POR MARCO ANTONIO ROMERO SARABIA

Hace dos semanas escribí en este espacio una relatoría de la comparecencia del alcalde de Benito Juárez, Santiago Taboada, ante las Comisiones Unidas de Administración Pública Local y de Alcaldías y Límites Territoriales del Congreso de la Ciudad de México.

Señalé que el ejercicio resultó particularmente decepcionante debido a que se trató de una simulación en complicidad con diputados aliados, su irritabilidad frente a los cuestionamientos y la opacidad en la información presentada que fueron el sello distintivo de tan penoso ejercicio.

Los concejales de Morena, Marco Sarabia y Emma Ferrer, durante una reunión de trabajo. Foto: Especial

Haciendo uso de las atribuciones que me confiere el artículo 81 de la Ley Orgánica de Alcaldías de la Ciudad de México, en el que se señala que “el Concejo es el Órgano Colegiado Electo en cada demarcación territorial que tiene como funciones la supervisión y evaluación de las acciones de Gobierno (…)”, tuve a bien hacer un análisis (aquí anexado) sobre dicha comparecencia, a partir de su versión estenográfica.

Comparecencia en formato PDF

Al hacer una revisión de la comparecencia, encuentro con gran preocupación que el alcalde de Benito Juárez incurrió en una serie de declaraciones falsas, ambiguas y/o evasivas sobre temas de suma importancia para los vecinos de Benito Juárez como los relativos a seguridad ciudadana, adquisiciones, exhortos del Congreso local, obras y espacios públicos.

Un ejemplo que sirve como fotografía de lo que señalo: el Alcalde, a través de un diputado aliado manifestó su inconformidad por el presupuesto que le fue asignado a la Alcaldía en 2019. Señalando, con especial énfasis, que el incremento se encontraba por debajo de la línea de inflación. Esto fue desmentido desde la aprobación del presupuesto en el Concejo. A pesar de ello, el Alcalde insistió con el tema. Esta preocupación parece no haber llegado a los integrantes de la -pequeña- bancada de su partido ya que ningún diputado expresó su inconformidad ante esta situación durante la discusión presupuestal a finales del año pasado e incluso votaron a favor de otorgar esa cantidad de recursos a la Alcaldía.

Esta fue solamente una de muchas falsedades.

Presento, más adelante, un análisis breve, pero detallado, de cada falta a la verdad u omisión ante cuestionamientos que fueron detectados durante la comparecencia. El resultado final es, con toda franqueza preocupante. ¿Cómo el responsable de una Alcaldía puede tener la verguenza de presentarse ante el poder legislativo de la Ciudad de México, y faltarle al respeto de esa manera? ¿Cómo una autoridad electa puede mentirle en la cara a los ciudadanos con tanto desprecio por la transparencia y la rendición de cuentas?

Los invito a sacar sus propias conclusiones.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts