Ciudad de México, octubre 30, 2020 03:25
Libre en el Sur

Elecciones vecinales y presupuesto participativo: Ínfima participación, contaminación política, cochinero, demagogia…

Las elecciones de Comités Ciudadanos en la Ciudad de México, el pasado domingo 4, fueron marcadas por múltiples irregularidades y baja participación, que apenas alcanzó el 11% del listado nominal del INE, cifra aún menor que la registrada en el 2013; el caso de Benito Juárez es alarmante, pues aquí se registró la más baja votación de la capital, con apenas poco más del 4 por ciento.

En la flamante CDMX, además de 542 irregularidades denunciadas ante los órganos electorales, entre las que hay la presunta injerencia de partidos políticos y de funcionarios delegacionales de diferentes niveles, estas elecciones se han convertido en un botín político con el que se busca cooptar a los líderes vecinales para las elecciones constitucionales.

Y no podría ser otro el interés. En realidad, la baja participación significa que en cuanto a beneficios vecinales, los Comités han resultado un “cero a la izquierda”, sin apoyos económicos y metidos en un aparato burocrático que manejan las delegaciones.

En el caso de la Delegación Benito Juárez, salvo contadas excepciones, es notorio que la mayor parte de movimientos vecinales se dan a través de las asociaciones civiles o incluso de colectivos que surgen frente a determinada coyuntura. Es ejemplo de ello la colonia Extremadura, donde la asociación Vecinos del Parque Hundido –y no el Comité Ciudadano— ha logrado como pocas frenar, al menos parcialmente, el abuso inmobiliario.

En el Parque de San Lorenzo, en la colonia Tlacoquemécatl, un grupo de vecinos espontáneos, encabezados por el ambientalista Pablo Gorgé, es el que desde hace años ha impedido la instalación de pozos de extracción de agua, la tala inmoderada y el establecimiento de food trucks y ambulantes en los alrededores, convirtiendo ese lugar en uno de los escasos espacios libres de informalidad en toda la demarcación.

En esa misma colonia, pero más allá de las inmediaciones del parque, ha proliferado en cambio la apropiación de calles por parte de franeleros y dueños de negocios, así como los puestos ambulantes, de manera grave en la esquina de Manzanas y Tlacoquemécatl y con los food trucks en el Parque Tlacoquemécatl, donde además los sábados y domingos se venden discos “pirata”.

Un caso reciente de éxito de un Comité Ciudadano se dio en la colonia Del Valle IV, donde la coordinadora Karina Aguilar logró que la Delegación construyera con el presupuesto participativo un ágora cultural y que los recursos no fuesen utilizados en arreglos que son obligación ordinaria de la autoridad, como banquetas o rencarpetamiento.

Y es que según dio a conocer Libre en el Sur el pasado 18 de agosto, con base en datos oficiales, de los 682 proyectos que fueron registrados para la Consulta Ciudadana sobre Presupuesto Participativo 2017, la Delegación Benito Juárez aprobó únicamente 234, de los cuales el 61 por ciento corresponde a trabajos de rencarpetamiento. En otras palabras, el presupuesto participativo termina en demagogia.

Se consignó que de acuerdo con el Sistema de Proyectos Específicos del Instituto Electoral del Distrito Federal, se aprobaron 144 proyectos de rencarpetamiento en las 64 colonias juarenses. Además, 37 para intersecciones seguras y 6 para luminarias, es decir el 80 por ciento de los proyectos que serán votados el próximo 4 de septiembre.

La construcción de centros culturales, cívicos o recreativos, puentes peatonales, mantenimiento a centros deportivos y parques, proyectos para jóvenes y niños, kioskos digitales, creación de áreas verdes, módulos para personas de la tercera edad, reforestación, talleres de lectura, fueron algunos de los más de 400 proyectos que la DBJ rechazó.

Al menos con respecto a las irregularidades durante las elecciones del pasado domingo, la DBJ no se contó entre las demarcaciones que presentaron más irregularidades, como sí lo fueron Iztapalapa, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Coyoacán, Iztacalco y Álvaro Obregón. Aunque sí presentó la más baja participación de toda la capital (apenas votaron cuatro de cada cien electores).

Las delegaciones que registraron la mayor participación de las y los vecinos inscritos en la Lista Nominal de cada demarcación fueron Magdalena Contreras, con 15.84 por ciento, y Álvaro Obregón, con 14.07.

El Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) informó que con base en cifras preliminares, la participación de los vecinos de esta capital en la Elección de Comités Ciudadanos y Consejos de los Pueblos 2016 y en la Consulta Ciudadana sobre Presupuesto Participativo 2017 fue de alrededor del 11 por ciento.

Hasta el 9 de septiembre, en cada una de las 40 sedes distritales del IEDF se llevará a cabo el cómputo de resultados de la Elección, así como la validación de las opiniones emitidas en la Consulta sobre Presupuesto Participativo.

La menor participación ciudadana con relación al listado nominal de cada delegación se dio en Benito Juárez, con 4.39 por ciento, Tláhuac, con 6.16 y Milpa Alta, con 9.30.

(Foto: Cuartoscuro).

comentarios

Artículos relacionados