Ciudad de México, diciembre 2, 2022 07:20
Sociedad

Ya está aquí la quinta ola del Coronavirus… y sus muertos

Se registran 42 decesos en el último día, el doble que promedio diario de la semana anterior; Baja California Sur, Sinaloa y CDMX, donde hay más casos activos de Covid-19

GACETA UNAM

La Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud reportó ocho mil 24 nuevos casos de la Covid-19 en las últimas 24 horas, lo que representa un aumento de 203 por ciento respecto al promedio diario de la última semana. En cuanto a los decesos, la misma dirección reportó 42 muertes en el último día, superando el promedio de 20 por día de la semana anterior.

El acumulado hasta el momento es de cinco millones 707 mil 427 contagios desde el primer caso en febrero de 2020, y 325 mil 42 muertes desde el primer deceso el 19 de marzo de 2020.

Los estados en los que hay más casos activos son Baja California Sur, Sinaloa, y Ciudad de México (CdMx), seguidos de Estado de México, Nuevo León, Guanajuato, Jalisco, Tabasco, San Luis Potosí, Veracruz, Puebla y Sonora.

La Secretaría de Salud informó que se encuentra en 99 por ciento la disponibilidad hospitalaria del país para la atención de la Covid-19 grave, y que únicamente se encuentran ocupadas tres por ciento de las camas generales, por lo que el semáforo epidemiológico se encuentra en verde. 

Alejandro Macías, integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia Coronavirus de la UNAM, considera que “no es que hayamos hecho nada mal, sino que las variantes han impulsado las distintas olas de la pandemia. En todo el mundo, cuando una subvariante escapa a la inmunidad, sustituye a las anteriores, y aunque es verdad que si se tienen precauciones como el distanciamiento social o el uso de cubrebocas puede haber un menor impacto, el fenómeno ocurrirá de cualquier forma”.

El especialista, y quien fue zar contra la influenza AH1N1 durante la pandemia de 2009, añade que “a México no habían entrado algunas subvariantes de ómicron, y esto es lo que está impulsando la quinta ola, particularmente las subvariantes BA12-1 y la BA4BA5, las cuales se han presentado sobretodo en personas que no se encuentran vacunadas. Hay que recordar que la vacunación no es para no enfermarse, sino básicamente para no tener enfermedad grave y no morir. Si bien el padecimiento le puede dar a cualquier persona, sobre todo a quienes tienen mucha movilidad y están en tumultos de personas sin cubrebocas, el riesgo de complicación se relaciona con las condiciones inherentes a ella y a las condiciones de vacunación o de no vacunación”.

La pandemia no se va a acabar como prender y apagar un switch de la luz. Foto: UNAM

Susana López Charretón, investigadora del Instituto de Biotecnología, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de El Colegio Nacional, aconseja que no debemos confiarnos “la realidad es que gracias a las vacunas hemos logrado prevenir enfermedad severa y grave, que es la que te lleva al hospital. A pesar de que tuvimos una cuarta ola altísima en contagios, bajó muchísimo la ocupación hospitalaria y las defunciones. Sin embargo, no hay que confiarse, pues no quiere decir que no te toque la mala suerte. Que tengamos un uno por ciento de ocupación hospitalaria no quiere decir que no nos vaya a tocar. No nos debemos de confiar, es importante mantener el cuidado, y si lo hacemos durante este tiempo y el que ya se nos viene a partir de octubre de influenza, tendríamos muchísimo menos problemas de salud”.

La especialista en Virología apunta que “esta pandemia no se va a acabar como prender y apagar un switch de la luz. Será un proceso gradual, pues a pesar de que hay mucha gente vacunada lo que sabemos es que las vacunas previenen de enfermedad severa y muerte. Esto sí lo estamos viendo en las últimas olas: hay muchísimo menos personas hospitalizadas y todavía menos defunciones, pero se siguen contagiando. Lo que tenemos que seguir reforzando es que no vayamos a lugares cerrados, porque todavía hay gente que puede contagiarse y contagiar a los demás. Es necesario usar cubrebocas en todos los lugares públicos”.

De acuerdo con los reportes de la Secretaría de Salud, en las últimas cinco semanas la mayor parte de los casos se encuentran en los grupos de 18 a 29 años, luego en el grupo de 30 a 39 años y finalmente en el de 40 a 49 años. Para la especialista es importante resaltar que “el número de pruebas que se estaban haciendo en el país disminuyó porque ya no teníamos tantos enfermos. Quizá la realidad es que estos datos con los que contamos en este momento son de la población que está siendo más afectada y es a la que se le han hecho pruebas porque ha tenido síntomas. Es probable que los números sean un poco más altos, pero lo que es cierto es que si no se han mostrado es porque no han llegado ni siquiera a buscar consulta. Lo anterior quiere decir que la enfermedad que están padeciendo es más leve debido a la vacunación”.

López Charretón aconseja que “ante cualquier síntoma gripal, estornudos, tos, escurrimiento nasal, fiebre y dolor de cabeza, etcétera, la indicación sería quedarse en casa. Si tuviéramos esa disciplina no tendríamos ningún tipo de enfermedades respiratorias tan frecuentes como tenemos. Si las personas que presentan estos síntomas no fueran a trabajar, podríamos controlar muy fácil esta infección. Esto lo puede hacer la gente que no tiene un trabajo tan rígido; sin embargo, hay personas que si no van, las corren. Eso es indispensable hablarlo muy seriamente con los patrones, para que sean más sensibles a este tipo de ausencia. De no ser posible faltar, la indicación es que lleven cubrebocas, que no se acerquen a la gente, que sean conscientes de que son instrumentos de contagio.

Ochenta y un millones de mexicanos de más de 18 años han recibido al menos una dosis, que representa 91 por ciento de la población de esa edad; en el grupo de edad de 12 a 17 años, siete millones 124 mil personas han recibido una dosis al menos, lo que representa 53 por ciento de ese grupo de población.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas