Ciudad de México, junio 15, 2024 21:54
Nancy Castro Opinión

Movimiento Colmena

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

La opacidad del proceso de selección en la Universidad de Guanajuato detonó la inconformidad no solo del personal administrativo y académico, los estudiantes alzaron la voz, haciendo un llamado a todas las sedes a paralizar labores y clases y sumarse al movimiento.

POR NANCY CASTRO

¿Qué busca como comunidad estudiantil universitaria el movimiento colmena, que desde hace más de una semana ha tomado las instalaciones de rectoría de la Universidad de Guanajuato?

Este movimiento ha intentado abrir diálogo con el actual rector, que en una semana dejará de serlo para ceder el poder a Claudia Susana Gómez López.

La opacidad del proceso de selección detonó la inconformidad no solo del personal administrativo y académico, los estudiantes alzaron la voz, haciendo un llamado a todas las sedes a paralizar labores y clases. Sin olvidar los antecedentes de 2019 que movidos por el feminicidio de una compañera salieron a las calles, tomaron las instalaciones de la universidad y exigieron seguridad y cambios estructurales importantes en beneficio del desarrollo del estudiantado. En ese entonces la violencia por lo ocurrido a su compañera permeo a la sociedad, la trastocó, la vulneró; la participación movió fronteras y el estado de Guanajuato se unió al grito de centenas de estudiantes. En su momento el rector prometió dar seguimiento a la petición de los estudiantes, brindar seguridad. Pero sólo quedó en palabras y esta es una de las causas por la cuales 4 años después los estudiantes siguen reclamando la falta de escucha, de compromiso, injusticias, acosos, abusos de poder. Aunado a la falta de claridad y transparencia para elegir a la sucesora es lo que ha detonado el desacuerdo, de manera sospechosa “por unanimidad de votos” el consejo elige a Claudia Susana Gómez López.

Las Universidades deberían de estar a la altura de los tiempos que viven sus estudiantes. Si no, están intentando perpetuar ideologías obsoletas o como dijo Ortega y Gasset: “Hacer cambios en la Universidad es como renovar cementerios”.

Cómo ocurrió.

Después de que una de las candidatas, Teresita Rendón denunciara que ni el rector en funciones ni la secretaria general podían ser parte del proceso de selección por ley. Era evidente el favoritismo por parte del rector hacia Claudia López, días después la misma candidata denunció que había una campaña en favor de Claudia orquestada desde Comunicación Social de la Universidad. El día que los aspirantes a la rectoría en plena exposición de sus agendas de trabajo ante el consejo general universitario, un grupo de estudiantes irrumpió para denunciar que el proceso no era transparente y no del todo democrático porque no se estaba consultando a los alumnos, también denunciaron plagio en sus proyectos de agenda tanto de Claudia como de Teresita. Ante el ambiente suscitado se acordó aplazar el proceso y decidir durante el mes de septiembre quién  quedaría como rector o rectora. El 8 de septiembre dan a conocer el fallo y es cuando los estudiantes convocan a un paro tras considerar que el proceso había sido simulado, por haber quedado la favorita del rector en curso Luis Felipe Agripino.

Una vez tomado el edificio central de la Universidad de Guanajuato por parte de la comunidad estudiantil, fueron asediados por una campaña de desinformación por parte de las autoridades, con el fin de desarticular el movimiento para inhibir la participación estudiantil, y al día siguiente 12 de septiembre se promovió el desalojo del movimiento, hubo un enfrentamiento entre estudiantes. Cerraron las puertas, se privó ilegalmente de la libertad de integrantes de la comunidad y los que se quedaron afuera pidieron la asistencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato, todo esto ocurrió en un lapso de 7 horas, posteriormente se les permite el acceso y a partir de ahí ha bajado las agresiones por parte de las autoridades universitarias.

Querer desarticular un movimiento de carácter estudiantil, de esta manera, con la experiencia previa de ignorar sus peticiones, los lleva a decidir no ceder hasta que las autoridades competentes hagan acto de presencia.

Entrevisto a una de las voceras del movimiento para saber cómo viven los días de puertas para adentro. Su voz del otro lado de la línea suena dulce, activa, resolutiva. Hemos acordado omitir su nombre. Se escuchan voces, muchas, son las de sus compañeros que desde hace días pernoctan, deliberan y fraguan determinaciones que seguramente cimbraran la estructura de la máxima casa de estudios del estado de Guanajuato. La Universidad de Guanajuato

P. ¿Qué tal los ánimos estos días en la comunidad?

R. esta semana estamos más tranquilos la semana pasada las autoridades estuvieron hostiles, muy rejegas al movimiento pero esta semana no ha habido ningún inconveniente, nos mantenemos en resistencia a veces nos ponemos a platicar a veces nos ponemos a llorar.

