignación de vecinos en redes por “manipulación y mentiras” del gobierno capitalino en el tema del agua envenenada, que afecta a nueve colonias de Benito Juárez.

STAFF/LIBRE EN EL SUR

Aunque asegura que la situación se ha normalizado, el gobierno capitalino y el federal mantiene los Puestos de mando en parques de la alcaldía Benito Juárez para atender los reportes y las quejas de los vecinos, que no cesan.

Este miércoles se anunció inclusive la apertura de un tercer campamento, en el parque Arboledas de la calle Pilares, en la colonia Del Valle, que se suma a los que funcionan en los parque San Lorenzo, en Tlacoquemécatl del Valle, y “Esparza Oteo”, de la colonia Nápoles.

En estos dos últimos, continúan largas filas de vecinos que acuden para presentar reportes sobre agua contaminada en sus domicilios y para recibir garrafones de agua purificada, así como para solicitar limpieza de cisternas y tinacos.

Mientras las autoridades difunden la versión e incluso un video con supuestos “testimonios” de habitantes de la demarcación que aseguran que el agua que reciben ya está en buenas condiciones, el enojo por lo que se califica como “mentiras” del gobierno crece en redes sociales, donde se acusa manipulación y distorsión del problema y en cambio sigue el misterio sobre la naturaleza de la sustancia que contiene el agua.

En colonias como Del Valle Sur y Centro, Insurgentes Mixcoac, Nonoalco Mixcoac, Nochebuena, Ciudad de los Deportes y Nápoles se siguen presentando casos de contaminación en el agua, evidente por el olor extraño o su apariencia turbia y con partículas.

La calle de San Lorenzo, lateral del parque del mismo nombre, se mantiene cerrada al tráfico vehicular dado que es utilizada como estacionamiento para los vehículos de la Marina, el Ejército, la Guardia Nacional, el Sistema de Aguas de Ciudad de México (Sacmex) y el propio gobierno de CDMX, cuyas brigadas acuden constantemente a los domicilios reportados  por los vecinos para recabar muestras del agua envenenada.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas