Ciudad de México, octubre 27, 2021 20:03
Opinión Rebeca Castro Villalobos

Las momias viajeras

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Treinta y seis de los 116 restos mortales que integran el acervo del Museo de las Momias de la capital guanajuatenses viajaron a Estados Unidos y permanecieron prácticamente perdidas durante cuatro años…

POR REBECA CASTRO VILLALOBOS

Recuerdo que desde niña el tema de las Momias de mi terruño (Guanajuato capital) no era mucho de mi agrado. Y es que tuve la experiencia que en una de las tantas visitas de familiares, me llevaron a conocerlas cuando en el lugar que se exhibian estaba en condiciones muy rudimentarias. Las conocí paradas, recargadas en la pared, sin ninguna protección, en un espacio que simulaba catacumbas y con poca luz (quizás para hacer más tétrico el recorrido). Y para aumentar el terror del lugar el guia contó la historia de una persona que se quedó encerrada a pasar la noche y no sobrevivió, pues murió de un ataque cardiáco…

Me remontó a esa época ahora que el tema está en boga porque presentarán a un grupo de esas momias en la vecina ciudad de León, durante la Feria de Verano que inicia mañana y hasta el 25 de julio. Y es que al margen de las implicaciones que representan las circunstancias sanitarias actuales, para las autoridades que se dedican al sector turístico y económico la celebración de dicha Feria y sobre todo exhibición de los cadáveres traerá buenos rendimientos.

Los cuerpos no son cualquiera de los 116 que integran el patrimonio de los guanajuatenses, sino las muy afamadas “Momias Viajeras”. Se trata de treinta y seis restos que la administración municipal panista de Eduardo Romero Hicks (2006/2009), autorizo en un contrato con un promotor particular, Manuel Hernández Berlín, para que se exhibieran en diferentes museos de ciencias de los Estados Unido y que indebidamente permanecieron ausentes durante cuatro años.

El contrato se celebró en abril del 2009, con vigencia de noviembre de ese año a diciembre del 2012. Originamente el documento garantizaba el pago al Municipio de Guanajuato de un dólar por cada persona que visitara las exposiciones a partir de las 150 mil, así como un seguro de un millón de dólares por cada uno de los restos momificados.

Como encargada del periódico edición Guanajuato, dí seguimiento a la álgida discusión sobre los beneficios o prejuicios que tendría para el terruño la autorización para el viaje. Aquí vale tomar en cuenta que para el Municipio, los aproximadamente 116 cadáveres que se contabilizan, representan buenos ingresos. Tan solo en 2014 entraron a las arcas 22 millones de pesos por una cantidad de 505 mil visitantes al Museo.

Ya autorizada en sesión de Ayuntamiento la concesión al particular, en el diario nos dimos a la tarea de armar despliegue de fotógrafos y reporteros para documentar los detalles del traslado. Primero, el tratamiento que se tuvo que dar a los restos momificados, para después su mudanza por carretera hasta llegar al hangar del avión que los trasladaría a Dallas, Texas en el Aereopuerto Internacional del Bajío. La cobertura fue una verdadera odisea, toda vez que la publicación tenía que estar destacada en portada al día siguiente.

De lo que se hizo con la colección de cuerpos (treinta adultos y seis niños), se desconoció por las autoridades hasta ya muy entrada la siguiente administración municipal 2009/2012 (de extracción priísta). Fue entonces que se alzó la voz iniciando un proceso judicial contra el empresario, por incumplir las cláusulas del convenio. Así, se dio a conocer que el promotor, ya para el 2011 no había pagado 3.2 millones de pesos estipulados en el contrato, toda vez que entregó en dos ocasiones cheques sin fondo por la cantidad requerida, además de que ofreció un bien inmueble para garantizar que pagaría el adeudo.

Para ese entonces, el ayuntamiento había autorizado que uno de los integrantes del Cabildo se trasladará a corroborar las condiciones en que se encontraban las momias, supuestamente en el recinto de West End en una exhibición de dos meses.

“Desinformación y contradicciones prevalecían al interior del propio Ayuntamiento sobre el conflicto del empresario y las momias que tiene bajo su resguardo”, señala la corresponsal de Apro en la nota informativa fechada en el 2011.

Quizás porque dejé de laborar en la empresa periodistica, ya no di continuidad al destino de esos difuntos momificados hasta que en 2013, el veintitres de abril para ser exacta, una publicación en El Mundo.es, con información de la agencia EFE, tituló “Guanajuato recupera sus momias viajeras, tras cuatro años en EEUU”.

Ekl diario relataba: “… Llegaron al aereopuerto de la ciudad de México en un avión de carga procedente de Chicago, bajo las más estrictas normas de seguridad a fin de garantizar su perfecto estado de preservación”. Los cuerpos fueron desembarcados uno a uno en cajas selladas y recibidas por el Alcalde priísta Luis Gutiérrez Márquez, quien en rueda de prensa destacó el gran valor de los restos que se integran a los que se tienen en el Museo.

Actualmente, los cuerpos recuperados tienen su propio espacio. Se trata de un Museo que exprofeso se construyó al pie del monumento a Cristo Rey, en el cerro del Cubilete. El en aquel entonces director del Museo de las Momias, Filiberto Navarrete Garza declaró a El Financiero Bajio, que Cristo Rey es un mercado que tiene más de tres millones de visitantes al año, por lo cual la nueva ubicación de las Momias Viajeras auguraban un rotundo éxito en afluencia turística.

Ubicado en la comunidad de Sangre de Cristo, la inauguración del recinto fue en 2015, aunque lamentablemente no ha tenido la demanda que se esperaba, y de ello puedo dar cuenta en recorridos hechos al lugar. Quizás gran parte obedece a que se encuentran fuera de la ciudad, a unos quince o veinte minutos en auto y el transporte público es tardado para esos lares.

De todas las Momias Vajeras, sólo una llamada “Noé” sale tres veces al año a ferías turísticas para promocionar las ciudades Patrimonio, pero van por parte del Municipio. Y aunque no está prohibida su salida nuevamente para otros países, hasta donde se tiene conocimiento no se han vuelto a recibir peticiones para sacarlas en exhibiciones privadas.

Hay que apuntar que las Momias de Guanajuato son reconocidas mundialmente, pues gozan de una pecualiaridad: a diferencia de las de Egipto o Sudamércia se conservaron sin que los cuerpos fueran embalsamados.

comentarios

Artículos relacionados