P. ¿Se ha acercado algún tipo de autoridad?

R. está semana no, la semana pasada hubo un acercamiento por parte de la secretaria general el director de divisiones se acercó a preguntar cómo se organizaba Valenciana y división de Diseño y Artes pero no han resuelto nada ni se han comprometido a cumplir los pliegos petitorios.

P. La próxima semana hay toma de protesta de la nueva rectora.

R. Sí, el 26 termina el rector en curso Luis Felipe Agripino y entraría Claudia.

P. ¿Claudia se ha acercado a ustedes?

R. No propiamente, tenemos un compañero que sigue siendo su alumno. En un congreso tuvieron diálogo, le dijo que quería hablar con nosotros para leer el pliego petitorio pero en realidad ella aún no tiene injerencia como para tomar decisiones aun así no ha dado ningún pronunciamiento público ni ha tratado de ponerse en contacto con el movimiento, el contacto que tuvo con nuestro compañero fue de manera personal ella quería hablar con un grupo reducido de personas, pero no con todo el movimiento.

P. ¿Ella de dónde es directora?

R. De Ciencias Económicas y Administrativas.

P. ¿Dónde tomaría protesta, en la rectoría?

R. Sí, en teoría debería de hacerlo aquí, aunque en el pasado nunca se ha hecho así, ha sido un evento meramente simbólico. Aunque supongo que le harán un evento conmemorativo en Ciencias Económicas.  Aquí en edificio central está Rectoría, Secretaría general, división de Derecho, política y gobierno. Pensamos que por lo que está ocurriendo va a venir aquí mucha gente a tratar de tomar rectoría. Estamos en espera del paso que vayan a dar.

P. ¿Hasta cuándo piensan seguir en rectoría, hasta que sean leídos los pliegos?

R. Mas que nos lean, pedimos que sean firmados de oficiosidad y cumplimiento. Estamos ciscados por lo que ocurrió en el 2019, los firmaron, hicieron cuestión mediática y no cumplieron absolutamente nada. Para evitarnos estas cuestiones pedimos que todas las autoridades nos firmen por oficiosidad en cumplimiento del pliego petitorio general que involucra los pliegos individuales de cada sede.  Ellos querrían agilizar la entrega de rectoría pero no vamos a dejarla hasta que eso suceda, quizá firmen al día siguiente que ocurra la toma de protesta o ese mismo día, pero aún no sabemos nada.

P. ¿Cuántas personas están en paro en Rectoría, las actividades académicas y administrativas siguen su curso?

R. Hay sedes que no están teniendo ni clases ni actividades, como Valenciana y Diseño. Aquí en edificio central sí está habiendo actividades académicas y administrativas. La única parte que está tomada es Rectoría y Secretaría general. Son 25 personas que están en rotación constante, hay bastante gente en representación de diferentes carreras y de la comunidad estudiantil hay bastante apoyo.

P. ¿Qué estudias?

R. Ciencia política y estoy en 7to semestre.

P. ¿Como es la convivencia con estudiantes que no pertenecen al movimiento?

R. La semana pasada sí fue muy hostil el ambiente, nos hicieron un tipo de encapsulamiento, para tratar de sacarnos, nos decían que no los representábamos, sin embargo eso fue orquestado por administrativos y académicos que estuvieron circulando desinformación en medios oficiales y redes sociales. Ante esa impresión piensan que es una cuestión meramente individual o que sólo nos interesa la destitución de la rectora. Pero hubo otros compañeros que después de ese día han querido informarse y apoyar al movimiento.

P. ¿Hay algún tipo de participación política o apoyo por parte de algún partido político en específico de Morena?

R. Obviamente en el movimiento hay diversas ideologías políticas y creemos que por la naturaleza de nuestra formación universitaria, por la cual estamos tratando de ser críticos, sería ilógico y hasta preocupante que no tuviéramos una inclinación o ideología política. Pero los intereses personales no tienen que ver con el interés común de la colectividad. No hemos recibido apoyo económico de ningún partido político, ni tampoco ha habido pronunciamiento de partidos políticos, ni de Morena ni de otros.

Los vínculos que nuestros compañeros puedan llegar a tener es profesional, o ya sea que estén haciendo prácticas. No estamos siendo ni manipulados ni representando los intereses de ningún partido político.

P. ¿Han recibido algún tipo de amenaza?

R. Sí tuvimos por parte de administrativos, nos alertaron –entre comillas– de que nos saliéramos antes del fin de semana, porque si no, nos iba a pasar algo muy grave, en específico a las personas que han dado la cara por el movimiento. O han hecho señalamientos muy puntuales a personas que están aquí, o se han acercado a decirnos “no puedes salir sola”.

