Ciudad de México, diciembre 9, 2021 00:41
Sociedad

Surge un movimiento estudiantil en defensa del CIDE

Exigen cumplimiento de pliego petitorio o tomarán instalaciones

Desde las movilizaciones de #YoSoy132 y por el asesinato de los 43 jóvenes de Ayotzinapa –que trataban más de una agenda de derechos humanos y política que de asuntos académicos– alumnos no protestaban en las calles.

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Tras la tormenta de exigencias en redes sociales para que sean restituidos dos investigadoras del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), estudiantes y maestros de esa institución académica realizaron este viernes una protesta presencial frente a la sede del Conacyt, en la colonia Crédito Constructor de la Alcaldía Benito Juárez.

A la manifestación se sumaron otros integrantes de la comunidad científica e intelectual, como el geógrafo e historiador Jean Meyer.

En la protesta, que se realizó por la mañana, estuvo también presente Catherine Andrews, quién fuera cesada de la Secretaría Académica de dicha institución, y de la que los estudiantes exigen su restitución.

Los alumnos demandan que la institución no sea politizada, tal como acusan que hace el director interino José Antonio Romero Tellaeche. Dieron a conocer un pliego petitorio en el que piden ser convocados a un consejo extraordinario, esclarecimiento y transparencia de las acciones tomadas por Romero, así como su destitución inmediata.

Los jóvenes que protestaron este viernes en defensa de su escuela portaban mantas y cartulinas con mensajes donde exigían la renuncia de Romero y que no haya más imposiciones educativas, mientras gritaban: “¡Conacyt date cuenta, el CIDE está en la puerta!” Desde el movimiento del #YoSoy132, en las postrimerías del sexenio de Felipe Calderón, hace nueve años, no había surgido un movimiento estudiantil; aquello derivó luego en las manifestaciones multitudinarias, ya en el gobierno de Enrique Peña Nieto, por el asesinato de 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa.

Pero incluso esas movilizaciones tuvieron más motivaciones políticas o de defensa de los derechos humanos que académicas. Así que el último movimiento propiamente estudiantil fue el surgido en la UNAM entre los años 1999 y 2000.

Foto: Twitter

Frente al actual gobierno han existido diversas expresiones en defensa de las comunidades académicas, incluida la de la UNAM cuando el presidente López Obrador la descalificó por supuestamente haber virado al “neoliberalismo”; pero esta es la primera vez que estudiantes, maestros y personalidades de la cultura salen a la calle.

Ellos advirtieron que de no recibir respuesta a sus demandas antes de la primavera de 2022, radicalizarían sus protestas, e incluso no descartan tomar las instalaciones de la institución.

Lo que detonó el surgimiento de este movimiento, todavía incipiente pero con sorprendente presencia en redes sociales, fue la remoción tanto de Andrews como de Celine F.A. González Shont, quien fungía como directora de Evaluación Académica. Ambas fueron censuradas por el director por negarse a suspender la evaluación de profesores.

En respuesta, José Antonio Romero acusó de una “campaña de desprestigio” y aseguró que en el CIDE se impuso una ideología neoliberal y eso debe cambiar.

comentarios

Artículos relacionados