Ciudad de México, diciembre 6, 2023 22:10
Francisco Ortiz Pinchetti Opinión

POR LA LIBRE/ Llenar el Zócalo

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

El propio Andrés Manuel aseguró que bastan 125 mil personas para llenar la Plaza, lo que podrá ocurrir el próximo domingo 26 en defensa del voto.

POR FRANCISCO ORTIZ PINCHETTI

Un día después de la histórica marcha del 13 de noviembre pasado  en defensa del INE, el Presidente retó a la oposición a llenar el zócalo. Con tono burlón aseguró que los organizadores del exitoso evento optaron por llevar a sus contingentes al Monumento a la Revolución, por temor a no poder llenar la plancha de la Plaza de la Constitución y por tanto hacer el ridículo.

Y el mismo le puso cupo: “con 125 mil personas se llena”, dijo.

Es cierto. Durante años el propio Andrés Manuel y sus seguidores presumieron mentirosamente su capacidad de convocatoria (de acarreo, digamos con puntualidad) con el cuento de que habían reunido a “cientos de miles” y aun “más de un millón”  en sus concentraciones, especialmente las das por el desafuero contra el propio AMLO por desacato al mandato de un juez.

Ahora resulta que el propio tabasqueño acepta que con 125 mil personas se colma sobradamente la plancha del zócalo capitalino, aunque lo hace con su acostumbrado sarcasmo para tratar de minimizar las dimensiones verdaderas de la marcha de 13 de noviembre.

Me parece altamente probable que el reto valentón de AMLO se le puede revertir drásticamente el próximo domingo 26, cuando seguramente decenas de miles se concentren y desborden la Plaza de la Constitución, para lo cual según él mismo nos indicó bastan 125 mil personas...”

Ocurre que aun las estimaciones más conservadoras calcularon en 200 mil el número de manifestantes que marcharon del Ángel de la Independencia al monumento a la Revolución ese día. Hay sin embargo otros cálculos, inclusive de expertos en el arte de medir concentraciones, que manejaron una cifra superior a los 600 mil.

Personalmente pude constatar que el gentío colmó y desbordó el Paseo de la Reforma, incluidos camellones y carriles laterales, además de varias calles adyacentes y desde luego la explanada frente al monumento.  Y sobre todo que el ánimo de los manifestantes era de alegría y la actitud de decisión en defensa de la democracia. Las secuelas de ese evento fueron por un lado la reacción iracunda del Presidente y su descalificación de convocantes y participantes, y por el otro la convicción de que con la participación libre  de la ciudadanía el movimiento de López Obrador puede ser derrotado en las elecciones presidenciales de 2024.

La marcha oficial del 27 de noviembre en respuesta a esa movilización ciudadana vino a confirmar la desesperación del mandatario, que evidentemente se sorprendió y se asustó, así como la capacidad de acarreo de sus estructuras, principalmente en Ciudad de México y en estados como el de México, Guerrero,  Michoacán, Tabasco y  Veracruz.

Y al Presidente le salió el tiro por la culata, como se dice.

Me parece altamente probable que el reto valentón de AMLO se le puede revertir también, drásticamente, el próximo domingo 26, cuando seguramente decenas de miles se concentren y desborden la Plaza de la Constitución, para lo cual según él mismo nos indicó bastan 125 mil personas. Los habrá, sin duda. Y esto, adicionalmente a las concentraciones que se registren, como está previsto, en 70 ciudades de la República Mexicana, incluidas las capitales de los 31 estados. Entonces tratará de contrarrestar esa manifestación opositora con su concentración del 18 de marzo, que se sacó de la manga. Se le volverá a revertir. Válgame.  

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas