Ciudad de México, noviembre 28, 2021 03:33
Opinión Rebeca Castro Villalobos

¿Tiene beneficios la soledad en pandemia?

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Para nadie es una novedad que la soledad, cuando no es por decisión o gusto propio, resulta nociva. Aquí vale añadir que hay personas que ciertamente prefieren estar sin compañía… y hasta lo disfrutan…

POR REBECA CASTRO VILLALOBOS
Contrario a un estudio reciente publicado en la Gran Bretaña –basada en una muestra dizque a nivel mundial– en donde se asegura que el aislamiento durante la pandemia resultó una experiencia positiva para muchas personas, afirmó que no hay nada más falso.

No sustento mi señalamiento en datos, encuestas, análisis o demás parámetros usuales, sino en mi persona, en mi sentir durante este casi año y ocho meses de cuarentenas sucesivas y obligadas.
Como muchas otras personas, vivo sola. En mi caso desde hace más de treinta años. Y si bien al inicio mi aislamiento era una novedad para mi, finalmente causó sus estragos a grado de verme obligada a acudir a tratamiento psiquiátrico.

Y es que para nadie es una novedad que la soledad, cuando no es por decisión o gusto propio, resulta nociva. Aquí vale añadir que hay personas que ciertamente prefieren estar sin compañía… y hasta lo disfrutan. Por lo general, la gente cree que las personas que eligen estar solas son raras, tristes e inestables.

Empero, el aislamiento como tal, no es bueno para la salud mental, ya que tiene asociadas patrologías como la depresión, el estrés, la ansiedad y la falta de autoestima.

Si a todo lo anterior se le suma el abandono “obligado” que se vivió (todavía se vive en algunos lugares), cuando comenzaron a elevarse el índice de contagios del Covid-19, a estos padecimientos hay que sumarles otros como el de adicciones y hasta riesgos suicidas.

El aislamiento o incomunicación aumenta significativamente el riesgo de una persona de morir prematuramente por todas las causas, un riesgo que podría rivalizar con el tabaquismo, la obesidad y la inactividad física. Así pues, la soledad se asoció a un aumento de casos de demencia.
Pero muchos se preguntarán qué es sentirse sola, cuáles son las características: Aquí se puede mencionar que es el sentir que tenemos menos relaciones de las que quisiéramos. Sentir que nuestras relaciones no son lo suficientemente cercanas y auténticas. Sentirnos “dejados de lado”.
A partir de esto, podemos entender que la soledad tiene más que ver con cómo nos sentimos sobre nuestras relaciones, que con el tener amistades o no. Es decir, es una sensación subjetiva. Puede haber personas con una familia extensa o personas casadas que aún así sufren sentimientos de soledad, ya que la soledad no se debe solamente a factores externos. Por así decirlo, se puede uno sentir sola en medio de una multitud.

comentarios

Artículos relacionados