Ciudad de México, octubre 23, 2020 19:04
Libre en el Sur

Romería navideña de Mixcoac: ‘A las familias ya no les alcanza y se está perdiendo la tradición’

(Mariana Malagón)- Al poniente de la delegación Benito Juárez se encuentra el mercado de Mixcoac -cuya estructura data de 1956-, sede de una de las romerías decembrinas más grandes de la demarcación con alrededor de 250 puestos, cuando hace 50 años empezó con tan solo cuatro vendedores.

Ubicados sobre las dos aceras de la calle Tiziano, locatarios del mercado salen del 20 de noviembre al 24 de diciembre a ofrecer los productos de temporada navideña y no sólo eso, los puestos de comida también están presentes en la romería de Mixcoac.

Uno de los primeros comerciantes con que recibe esta romería, es el puesto de los hermanos Flores, que con el propósito que se continúen las tradiciones mexicanas ofrecen diversos artículos, algunos de ellos nacionales, para la decoración del árbol de Navidad o el hogar, tales como faros de papel, esferas, series y focos de luz, velas, moños, escarcha y hasta pequeñas piñatas de papel. Desafortunadamente, señala Joaquín Flores, el hermano menor, la pérdida de tradiciones y la competencia ocasionan que las ventas sean “un poco bajas”; pero a pesar de eso, cada año disfruta salir a vender durante esta temporada.

Continuar la caminata por la calle Tiziano, de fondo un villancico se escucha desde la bocina que el vendedor de discos transporta dentro de su mochila, ofreciéndolos “de a diez pesos”. Por un lado, varios puestos que ofertan toda clase de artículos decorativos; los menos, acaso tres, se dedican a la venta de figuras para colocar el Nacimiento. Mientras que en la banqueta de enfrente, se puede comprar el árbol de Navidad, heno y musgo para complementar, hasta los atuendos especiales para la pastorela.

A la mitad de la vendimia se encuentra el puesto de Margarita Meneses, comerciante de heno, musgo, casitas de madera para colocar el Nacimiento y flor de Nochebuena. En los últimos años las ventas no han sido las mejores, debido a que “a las familias ya no les alcanza, además que las tradiciones se están perdiendo”, mencionó.

Entre semana, la romería está un poco vacía, mejora por las noches y los fines de semana. Pero se puede observar como algunas de las personas que la visitan, se acercan a los puestos a preguntar los precios, dar las gracias y retirarse, o simplemente se van después de haber adquirido lo esencial.

De acuerdo con los comerciantes, “los requisitos” para poder vender durante la romería decembrina son obtener el permiso y pagar a la delegación el uso de suelo por un puesto de cuatro metros 300 pesos, además de 100 pesos por el suministro de luz y ser locatario del mercado.

comentarios

Artículos relacionados