Ciudad de México, octubre 19, 2020 10:58
Libre en el Sur

Destaca Jorge Romero entre ‘chapulines’ del país que desviaron recursos federales y ahora 'van por más', según denuncia de Reforma

El panista Jorge Romero Herrera, que abandonó la jefatura delegacional de Benito Juárez el pasado 28 de febrero prácticamente a escondidas y sin rendir cuentas a nadie, destaca entre los alcaldes y delegados del país que buscan un nuevo cargo luego de ser acusados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por desvío no aclarado de recursos federales.

Según un reportaje del diario Reforma, destacado como nota principal en la primera plana de su edición impresa de este lunes, en efecto, Romero Herrera es quién presenta mayores desvíos en 2013, con 65.3 millones de pesos, entre los seis delegados capitalinos a los que se les detectaron anomalías.

“Dejaron su cargo público con anomalías en el manejo de recursos… y ahora van por otro puesto”, indica la cabeza del texto firmado por el Staff del matutino, intitulado Malgastan…¡Y van por otro cargo! Se destaca: “Luis Walton, de Acapulco; Jorge Romero (Herrera), de la Benito Juárez; Pablo Bedolla, de Ecatepec, y Benjamín Medrano, de Fresnillo, son algunos de los 20 Alcaldes o Jefes Delegacionales que dejaron irregularidades por mal uso de recursos públicos y quieren seguir cobrando en nuevos cargos”.

La información está acompañada con un gráfico en el que Romero Herrera aparece efectivamente en segundo lugar, entre los alcaldes y delegados de todo el país. Se precisa que de los 65.3 millones de pesos que el panista desvió sólo en el primer año de su administración, siguen sin ser aclarados los mismos 65.3 millones de pesos, es decir, “pendientes de recuperar”. Y se menciona que ahora pretende una diputación local en la ALDF, por la vía plurinominal. En la lista del PAN capitalino de los aspirantes a obtener una curul sin pasar por el examen de las urnas, el llamado “chapulín azul” ocupa el primer lugar.

Al exalcalde acapulqueño Luis Walton, que aspira ahora a la gubernatura de Guerrero, se le detectaron 104 millones de pesos de recursos federales desviados, pero de ellos quedan sólo 8.9 millones “pendientes de recuperar”.

Precisa el reportaje que en el DF hubo seis delegaciones presentaron irregularidades conforme a la revisión de la Cuenta Pública 2013 realizada por la ASF. El de Romero Herrera es el caso más grave de ellos, ya que malgastó en la Delegación Benito Juárez 65.4 millones de pesos, cuya recuperación aún está pendiente. Le sigue el perredista Víctor Hugo Romo Guerra, de la Miguel Hidalgo, quien también busca una curul en la Asamblea Legislativa del DF, dejó pendiente la aclaración mucho menos, de cinco millones.

También en su edición digital en Internet Reforma (www.reforma.com) da amplia cobertura gráfica a este asunto.

comentarios

Artículos relacionados