Al tiempo que arrancaron las campañas electorales a la Jefatura de Gobierno de Ciudad de México, este viernes de asueto reiniciaron en el Polyforum Cultural Siqueiros las obras de derribo de 54 árboles, a fin de dar paso a otro negociazo inmobiliario con la construcción de una torre de 47 pisos para oficinas, viviendas, comercios y hotel en una zona colapsada por el tráfico y la falta de servicios.

A través de las redes sociales, los vecinos que han resistido al ecocidio denunciaron el regreso de las sierras eléctricas, con el añadido de que los trabajadores cubrieron con lonas el polígono a fin de impedir registros gráficos.

Los inconformes habían logrado parar las talas hacia el medido día de este Jueves Santo, acompañados de una intensa protesta en redes que obligó a las autoridades de la Sedema a responder en día inhábil.

Efectivamente, la Secretaría encabezada por Tanya Müller confesó por Twitter que expidió la renovación de un permiso para derribar 54 árboles y trasplantar otros 135 árboles. Lo curioso es que hasta las 12:30 de este viernes la dependencia no había presentado el documento que acredite sus dichos.

Grupos de vecinos han llamado por redes sociales a una nueva movilización para impedir que continúen los derribos.

En una petición en change.org se ha denunciado que el terreno del Polyforum fue tapiado cuando todavía no existía un aval del Instituto Nacional de Bellas Artes, y que la información sobre el proyecto de la megatorre está incompleta, sobre todo en lo referente al impacto que tendrá en la calidad de vida en la zona.

Pone la petición en Change.Org :

El lunes 11 de septiembre, el Jefe de Gobierno anunció la creación de un Fideicomiso para la Restauración y Manejo del Polyforum Cultural Siqueiros. Para proveer de recursos al Fideicomiso, se desarrollará un proyecto inmobiliario de uso mixto, de 48 niveles. A través de ese instrumento, se invertirán 30 millones de pesos para iniciar las tareas de restauración, así como 12 millones de pesos anuales para la operación, mantenimiento y operación del centro cultural.

Esa es la información del comunicado de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. Dice también que en el fideicomiso participan la familia Suárez, propietaria del Polyforum, y el banco BX+ (Ve Por Más) del conglomerado e inmobiliaria Kaluz, dirigido por Daniel Martínez Valle, teniendo como testigos de honor al Gobierno de la Ciudad de México, a la UNAM y a la Secretaría de Cultura federal a través del INBA.

Lo que no dice el comunicado oficial de la Secretaría de Cultural nos preocupa profundamente. Igual que en 2014, cuando salió a la luz por primera vez la intención de desarrollar un inmueble de usos mixtos en el predio del Polyforum, la información disponible es escasa e insuficiente, y los espacios para la participación ciudadana son inexistentes.

Queremos saber, entre otras cosas:

-¿Cuál es el estado actual de la estructura y cimentación del inmueble que alberga los murales de Siqueiros?

-¿Qué medidas se tomarían para garantizar la seguridad estructural del inmueble durante la construcción de nueve niveles subterráneos y de la torre?

– ¿Cuál es el balance costo-beneficio público del proyecto, es decir, qué porcentaje del usufructo del desarrollo inmobiliario se destinará al Poliforum?

– ¿Cuál es el impacto ambiental y social de una torre de 57 niveles, y qué medidas de mitigación se tomarán para la colonia y los vecinos directamente afectados?

No se dice cuál será el impacto urbano y zonal de la construcción y operación de una torre de 48 niveles y 9 de estacionamiento subterráneo para ¡2,500 coches!, en la colonia Nápoles, que actualmente enfrenta grandes problemas de seguridad, movilidad, ambulantaje desbordado y de insuficiencia de servicios básicos, como agua, drenaje y transporte.

Reconocemos el esfuerzo de la familia Suárez para darle mantenimiento del Polyforum Siquieros. Consideramos también que el proyecto planteado pone en riesgo el patrimonio cultural y la viabilidad urbana de la zona, por lo que debe prevalecer la información completa y oportuna, y la apertura a la participación ciudadana.

Por lo anterior, solicitamos al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México la apertura total e inmediata de la información relacionada con este proyecto, y la apertura de espacios de deliberación pública, inclusive la consulta, como se ha hecho con otros proyectos en la Ciudad.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts