Ciudad de México, abril 16, 2021 14:30
Libre en el Sur

Se apropian DBJ y Romero de asamblea del Consejo Ciudadano Delegacional juarense; exige Matabuena respetar la ley

Como si fuese un acto suyo, y sin el menor recato, la Delegación Benito Juárez dispuso un escenario lleno de logotipos y hasta “maestro de ceremonias” para adueñarse de la asamblea del Consejo Ciudadano en la que el delegado Jorge Romero Herrera debía dar su informe, conforme a lo ordenado por la ley, sin intervenir en nada más y sumiso a las decisiones de los dirigentes vecinales.

Pero nada se respetó. Ni siquiera el tiempo límite que la ley le impone a Romero para emitir su informe: Usó más de hora y media –con un video auténticamente propagandístico incluido– cuando sólo puede usar media hora. Por cierto que la parte verbal de su intervención, de más de 30 minutos, la usó para intentar convencer, como desesperado, de que el suyo no es un gobierno de simulaciones, y para ello tuvo que justificar hasta ocurrencias, como el fomento de los puestos “modelo” de comerciantes ambulantes. Y es que, dijo, el problema del ambulantaje, que durante su campaña prometió erradicar, es económico y él no es responsable de la economía.

En diferentes zonas de uno de los salones del centro de eventos Le Crillion, en la colonia Santa Cruz Atoyac, los empleados de Romero colocaron estructuras con el logotipo de “soluciones”. Esa falta de respeto de la DBJ al Consejo Ciudadano Delegacional provocó que José Luis Matabuena, ex candidato a diputado federal en BJ y coordinador del Comité Ciudadano de Portales, tomara el micrófono para denunciarlo, y exigió a la presidenta del organismo vecinal, Cristina Luscher, que presidiera ella (ahora sí que como el nombre de su cargo indica) y no gente de la Delegación. Además, se quejó de que otros funcionarios, como Christian Lujano, director general de Participación Ciudadana, dieran discursos cuando eso la ley no lo establece, y que en ese sentido se rompiera el orden del día, en el que se establecía claramente que el único que tomaría la palabra sería Romero.

El enojo de Matabuena dio como resultado que al menos se permitiera hablar a más de cinco coordinadores de comités, pues las intenciones manipuladoras previas de la Delegación habían encontrado terreno fértil entre algunos integrantes de la mesa directiva, que repentinamente dispusieron que sólo hablarían cinco líderes. “No podemos seguir violentando la ley”, advirtió Matabuena al exigir que quedara asentada su queja en la minuta respectiva, a fin de que el control por parte de la DBJ no vuelva a repetirse.

comentarios

Artículos relacionados