Es para mí un honor y un privilegio poder compartir algunas ideas, reflexiones, conjeturas, entretejidos, opiniones etcétera, en un medio que he visto desarrollarse y crecer a propósito del esfuerzo, la constancia y el siempre trabajo honesto de mi amigo Francisco Ortiz Pardo y de su padre Francisco Ortiz Pinchetti, a quienes agradezco la distinción de la que soy objeto con esta invitación.

Le solicité si fuera posible que mis subsecuentes colaboraciones estuvieran enmarcadas en una sección que llevara por nombre sinapsis. Para personas cercanas a la psicología o al discurso psi, seguramente es un concepto conocido o familiar. Aquellos que no militan en este campo merecen al menos una explicación en torno a su significado.

Sinapsis es una noción que bien a bien no sé por qué me resulta muy grata y amena, tal vez tenga que ver con el hecho de que hace algunos años quise emprender la edición de una revista que por título llevaba este concepto. No llegó a ver la luz porque en su momento ya existía una publicación con ese nombre y no podíamos ocupar el mismo. El proyecto entonces fue abortado, no así el gusto por la palabra que ahora encuentra nuevamente una vía de expresión.

La palabra sinapsis deriva del griego synápsis, formada de syn = junto y apsis, del verbo haptein = unir, de modo que se forma la expresión unir, junto. Se dice que se trata de un neologismo acuñado por el fisiólogo británico Michael Foster a finales del siglo XIX. Algunos otros refieren que sinapsis viene de sinapteína, y fue acuñada por Charles Scott con las palabras griegas sin = juntos y hapteina = con firmeza.

En el campo de la neurología, la sinapsis apela a la forma en que se comunican y organizan las neuronas, estableciendo una conexión funcional entre una neurona y otra, dicha conexión recibe el nombre de sinapsis.

Por ahora no se trata de ahondar en el significado especializado de la sinapsis, los diferentes tipos de comunicación neuronal ni en aspectos anatómicos, quisiera en cambio quedarme con la expresión griega juntar, unir.

Ahora que padecemos movimientos telúricos, como el de hace un rato que suspendió por momentos esta colaboración, considero es necesario juntarnos; ahora que se avecina la avalancha propagandística de los candidatos y partidos políticos y entre otras cosas con frecuencia abonan a la fractura o fisura de romances, amistades, vínculos familiares, por diferentes preferencias, considero necesario mantener la unión al margen del privilegio de un candidato; ahora que México requiere la participación de ciudadanos íntegros, es necesario unirnos; ahora que clarificar la diferencia dentro de la semejanza es necesaria la unión; ahora que necesitamos restaurar puentes, vasos comunicantes, lazos solidarios, es más que urgente y necesario juntarnos.

Foto: Isaac Esquivel / Cuartoscuro.

Otra acepción de la palabra sinapsis, nos refiere a la comunicación, aunque en lo personal no me gusta mucho esta expresión, me parece demasiado técnica, algo fría, distante; sé que aplica para describir el proceso informativo en ámbitos tecnológicos, sin embargo, preferiría, convocar palabras como platicar, charlar, conversar, me suena más bonito decir charlar con mis hijas que comunicarme con mis hijas.

En fin, estimados lectores de Libre en el Sur, les invito a unirnos y juntarnos en estos espacios vreales, charlar, platicar, conversar acerca de asuntos psicológicos, mismos que se vendrán construyendo a propósito del interés de la interlocución y a propuesta de un servidor. Desde ya agradeceré su correspondencia con sus opiniones, sugerencias, preguntas, comentarios a mi correo electrónico [email protected]

 

 

 

 

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts