Ciudad de México, febrero 3, 2023 23:58
Nancy Castro Opinión

Eternamente, Dr. Fanatik

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

“Artista multidisciplinario, músico comprometido con la irreverencia y con un discurso transgresor, irónico, de espíritu taciturno…” El Dr. Fanatik

POR NANCY CASTRO

Estuve haciendo mis investigaciones para hablar en este artículo sobre el fanatismo guadalupano, a propósito del aniversario de su aparición a Juan Diego en el cerro del Tepeyac el 12 de diciembre. El fenómeno en sí es bien interesante, por las implicaciones sociales y hasta políticas que comprende dicho mito. Pero un evento extraordinario me atravesó el corazón: falleció Dr. Fanatik y sin más me decanto para hablar de este personaje.

Dr. Fanatik, artista multidisciplinario, músico comprometido con la irreverencia y con un discurso transgresor, irónico, de espíritu taciturno.  “La vida no es de color de rosa, mis canciones no hablan de me gustaste, te gusté, nos dimos un abrazo me dejaste oh oh por mi mejor amigo uh uh. La vida está de la chingada nada más sal, vivir en México es pura tensión, mis canciones son un reflejo de esa realidad”,  decía Arturo Fagoaga, conocido como Dr. Fanatik desde inicios de los 70.

En uno de sus primeras agrupaciones, “La suciedad de las Sirvientas Puercas”, con José Manuel Aguilera de la Barranca, Saúl Hernández de Caifanes, Alfonso André baterista de Caifanes y Lorenzo Lagrava “El Pollo” haciendo performance, se metieron en la escena del Underground sonando duro con éxitos como “Ultraman” coreaban en sus conciertos “yo te recuerdo en mis sueños por mamado y por cabrón”.

Hablar con el Doc, quien hizo siempre lo que se le dio la gana desde esa creatividad inconmensurable, suponía una fuente de inspiración…

De ahí en adelante Dr. Fanatik y Pollo transmutaron en otras agrupaciones como “Matrimonio Gay” “Manola Elegante” y posteriormente se quedaron con la marca Dr. Fanatik. 40 años ininterrumpidos de fluctuar en el terreno del arte.

Volviendo al tema del mito guadalupano. ¿Qué tiene que ver la aparición de la Virgen de Guadalupe con la muerte de Dr. Fanatik?

Dicha comparativa no está del todo errada, se aproxima la fecha para celebrar un mito y se cruza la muerte de Dr. Fanatik. El mito de la Virgen acarrea millones de fanáticos cada año, mientras que el Doctor  Fanatik al crear primero un personaje de historieta para después encarnarlo en él mismo. Zanja una trayectoria importante en la escena musical, visual, arte sonoro y pictórica.

“Uno de los personajes icónicos del rock mexicano se consolida como leyenda tras su muerte”. Así lo dieron a conocer algunos colegas. La muerte es el resultado de toda una vida y confiere sentimientos encontrados.

Dr. Fanatik, el Pollo y yo nos conocimos en el Ex Teresa Arte Actual, en 2007. El museo es llamado así porque se encuentra en el inmueble de lo que era anteriormente el templo de Santa Teresa la Antigua y se enfoca en la difusión del arte contemporáneo a través de la investigación y exhibición de prácticas artísticas no objetuales y de proceso entre las que destacan principalmente la instalación, el performance, el arte sonoro, el videoarte y la multimedia en general.

Recuerdo vivido de aquel primer encuentro, me miraban los dos atentamente, me hicieron varias preguntas  y  sin más preámbulos me invitaron a colaborar en AXI-ATER. Una película experimental con tintes sonoros psicodélicos, performance, danzas y estampas visuales filmadas en el mismo museo Ex Teresa y en la casa del Doctor, en López Cotilla, col del Valle. Una casa de principios del siglo pasado tipo colonial californiano. Muy lovecraftniana, escaleras en azulejos rojos, obra pictórica gótica por toda la casa, piezas escultóricas. Y un estudio de grabación. Ese fue el principio de una larga y muy buena amistad en la que seguí colaborando con ellos.

Hablar con el Doc, quien hizo siempre lo que se le dio la gana desde esa creatividad inconmensurable, suponía una fuente de inspiración. Su retórica y postura ante el mundo del arte era no quedar bien con nadie, a veces me daba la impresión que ni con él mismo. Siempre buscó ir más allá.

Cuando no era musicalizando cine silente, era porque ya se le estaba ocurriendo un viaje visual, y así seguimos cultivando esa amistad que duró hasta últimos días. Posteriormente me invitó a colaborar en su documental el ARTE DESDE EL ARTE, presentado y estrenado este año en la Cineteca Nacional  y posteriormente en el MUAC.

En 2016 hicimos el performance para la inauguración de la obra pictórica y escultórica de su esposa Laura Quintanilla en el museo José Luis Cuevas.

El año pasado, 2021, produjo mi performance “Vacunación” en el espacio público, un  pasacalles por el centro histórico, registro sonoro urbano y vídeo documentado por el Pollo. Posteriormente nos reunimos en su casa, departimos, brindamos y comimos todos. Fue la última vez que nos vimos el Doc y yo, pero como buenos cuadernos – como él me decía- nos mantuvimos en comunicación. El último mensaje que nos  whats apeamos a principios del mes de noviembre, me decía que había estado hospitalizado, pero que ya estaba saliendo de esta y con ese impulso creativo que siempre lo caracterizó planeaba nuevos proyectos.

Siempre se pitorreo de todo, nunca tuvo miedo de hablar de lo que quiso en sus canciones, así lo recordaremos los que crecimos a su vera y nos convido un poco de su locura excéntrica. 

Qué la tierra le sea leve, querido Doctor. (1955-2022).

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas