Ciudad de México, octubre 27, 2020 12:45
Leticia Calderón Chelius Opinión

Nuestra caja de pandora

LETICIA CALDERÓN CHELIUS

Cuenta la mitología griega que cuando Pandora decidió abrir una misteriosa caja que le dieron en resguardo, salieron de ahí todos los males del mundo. Parte de lo que voló por el aire era terrible, pero además se acompañó de la irá, la rabia, la frustración, el coraje, la desilusión y la furia. Solo quedó, cuando logró cerrarse la caja, la esperanza. Sirva la referencia para prepararnos, pues esto es exactamente lo que estamos a punto de presenciar.

En breve, como resultado de la elección y el cambio de grupo en el poder, vamos a enterarnos de cosas terribles: De programas que nunca existieron pero que recibieron presupuesto, de convenios indescifrables que dejaran ver quienes han sido los beneficiaros. Nos enteraremos de quienes aprobaron obras en las que no importó afectar, desde el suelo que impacta no solo el edificio que se construyó, sino toda el área donde se extrajo agua al por mayor para desecar la zona. Sabremos, como intuimos ahora, que cada metro cuadrado de nuestra ciudad tiene un precio elevadísimo y que por eso hay tantos obstáculos peatonales que en realidad son negocios de funcionarios sin escrúpulos. Nos vamos a enterar quien es el concesionario del casi millón de casetas telefónicas que hay en toda la ciudad, las cuales ya solo sirven de basurero porque el 80% de quien transita en la Ciudad tiene telefonía celular. ¿Quién las permite y a cambio de quér?

Además, vamos a conocer quién contrató cada proyecto que se hizo en las Delegaciones, que ni por la vía de transparencia se obtuvo la información por considerarse confidencial o de plano, catalogado como de seguridad nacional, que es el motivo favorito de quien busca ocultar un desfalco al erario. A esto súmele si ¿Le gustaría saber cuanto costaron las BeJotas de la delegación Benito Juárez, presupuesto que sigue siendo un misterio? ¿Saber cuánto se pagó por las bancas instaladas en camellones? ¿Cuánto se cobra por permitir que sigan instalados anuncios espectaculares sobre las azoteas de los edificios que exceden el peso que pueden soportar y que dañan y debilitan las estructuras donde se montan?

¿Le importaría saber cuándo va a funcionar el sistema inteligente de luminarias por el que se pagó una cifra exorbitante y que es la hora que no sirve? ¿Se imagina quién fue el concesionario de dicha compra? ¿quién la autorizo y por qué monto? ¿Los nombres de los proveedores favoritos de obras como juegos infantiles, letrotas BJ, y la cantidad infinita de anuncios que invaden hasta el ultimo espacio de los parques y plazas? Todo eso pagado seguramente al doble del valor comercial.

Y eso que la caja de Pandora apenitas se abrió.

Foto: Especial

 

Ahora escale la información que vamos recibiendo cada tanto y a cuenta gotas pero que en breve, cuando entren los nuevos funcionarios y empiecen a abrir los expedientes, los archivos, las cuentas ocultas, los pagos pendientes, van a rebelarnos la podredumbre de lo que significa el abuso y la corrupción. ¿Un sobre precio de la tinta para las impresoras? ¿Por qué no?. ¿Descuentos a los trabajadores de confianza que de por si desde que entran tienen su renuncia firmada?, ¿quién lo impide?. ¿Gastos inexplicables como fiestas particulares descritas como festejo del día del niño?, ¿Alguien lo duda?. ¿Regalitos de quince años para que el Delegado conviva con tan finas señoritas? “Pero ellas no votan” -dirá alguien por ahí-. Pero sus familiares sí y suelen quedar profundamente agradecidos con el que se presentó como mecenas en turno y pagó este tipo de actividades  aunque fuera dinero público alzándose el cuello como si fuera suyo.

Estos son ejemplos triviales, sencillos, incluso banales. ¿Se imagina lo que saldrá de los hallazgos más complicados al estilo “estafa maestra”? ¿Qué diremos cuando sepamos cómo se han hecho de tantos recursos los intermediaros favoritos de cada administración y qué se les ofreció a cambio? ¿Construir sobre lo que se pueda sin importar desabastecer de agua a la ciudad en unos años? Tal vez quedarse con la mitad de los departamentos de un edificio, pero a cambio siempre dar algunos a los funcionarios que amablemente apoyaron que el trámite no se detuviera pese a las quejas de vecinos.

Con el cambio de elite en el poder se rebelarán muchas cosas escandalosas y que ahora ni nos imaginamos. Como en la historia de Pandora la caja ya esta abierta y en cuanto más sabemos más entendemos lo que ha pasado tantos años. Es importante estar alertas porque llegará el día en que las revelaciones provocarán los sentimientos más furiosos. Y es ahí, en ese punto, donde, luego de la justicia, lo que debe prevalecer es la esperanza.

comentarios

Artículos relacionados