P. ¿Has salido de rectoría?

R. No, he estado 24/7 acaso he ido a mi casa a bañarme una hora pero regreso de inmediato.

P. ¿Cómo ha sido la participación de la sociedad civil con el movimiento?

R. Hemos recibido apoyo de todo tipo, nos han traído víveres, prestado cobijas, nos han dado donaciones de dinero. Nos traen comida hecha, pizzas, o han ofrecido sus establecimientos para que podamos cocinar, también de los académicos aunque no pueden estar por miedo a las represalias por parte de los administrativos.

P. ¿Cómo organizan el día a día, tienen asambleas, reuniones, cómo es la logística?

R. Tenemos asambleas por sedes diariamente y generales una vez a la semana. Esta semana hicimos la vinculación con otras sedes para saber cómo van con sus pliegos petitorios, cómo manejan la toma de sus edificios. Hemos estado también en la redacción preliminar del pliego general, que aún no lo podemos terminar hasta que los individuales estén redactados, planificamos estrategias para la próxima semana, en la toma de rectoría pensando en los escenarios posibles. Organizamos también los víveres que nos llegan para enviarlos a las otras sedes. Y los murales que están pintando, vienen externos a asesorarnos sobre el discurso que podría tener.

P. ¿Qué consignas han escrito en las paredes?

R. Cada carrera escribió la suya, por ejemplo, nombres de agresores. Cuestiones generales como UG CORRUPTA, RESIESTENCIA, ORGANIZACIÓN PERMANENTE, LA VERDAD OS HARA SUDAR. Y algunas citas de filósofos que tiene que ver con la lucha y resistencia.

P. La participación de las mujeres es importante porque una de las denuncias del movimiento es sobre violencia de género. ¿Qué se dice al respecto en los pliegos petitorios?

R. Muchas sedes coinciden en que el órgano (UGénero) que se encarga de atender estas cuestiones, no es lo suficientemente competente, nos ha quedado mucho a deber. Entonces en cada pliego se habla de casos emblemáticos que no se han resuelto. La estructura que está formada por 8 personas no les dan continuidad a los casos o te piden que lleves pruebas que no puedes tener. O en dado caso que se haga la sanción contra el agresor tampoco la pueden llevar a cabo porque siguen siendo compañeros del mismo salón o profesores que siguen teniendo proximidad con las y los estudiantes. Otra cuestión es la perspectiva de género, y que tal vez no tienen una perspectiva queer que involucre a todas las realidades que conviven en la universidad. Ha habido casos de compañeros que han sido acosados por compañeras y maestras y no han podido denunciar porque el órgano no lo cree competente o simplemente no sabe cómo manejarlo.

P. ¿Crees necesario valorar la reestructuración orgánica enquistada al interior de la Universidad?

R. Nos parece necesario, este es uno de los puntos del pliego petitorio general. No solo es cuestión de hablar de violencia de género y agresiones sexuales de manera física y verbal que se pueda llegar a tener, es la discriminación ante este tipo de diversidades. La estructura que se encarga de estas cuestiones no tiene la perspectiva de lo que involucra el género. Porque se encasilla en la agresión que puede tener una mujer y al final sigue cayendo en un discurso misógino. Creemos necesaria una restructuración conceptual de lo que involucra el género y acciones específicas que se tienen que tener con las diversidades, con personas no binarias, con la comunidad LGTB 

Es evidente la deficiencia en la estructura interna. El consejo universitario carece de representatividad tanto en sus divisiones, como en su democracia pues nunca son claras las decisiones que se toman o las dan por de facto.

Las irregularidades administrativas también son una constante no hay contratos de trabajo dignos, con tal de no generar antigüedad pueden estar sin un contrato con interinatos por 8 años, como el caso de este trabajador para el cual evito nombrar. Él trabaja en la Red de internet de DCEA, (División de Ciencias Económico Administrativas) lleva en esta situación 8 años cada 6 meses le renuevan el contrato, no tiene derechos como trabajador y si tiene que laborar horas extras no se las pagan le dan 90 pesos de viáticos, su salario mensual es de 13,480 mil pesos sin embargo le quitan un 20 por ciento quedando en 11,500. ¿A qué se debe? Ni él mismo lo sabe.  No percibe aguinaldo sólo le dan un bono de 10 mil en diciembre. Si piden una recategorización, les dicen que si tuvieran maestría accederían al aumento.

Las Universidades deberían de estar a la altura de los tiempos que viven sus estudiantes. Si no, están intentando perpetuar ideologías obsoletas o como dijo Ortega y Gasset: “Hacer cambios en la Universidad es como renovar cementerios”.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas