Ciudad de México, agosto 6, 2020 07:15
Opinión Rebeca Castro Villalobos

Remedios y patrañas

Hay recomendaciones muy absurdas para la cuarentena. Por ejemplo, no entiendo que pidan el descanso, cuando es en este confinamiento cuando menos actividades físicas  tenemos y podemos hacer.

POR REBECA CASTRO VILLALOBOS

Entre tantos y muy variados consejos y/o recomendaciones que van y vienen por todos lados –redes sociales, medios de comunicación, especialistas en el tema–, encaminados a evitar el contagio del Covid-19, me encuentro que en su gran mayoría aluden a que teniendo un cuerpo sano y fuerte somos menos propensos a enfermarnos y morir por el tan dichoso y temible  virus.

Sin embargo no nos dicen cómo lograr esa salud óptima que tanto promulgan.

Se habla entonces de reforzar el sistema inmunológico,  y ahí es dónde encuentro que hay que hacer ejercicio regularmente, con lo cual se elimina toxina y nos ayuda a la distribución completa de los nutrientes y defensas del cuerpo. Entenderán que no es lo mismo el ejercicio y/o deporte en una habitación que en un parque, cancha deportiva o gimnasio. Para ello, nos recuerdan que la tecnología ha avanzado tanto que podemos ejercitarnos vía Internet e inscribirnos a clases virtuales de algún conocido experto en fitness, para lo cual te piden una voluntaria aportación.

Otra es el descansar lo suficiente. Tan sólo cuando estamos dormidos, los órganos y químicos de nuestro organismo se restauran. No entiendo que pidan el descanso, cuando es en este confinamiento cuando menos actividades físicas  tenemos  que hacer. Me parece muy absurdo. Aunque claro, están los que deben trabajar en línea y hacer home office; los que de tanto picarse los ojos, se inventan recetas de cocina, o de plano, se ponen a escudriñar en algún clóset, cajón de la casa para pasar el tiempo. No hay que dejar de mencionar los fanáticos de las series o películas, muy en boga a últimas fechas.

Hay también que tomar la correcta y suficiente agua. Eso sí tiene que ser alcalina, purificada, no embotellada en envases de plástico, dicen los que saben. Aquí es dónde consideró una incoherencia tantos requisitos cuando no es posible encontrar esa clase de agua purificada y no en botella de plástico,  en cualquier tienda o supermercado. A menos que uno tenga el poder adquisitivo para contar con un purificador propio en la llave del fregadero.

Y qué hay del estrés; la recomendación es evitarlo, claro, toda vez que el cuerpo libera sustancias altamente tóxicas. Cómo no sentirse estresado, si el confinamiento provoca problemas mentales y de tener que salir, por cualquier razón a la calle, estar al pendiente de que se respete la distancia, que la persona que te atienda tenga guantes, tapabocas y cumpla con las medidas establecidas. Todo ello, a mi parecer, nos estresa inmensamente.

A propósito, está también el de mantener pensamientos, emociones, actividades y comportamientos positivos. (Aquí se parafrasea ese dicho que las emociones negativas enferman).Mi comentario al respecto sería el del anterior párrafo.

Además, claro que se aconsejan no “empacharte” con exceso de información de lo que sucede. Lo anterior los efectos psicológicos y emocionales que esto produce. Entonces qué hacemos, cerramos los ojos, tapamos nuestros oídos e intentamos imaginar que estamos en el País de las Maravillas.

Y aunque suene incoherente, te piden también que tomes suficiente sol. Cuando lo haces, señalan, la  piel se expone en forma moderada y se produce vitamina D; pero tomar el sol, parece más una burla cuando por el confinamiento tienen que mantenerte encerrado, si eres afortunado en tener jardín o patio, puedes incluso aprovechar y broncearte.

No hay que dejar de lado la recomendación del peso saludable. Es ya sabido que en su mayoría los contagiados son personas con obesidad, diabetes y problemas cardíacos. Pues es parte de la mala alimentación que tenemos los mexicanos, y no de un día para el otro cambiará. Aún en el encierro se seguirá consumiendo fritangas altas en colesterol, refrescos o cervezas, el hábito alimenticio no puede modificarse, y menos cuando se habla de una cultura alimenticia muy arraigada.

Se recomienda asimismo ingerir alimentos ricos en vitamina C. Un cuerpo acido se enferma fácilmente; mientras que un cuerpo alcalino rara vez se enferma, por lo que la vitamina C alcaliniza nuestro cuerpo. En este punto, y preguntaría el precio de los productos que contienen tal vitamina, y la periodicidad del consumo de los mismos. Claro, si eres también de los afortunados te puedes comprar un frasco de esa y otras vitaminas.

Y algo que debo de aplicarlo yo misma, es el evitar el uso del cloro en exceso. Además de que según estudios puede causar cáncer, el cloro irrita e inflama los pulmones. Será el sereno, pero lo cierto es que el cloro, además de bajo en precio, por lo menos a comparación de otros productos, es el aliado de la limpieza en cualquier hogar de clase media y media baja.

Por todo lo anterior, continúan mis dudas respecto a qué hacer y cómo tratar el contagio.

comentarios

Artículos relacionados