Ciudad de México, octubre 26, 2020 20:05
Libre en el Sur

Locatarios de Portales, sin agua y entre charcos de líquidos fétidos, desde hace seis semanas; la DBJ no atiende emergencia

Desde hace ya seis semanas, locatarios del mercado de Portales han tenido que lidiar con una tubería rota, por lo que no puedan utilizar agua, sufren encharcamientos de aguas residuales en las instalaciones del centro de abasto y padecen permanente mal olor, mientras que la Delegación Benito Juárez no da respuesta, ni solucionan el problema.

De acuerdo con el secretario general del mercado, Alejandro Camacho, el problema inició desde noviembre pasado, por lo que con máquinas de desazolve tipo vector sondearon la tubería perimetral del mercado y encontraron que el albañal –tubería por donde salen las aguas residuales- se encontraba roto. Posteriormente, la cuadrilla de desazolve no pudo destapar la tubería, por la ruptura.

El albañal roto se encuentra en la calle Juan Escutia, frente a unos sanitarios públicos. Debido a la temporada, en las aceras del mercado se instala la romería navideña, una de las más grandes en BJ, la cual se ha visto afectada, ya que durante todo el día se percibe mal olor y hay encharcamientos de aguas sucias en la calle.

El secretario del centro de abasto indicó a este medio que en un acercamiento con autoridades delegacionales para solicitar apoyo, el director de Servicios Urbanos y Mejoramiento Urbano, Alberto Islas Labastida, manifestó que para que dar solución, tendría que ser por medio del jefe de mercados con un oficio. Camacho explicó que, mediante el Administrador del mercado, se enviaron dos escritos (11 de noviembre y 9 de diciembre) dirigidos a Néstor García Martínez, JUD de Mercados y Tianguis en DBJ; sin obtener respuesta hasta la fecha.

“Ya se les pidió ayuda de manera verbal y por escrito y no han respondido. Dicen que porque no tienen personal o presupuesto. Les propusimos que nosotros poníamos el material, pero ni una ni otra”, dijo Antonio Cruz, secretario del interior del mercado.

Libre en el Sur pudo constatar que las coladeras que existen dentro de los locales, se encuentran al tope de aguas residuales e inclusive el piso de los mismos está encharcado. Locales del pasillo cinco, que corresponden a la zona de alimentos, verduras y cárnicos, no pueden utilizar agua ya que no se puede desaguar. Además, las coladeras ubicadas en el pasillo, sacan el agua, por lo que el problema llega a otros pasillos. (Mariana Malagón)

comentarios

Artículos relacionados