Ciudad de México, octubre 20, 2020 12:00
Libre en el Sur

El PAN debe defender la vida en la Asamblea Constituyente, advierte la candidata juarense Rosaura Denegre

En medio de los titubeos de la dirigencia del PAN en la Ciudad de México ante temas que estima le pueden restar votos en la elección del próximo 5 de junio –como la tradicional oposición de ese partido a la interrupción legal del embarazo—Rosaura Denegre, quien ya fue diputada federal por el albiazul, estima en un artículo escrito para Libre en el Sur que a quien le dé miedo defender estos temas “pilares” no merece estar en la lista de aspirantes.

Por Rosaura Denegre Vaught R.

Me preguntas por qué quiero ser Diputada Constituyente; al respecto te comento que la Ciudad de México atraviesa por momentos decisivos. Ser diputada en la Asamblea Constituyente me daría la oportunidad de ayudar a generar un documento que sea la columna vertebral de este nuevo Estado. Pero aún más importante, es que tendría la obligación y la responsabilidad de plasmar acciones en sentido de lo que Acción Nacional es y ha sido al momento de construir leyes, instituciones y políticas públicas -quizás en últimas fechas un poco menos-. Es decir, lo primero que hay que resaltar, es qué siendo candidata por los azules, la lógica es que aporte ideas con base en su doctrina e ideología. Decisión que me deja completamente conforme y tranquila.

En relación con el planteamiento anterior, te explico lo que debería significar ser Constituyente por el PAN. Considero que cualquiera que sea candidato o candidata a formar la lista constituyente tiene ideas bastante parecidas en lo referente a temas como educación, salud o el acceso a servicios públicos, que deben de tener los capitalinos y capitalinas, independientemente de la ideología que manifieste – o eso es lo que quisiera pensar-. Es decir, no creo que algún candidato a candidata este en contra de que la gente deje de recibir salud universal, escuela gratuita o que los y las capitalinas tengamos instituciones autónomas de la federación. Sin embargo, el valor de cada uno de los 100 integrantes que hará la primera Constitución de la Ciudad de México, y el como lo propone, desde su perspectiva e ideología, es lo que determina el nivel de votos de cada partido y el número de personas que lo representarán en esta histórica tarea. En esta ocasión represento a mi partido junto con otros 59 aspirantes. El aporte en particular de alguien que se presenta como candidata por el Partido Acción Nacional consiste en tres cosas fundamentales: 1) defender la idea de persona y libertad; 2) la idea de familia y vida; 3) así como la idea de responsabilidad social. El que no crea que esos son los pilares fundamentales del PAN, debería de postularse independiente; o la que no crea que hay que defender estos temas o le de miedo, que no venga en la lista de Acción Nacional.

Algunas desventajas que tiene este proceso es que mucha gente no conoce exactamente la mecánica para votar. No cualquiera está familiarizado con lo que va a pasar en la elección de candidatos a la Asamblea Constituyente, el próximo 5 de junio. Por ejemplo, la Constitución que se va a redactar, llegará a la Asamblea con un documento previamente acordado por un grupo de personas notables, que nombró el Jefe de Gobierno -lo de notables puede sonar un poco ambiguo, por no decir que chistoso-. La palabra notable deja algo que desear al momento de referirnos a quienes deberían de hacer una Constitución. Me parece que notable no es la característica principal que debe describir a este grupo, ni a los candidatos y candidatas. Las palabras que se requieren usar son “grupo de gente cercana y con experiencia” Cercana a lo que a lo que sucede y con experiencia suficiente para poder defender la voz ciudadana durante las semanas de trabajo de la Constitución. Te aseguro que hay gente mucho más notable en esta demarcación, que redactando el documento base para la Constitución de la Ciudad de México.

Definitivamente yo no me considero alguien notable, pero si que tengo suficientes características para hacer mejor cualquier legislación. Por ejemplo, que conozco por mi misma lo que sucede en esta ciudad y vivo diariamente lo que es ser una capitalina; y sobre todo conozco el contexto y la circunstancia sobre lo que voy a legislar.

Y bueno, ¿qué les diría a los benitojuarenses? Definitivamente la delegación Benito Juárez es la que me ha visto crecer y por la que he sido representante en otras ocasiones en el Congreso y de la que conozco más su problemática. Es por ello que hago hincapié en las personas de esta demarcación para pedirle su voto de confianza por el PAN, aunque en últimos tiempos eso sea un poco complicado, para los que vivimos aquí.

Las propuestas de manera general que maneja Acción Nacional versan en: consulta ciudadana para construcciones y obra pública; detener cobros excesivos de impuestos; disminución del tamaño del Congreso Local; regulación de las marchas; inversión del impuesto predial en las colonias, para obras y servicios. Además, hay que generar legislación para poder hacer órganos autónomos firmes desde su creación; del mismo modo crear las bases para que el municipio tenga medios de elección realmente representativos. Asimismo, es indispensable abordar el tema de transporte y movilidad

En esta ocasión yo voy en el número 20 de una lista de 60 candidatos y candidatas; el PAN requiere de muchos votos para que yo llegue a ser Diputada Constituyente. Esta metodología de votación, en algunos momentos deja sentimientos ambivalentes. ¿Qué quiero decir con eso? Que al ir en una lista estas representando al partido, con todo lo que ello implique. Es decir, que no necesariamente estás de acuerdo con todas las personas que vienen en la lista, pero bueno, es un principio subsidiario. Lo importante es que los y las diputadas que lleguen a representar al PAN lo hagamos sabiendo que hacemos leyes con los principios que te mencioné al inicio de esta plática. Finalmente, la idea no es que todos nos caigamos bien, pues todos somos distintos y distintas, sino que representemos dignamente a los y las capitalinas.

Montesquieu, en el Espíritu de las Leyes, desde hace muchos años ya lo explicó mejor. Decía que en el caso de una República no solamente basta con saber hacer y ejecutar las leyes, es necesario contar con legisladores virtuosos. Y al referirse a esta virtud, no hacía más que hablar del amor a la patria y al poder del pueblo. Que todos los que hagan o hagamos la Constitución de la Ciudad de México, tengamos claro esto.

comentarios

Artículos relacionados