Ciudad de México, octubre 27, 2020 01:06
Libre en el Sur

¡Es San Pedro de los condominios!

Además del boom inmobiliario, donde de manera escandalosa se han violado las reglas sobre uso del suelo e impactado negativamente a sus habitantes, San Pedro de los Pinos padece hoy calles rotas, falta de alumbrado, inseguridad, ambulantaje…

Por Mariana Malagón

A finales del siglo XIX, entre las villas de Tacubaya y Mixcoac se encontraban los terrenos del rancho de San Pedro, propiedad de don Pedro Serrano, que se caracterizaban porque en ellos había pinos. Desde 1920 dio inicio el desarrollo de la zona hasta conformase como hoy se conoce: San Pedro de los Pinos, con sus construcciones de distintos periodos y estilos arquitectónicos, como el ex convento de las Madres Teresianas, hoy sede de la Secundaria número 8 “Presidente Tomás Garrigue Masaryk”.

Actualmente el patrimonio arquitectónico de la colonia está en destrucción: las casas se venden, se derrumban y en su lugar se construye un edificio “habitacional”, que viola el número de pisos permitido en la zona y que rompe con la armonía del paisaje urbano de San Pedro de los Pinos.

De acuerdo con Manuel Sandoval, quien ha vivido en la colonia desde su nacimiento, en 1947, existen 200 edificios terminados y 60 más en proceso de construcción. “Hoy es San Pedro de los Condominios”, ilustra entre risas.

Libre en el Sur ha dado a conocer el caso emblemático de una construcción irregular ubicada en la calle Primero de Mayo número 139. Se trata de un predio con uso de suelo H3 en el que se construyeron ocho pisos, además de violar la Norma 26 y poner en riesgo dos edificios catalogados como sitios patrimoniales por el Instituto Nacional de Bellas Artes. A pesar de las ilegalidades de la obra, hasta la fecha ni la DBJ ni el Gobierno de la Ciudad de México han resuelto el caso. Los departamentos se vendieron y están habitados.

Durante un recorrido por las calles de San Pedro de los Pinos, se pudo observar que existe un problema de balizamiento, ya que topes y cruces peatonales no cuentan con la señalización. “Urge balización”, reclama Víctor, vecino de la colonia. Asimismo, existen coladeras que requieren ser renovadas, pues representan un peligro para quienes caminan por esta colonia, y baches que deben ser tapados, como el que hay en Calle Nueve esquina Patriotismo.

Aunque en la Caseta de Vigilancia ubicada en el Parque Pombo, los elementos de seguridad indicaron que la zona es tranquila, Leonardo, dueño de una cafetería ubicada en Calle Nueve, alerta que con la falta de iluminación sobre esa arteria el tránsito se torna inseguro, especialmente para las mujeres y sobre todo durante el cambio de turno de los elementos de seguridad que se realiza a las 7 de la mañana y 8 de la noche. Manifiesta que ante una emergencia, llamar al Centro de Atención del Secretario (CAS), es ineficiente. “Sobre Calle Nueve, entre Avenida Dos y Tres no hay luminarias, el asalto está a la orden”, denuncia.

En la colonia San Pedro de los Pinos existen dos parques emblemáticos: El Miraflores, ubicado entre Avenida Dos, Calle 17 y Calle 21, en el que la Delegación planea construir un auditorio al aire libre con la inversión del Presupuesto Participativo.

Y en el centro de la colonia, el Parque Pombo, que cuenta con un kiosco que data de 1908. Ambos presentan un fuerte problema con los dueños de mascotas, que no respetan los señalamientos y no recogen las heces fecales. Por otra parte, los accesos de la estación del Metro de la colonia están copados por ambulantes y deslucen grafiteados y con basura, en evidente abandono.

Con todo San Pedro de los Pinos –donde vivieron los célebres dramaturgos Emilio Carballido y Vicente Leñero, ambos ya fallecidos— es una colonia de ambiente pueblerino y rica en valor arquitectónico, cultural y tradicional; incluso cuenta con dos zonas patrimoniales.

Sin embargo, la inseguridad, la falta de alumbrado, la deficiente pavimentación y el ambulantaje son temas que requieren atención por parte de la autoridad, aunque para sus habitantes es la autoridad a quien “no le interesa nada y no respeta sus decisiones”.

(En la foto, edifico de Avenida Primero de Mayo 139, ícono de la corrupción inmobiliaria en la Delegación Benito Juárez).

comentarios

Artículos relacionados