Ciudad de México, octubre 23, 2020 03:29
Libre en el Sur

GDF no descarta móvil del robo en asesinatos de Narvarte; una modelo y una activista, entre las víctimas junto al periodista

Sin que la PGR atraiga hasta ahora la investigación por el asesinato en la colonia Narvarte de cuatro mujeres y el fotógrafo Rubén Espinosa Becerril (quien había denunciado amenazas del gobernador de Veracruz, Javier Duarte), la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF) no descartó que el crimen hubiese tenido como móvil el robo, pues confirmó que el departamento donde ocurrieron los hechos fue saqueado.

El procurador Rodolfo Ríos también confirmó en conferencia dominical que todas las víctimas fueron torturadas y recibieron el tiro de gracia, y que las dos líneas abiertas hasta ahora son robo y amenazas, sin excluir alguna otra que se pudiese abrir en los siguientes días. Informó que las cuatro mujeres asesinadas eran de 18,29, 32 y 40 años, aunque omitió sus nombres, en cumplimiento del protocolo ministerial.

En redes sociales se informó que una de las víctimas era una modelo colombiana de nombre Nicole; otra, identificada como Nadia Vera, promotora cultural y era activista de #YoSoy132 en Xalapa, Veracruz y otra más Yesenia Quiroz, de apenas 18 años de edad y de quien se dijo que llegó recientemente desde Mexicali para estudiar belleza. La cuarta mujer asesinada habría sido Alejandra, una trabajadora doméstica.

En su perfil de Facebook Yesenia Quiroz (en la foto) tenía como portada una frase en inglés: “Sé feliz y sonríe”.

El multihomicidio ocurrió presuntamente en el transcurso del día del viernes 31 pasado, en un departamento del edificio ubicado en Luz Saviñón 1909, en la colonia Narvarte Oriente. Según lo publicado este lunes en Reforma, Esbeidy –otra de las residentes del departamento– no había participado durante la reunión de amigos que se llevó a cabo en el mismo lugar la noche anterior, y permaneció dormida en su habitación. Cuando el viernes por la mañana ella salió a trabajar todo estaba en orden; pero a su regreso en la noche se encontró con la tragedia:

En una habitación yacían muertos el fotógrado Rubén Espinosa (colaborador desde Veracruz de la revista Proceso y la agencia Cuartoscuro, quien en junio pasado se autoexilió en el DF después de recibir amenazas de muerte) y Nadia Vera. En otro cuarto, desnuda y oculta debajo de la cama estaba Nicole; y por otro rincón estaba Yesenia, maniatada.

Según las primeras investigaciones de la PGJDF, que ha clasificado el crímen como “feminicidio”, los homicidas conocían a una de las mujeres –supuestamente Nicole, la colombiana, cuyo cadáver tenía marcas de abuso sexual– y el día del asesinato se presentaron con el resto y Rubén. Las víctimas, dijo el procurador Ríos, tenían “algunas escoriaciones en diversas partes del cuerpo, presuntamente originadas por el forcejeo previo al sometimiento al que fueron expuestas”.

Con base en los testimonios de dos personas que supuestamente estuvieron en la reunión, que comenzó el jueves en la noche, la PGJDF cuenta con retratos hablados de tres presuntos criminales. El jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera dijo que la Procuraduría tiene la instrucción de agotar todas la líneas de investigación para que los aseinatos no queden impunes.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos demandó una investigación a fondo para conocer si el móvil del asesinato del fotoperiodista tiene relación con su labor, mientras que periodistas y activistas marcharon el domingo por la tarde del Ángel de la Independencia a la representación de Veracruz al grito de “¡justicia, justicia!” Las protestas se replicaron en ciudades como Xalapa, Veracruz, Córdoba, Coatzacoalcos y Guadalajara.

El portal SinEmbargo reprodujo este lunes 3 partes torales de una entrevista a Rubén Espinosa, donde reveló que una foto suya, publicada en la portada de Proceso, había enfurecido al gobernador Duarte:

–Yo me especializo en movimientos sociales. Tengo una portada en la revista Proceso con el Gobernador, esa portada lastimó mucho, de hecho la compraron a granel…

–¿Qué foto es?

–Es una fotografía donde el Gobernador sale con una gorra de policía y de perfil que va caminando. Nosotros en Xalapa nos hemos manifestado siempre que asesinan a un compañero. Fui golpeado en el desalojo de maestros en 2013, en la plaza Lerdo, junto con otros compañeros, a raíz de eso tuvimos que ir a marchar. Hicimos que el Congreso hiciera la Comisión para la Atención y Protección de Periodistas, que no sirve de nada. Estuve en la colocación de la placa en la plaza Lerdo, donde le pusimos Regina Martínez. He dado cursos de seguridad para los fotógrafos y me han hecho saber que soy un fotógrafo incómodo para el Gobierno del Estado.

–¿Cómo te hacen saber eso?

–No me dejan entrar a los eventos oficiales. En una ocasión cuando fue lo de los 35 cuerpos que encontraron en el Monumento a los Voladores de Papantla en Boca del Río, el entonces Procurador Reynaldo Escobar Pérez iba a dar una conferencia. Entonces me dice una persona encargada de prensa, Edwin, no recuerdo su apellido, que yo qué hacía ahí, que yo no tenía nada que hacer y que estaba estorbando. Entonces de ahí comenzaron a tomarme fotos por parte de la gente de Gobierno del Estado.

–¿Sólo te acosan a ti?

–A mí y al grupo de los periodistas en los que estoy.

comentarios

Artículos relacionados