Ciudad de México, octubre 30, 2020 01:42
Libre en el Sur

Documentan cadena de irregularidades del INVEA para consentir obra en San Pedro de los Pinos al margen de la ley

(Mariana Malagón)- El Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (Invea), señalado en días pasados por el ex City Manager en Miguel Hidalgo, Arne Aus Den Ruthen, por actuar de manera selectiva y política, ha procedido de manera poco transparente en el caso de un edificio ubicado en la colonia San Pedro de los Pinos, Delegación Benito Juárez.

El predio ubicado en la calle Primero de Mayo número 139, cuenta con uso de suelo H3, que permite la edificación de únicamente tres niveles; sin embargo, ante las omisiones del Instituto encabeza por Mayer Klip, se construyó un edificio de ocho pisos, según denuncia María del Carmen Gutiérrez de la Vega, activista de la colonia.

Ella misma describe la sucesión de hechos, a partir de la denuncia ciudadana con la que el Invea inició en el 2011 el procedimiento administrativo de verificación correspondiente con el expediente INVEADF/OV/DUYUS/1642/2011.

Mediante un oficio girado a Luis Vizcaíno Carmona, entonces director general de Jurídico y de Gobierno en BJ, el Invea solicitó la copia certificada del uso de suelo que amparara la “Licencia de Funcionamiento y/o Declaración de Apertura para Establecimiento Mercantil y/o Permiso” de dicho inmueble, cuando evidentemente no se trataba el asunto de un giro comercial, sino de la construcción de un edificio de viviendas.

Obviamente, la DBJ respondió al Instituto que tras realizar una búsqueda en el archivo de la Jefatura de Unidad Departamental de Licencias y de Establecimientos Mercantiles, “no se encontró antecedente alguno respecto al Establecimiento Mercantil”.

Entre la documentación que la constructora entregó al Invea, adjuntó copia simple -la cual no tiene validez- de Manifestación de Construcción FBJ-0866-07 de un inmueble ubicado en Palmas número 1126 en la colonia Lomas de Chapultepec. Es decir, el Instituto no verificó que el domicilio estuviese correcto. “El Invea no puede fingir demencia o decir que cometieron un error de dedo, donde están cambiando un domicilio completo”, espeta Gutiérrez.

Además, acusa que pese a que el Invea requirió que se exhibiera originales o copia certificada de los documentos, nunca fueron presentadas por la constructora, hecho que no fue sancionado.
A pesar de las evidentes violaciones en que incurrieron durante la construcción del edificio, el Instituto resolvió no imponer sanción alguna a los titulares o propietarios del inmueble.

María de Carmen manifiesta su preocupación porque el de Primero de Mayo no debe ser el único caso. “Lo que pasa es que cuando se pone una queja ante el Invea, el denunciante jamás vuelve a tener acceso al expediente”.

(En la foto, Meyer Klip / Cuartoscuro).

comentarios

Artículos relacionados