Ciudad de México, octubre 25, 2020 02:39
Libre en el Sur

Seis de cada 10 proyectos del presupuesto vecinal son para rencarpetamiento, acusa Vive BJ; DBJ deja fuera cultura, deporte y áreas verdes

(Mariana Malagón)- De los 682 proyectos que fueron registrados para la Consulta Ciudadana sobre Presupuesto Participativo 2017, la Delegación Benito Juárez aprobó únicamente 234, de los cuales el 61 por ciento corresponde a trabajos de rencarpetamiento.

De acuerdo con el Sistema de Proyectos Específicos del Instituto Electoral del Distrito Federal, se aprobaron 144 proyectos de rencarpemiento en las 64 colonias juarenses. Además, 37 para intersecciones seguras y 6 para luminarias, es decir el 80 por ciento de los proyectos que serán votados el próximo 4 de septiembre.

La construcción de centros culturales, cívicos o recreativos, puentes peatonales, mantenimiento a centros deportivos y parques, proyectos para jóvenes y niños, kioskos digitales, creación de áreas verdes, módulos para personas de la tercera edad, reforestación, talleres de lectura, fueron algunos de los más de 400 proyectos que la DBJ rechazó.

“Para reencarpetamiento, intersecciones seguras y luminarias -que además son proyectos que anunció el delegado Christian von Roehrich-, la Delegación Benito Juárez cuenta con dinero local y más de 40 millones de pesos federales aprobados; ahora también van a tener el presupuesto participativo”, acusó María Luisa Rubio, dirigente de Vive BJ.

Por tal motivo, la asociación buscó la impugnación a los dictámenes que la Delegación emitió sobre las propuestas de proyectos; sin embargo, dicho proceso únicamente lo puede realizar la persona que registró el proyecto ante el IEDF.

Además de ser trámite largo, pues hay que solicitar el dictamen de la Delegación y empezar un juicio electoral antes de cuatro días. “Los vecinos difícilmente ingresan proyectos que sean producto de un ejercicio participativo real, para que la Delegación rechace su propuesta, ocasiona que la gente deserte”, dijo Rubio en entrevista.

Ella consideró que la injerencia de las delegaciones en el Presupuesto Participativo y en la elección de Comités Vecinales, es alarmante. Explicó que la dificultad institucional es que el IEDF se asume como mediador, con el argumento de que sus facultades terminan en la organización de la consulta y en la facilitación del procedimiento.

“No hay nadie que abogue por el vecino, que garantice que realmente la representación vecinal sea vecinal y que los proyectos al Presupuesto Participativo sean vecinales”.

El procedimiento del Presupuesto Participativo indica que la Delegación tiene la función de ejercer el recurso, por tal motivo tiene que dictaminar que los proyectos sean viables en términos administrativos, técnicos y legales; lo que ocasiona que el procedimiento sea discrecional y lleno de opacidad, manifestó la presidenta de Vive BJ.

comentarios

Artículos relacionados