Ciudad de México, junio 23, 2024 17:56
Opinión Rodrigo Vera

El amor en tiempos del marketing

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

“Si Piqué está sacando jugosos dividendos económicos en publicidad, ya nos podemos imaginar las cuantiosas entradas que está obteniendo Shakira con su hitazo musical en todo el mundo. Ambos se están beneficiando de su ruptura”.

POR RODRIGO VERA

Muy entusiasmadas, algunas amigas militantes del movimiento feminista me hablaron por primera vez sobre la canción de despecho Music Sessions #53 que le canta Shakira a su ex pareja Gerard Piqué, con quien rompió sentimentalmente luego de saber de sus amoríos con la joven española Clara Chía.  

“Es una canción sobre el empoderamiento de la mujer”… “es una valiente denuncia contra el machismo”… “reivindica los derechos humanos de nosotras las mujeres”, eran los elogios que por separado escuchaba de mis compañeras, por ahí a principios de enero.

Y yo me preguntaba intrigado: “¡Ah! ¡caray! de cuándo acá la cantante colombiana incursiona en el feminismo, y además valiéndose de su ruptura amorosa con el ex futbolista del Club Barcelona”. No me tragaba el cuento. Solo veía a dos famosos tratando de sacar raja mediática.     

Muy pronto el impacto de esta historia del corazón fue creciendo a niveles insospechados. Para mediados de enero la ya famosa melodía llevaba 110 millones de visionados en YouTube. Sí, se había convertido en “trending topic” tanto el tema de la canción como sus tres protagonistas: Shakira, Piqué y Chía. 

La prensa rosa ha relatado con lujo de detalles la manera cómo se enamoraron la cantante y el futbolista, teniendo como romántico escenario el Mundial de Sudáfrica de 2010, en el que jugó Piqué y Shakira interpretó “Waka waka”, la melodía oficial de esa competencia deportiva. El certero flechazo de Cupido incluso provocó que la diva colombiana se fuera a radicar a la ciudad de Barcelona para estar junto a su “amor”. Tuvieron dos hijos: Milan, de nueve años, y Sasha, de dos.

Para empezar, resulta muy extraño que aparezcan dos trasnacionales automotrices y dos trasnacionales relojeras en una canción de amor y desamor. No checa.

El romance sin embargo duró hasta el año pasado, cuando el hoy ex futbolista empezó a salir con Clara Chía, una joven de 23 años que trabaja en Kosmos Global Holding, la productora que dirige el mismo Piqué. Éste contó el motivo por el cual la prefirió sobre Shakira: “No actúa como una diva”, dijo.

Y fue así que Shakira lanzó su canción de despecho, en la que se pone muy por encima de su rival en amores: es un potente automóvil Ferrari en comparación con el modesto Twingo, de la empresa Renault; es un lujoso reloj Rolex en contraste con el baratón Casio.

Dice la letra:

No sé ni qué es lo que te pasó;

estás tan raro que ni te distingo.

Yo valgo por 2 de 22.

Cambiaste un Ferrari por un Twingo.

Cambiaste un Rolex por un Casio.

Para empezar, resulta muy extraño que aparezcan dos trasnacionales automotrices y dos trasnacionales relojeras en una canción de amor y desamor. No checa. ¿O hay acaso escondida una estrategia de mercadotecnia detrás de estas raras metáforas?

… Lo cierto es que Piqué, lejos de sentirse ofendido, el viernes 13 de enero lanzó un video en redes sociales donde apareció sonriente para anunciar que la empresa Casio se convirtió en la nueva patrocinadora de su llamada Kings League; una competición impulsada por él cuyo objetivo es modernizar el espectáculo futbolístico a través de una combinación entre el deporte real y el videojuego.            

El ex futbolista estiró su brazo derecho para mostrar un Casio ceñido a su muñeca: “Es un reloj para toda la vida”, aseguró, publicitándolo.

Y ahí mismo adelantó que, dos días después, el domingo 15 de enero, llegaría al partido de la Kings League a bordo de un automóvil Twingo de la Renault, empresa que también lo patrocinará. Y así fue, ese día llegó en un auto color blanco de esa marca.

Está por verse qué estrategia van a emprender las compañías Ferrari y Rolex. Quizá también se monten a la ola publicitaria. 

Si Piqué está sacando jugosos dividendos económicos en publicidad, ya nos podemos imaginar las cuantiosas entradas que está obteniendo Shakira con su hitazo musical en todo el mundo. Ambos se están beneficiando de su ruptura. Por eso la historia rosa continuará. Claro que sí. Al amor en tiempos del marketing hay que sacarle el mayor jugo posible.

Por el momento, Shakira y sus dos hijos viven en la lujosa residencia “Villa La Gaviota”, enclavada a orillas del mar cantábrico, y piensan mudarse pronto a Miami, comenta la prensa del espectáculo … ¿Allá encontrará la cantante un nuevo amor?… ¿Se casará Piqué con la joven Chía?… ¿Qué pasará?… Faltan por verse más episodios.        

¡Vaya! hasta las combativas feministas están embelesadas con esa historia.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas