Desde hace 20 años, Samuel Barrera Nieto, originario de San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco, se dedica a darle color a las tradiciones mexicanas con la producción de flores y plantas. Para Navidad cosecha la encendida flor roja “Cuetlaxóchitl”, nombre náhuatl de la Nochebuena.

Fotografía: Gerardo Luna
Texto: Yaremi Escobar

La Cuetlaxóchitl, flor de pascua, catalinas o estrella de Navidad es la planta ornamental de más importancia en México, originaria de este país y nativa de Taxco, Guerrero.

Los pueblos originarios de México le dieron diversos simbolismos, entre pureza y nueva vida para los guerreros caídos en batallas. Nezahualcóyotl fundó el primer jardín botánico para preservarla y frente a los conquistadores, mostraron sus usos medicinales como aumentar la leche en las mujeres que amamantaban o el tratamiento de fiebres y enfermedades tópicas.

Nochebuena. Símbolo de la Navidad. Fotos: Gerardo Luna/Notimex.

 

México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en superficie cultivada de esta planta, existen más de 100 variedades en 330 hectáreas de invernaderos. Los principales estados dedicados al cultivo son Morelos, Michoacán, Puebla, y la Ciudad de México.

En esta última, seis floricultores conforman los viveros “Los Lagartones”, un terreno de 10 hectáreas al que se llega por un camino de terracería que inicia en Canal de Chalco y delimita las alcaldías Xochimilco y Tláhuac.

Acompañado por su esposa e hijas, Samuel contó en entrevista que el proceso de siembra de las plantas de Nochebuena, que inicia entre el 15 de abril y el 15 de junio, para acabar con su distribución antes de las fiestas decembrinas.

Señaló que, con inversiones federales, él y otros productores obtuvieron acceso a aguas tratadas provenientes de Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, lo que ha beneficiado a la comunidad de San Luis Tlaxialtemalco cuya actividad productiva es el cultivo y el riego diario un proceso ineludible.

 

Horacio Cruz, compañero de Samuel, recuerda que hace dos años no fue buena la siembra de plantas en Xochimilco por los embates de las fuertes lluvias y el temblor del 19 de septiembre. Aun así, y con apoyo gubernamental, su proyecto sigue en pie y da sustento a decenas de familias.

 

“Ya es difícil tener un vivero. La economía en el país está complicada, los apoyos tardan o no llegan a los productores, y si a eso le sumamos que no es un producto de primera necesidad… es difícil”, señala Samuel.

 

Asegura que su trabajo “da mucha felicidad”. Dice que Rosas y tulipanes son “para festejar el amor, la primavera y a las madres; en noviembre a los fieles difuntos con el cempasúchil y cerramos con las nochebuenas que adornan los altares de la Virgen de Guadalupe y la cena de navidad”.

NOTIMEX.

 

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts