Ciudad de México, diciembre 3, 2020 11:58
Libre en el Sur

Salvan la Casa Goya de Mixcoac, última villa urbana de la ciudad de México; será biblioteca para niños

La última residencia de la ciudad de México considerada “Villa Urbana Magnífica” será salvada después de que estuvo en inminente riesgo de ser destruida por la vorágine inmobiliaria y el abandono. En efecto, la llamada Casa Goya de la colonia Insurgentes Mixcoac, un inmueble protegido por su valor cultural, comenzó a ser restaurada para albergar una biblioteca infantil auspiciada por una fundación privada de fomento a la lectura.
Desde septiembre de 2007, Libre en el Sur alertó que tal propiedad de 2,150 metros cuadrados, ubicada en Goya 54, colonia Insurgentes Mixcoac, había sido puesta en venta con el consiguiente peligro de que fuese derribada para construir en su lugar un edificio de departamentos, como ha ocurrido con otros tantos inmuebles históricos de la zona. Pero la movilización vecinal lo impidió finalmente.
El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tiene catalogada la construcción con el folio 900301326, donde la considera “una magnífica casa de finales del siglo XIX, de las pocas que se conservan más completas tanto en su distribución como en sus características originales”.
El mismo INAH autorizó el reciente plan de restauración de la casa, después de que rechazó otros cuatro proyectos. En la fachada del edificio se exhibe la manifestación de construcción RBJB 0237-10, presentada ante la delegación Benito Juárez para una “biblioteca infantil”, cuya vigencia es de tres años a partir del 17 de diciembre del 2010. El director responsable de la obra es Manuel Díaz Muñoz (DRO 0232).
La referencia más antigua que se tiene de la Casa Goya es la foto publicada en un diario el 7 de enero de 1900, donde se le llama “la quinta del señor Manuel Rueda”. La villa –con forma de número uno romano— está elevada del piso con ático y una cocina con ventilación al exterior; sus muros son grandes, de tepetate, y tiene un corredor en forma de “c” y 11 habitaciones de altos techos que originalmente lucían mosaicos venecianos.
Por sus características, a la Casa Goya se le reconoce como una “villa urbana”, la única documentada así en toda la ciudad y de una de las pocas que se conservan en el mundo.

comentarios

Artículos relacionados