Ciudad de México, octubre 28, 2020 15:06
Viajes

Un fin… ¡de Grito!

Dolores Hidalgo ofrece la oportunidad de disfrutar de las Fiestas Patrias en su propia cuna y a la vez los encantos y la artesanía de este Pueblo Mágico guanajuatense. ¡Viva México!

 Antonio Machuca

Además de ostentar con todo derecho el título de Cuna de la Independencia, Dolores Hidalgo es uno de los  Pueblos Mágicos de Guanajuato, notable  porque suma a  su brillante historia una serie de atractivos arquitectónicos, culinarios y artesanales. Y este mes de Septiembre el calendario patrio nos ofrece la oportunidad de gozar de un fin de semana largo, pues el día 16, feriado, cae en lunes. Así, podremos tener esta vez tres días para vivir como en ningún otro lado las Fiestas Patrias y disfrutar de esta típica población y sus cercanías. En la noche del domingo 15 tendrá lugar la ceremonia tradicional del Grito de la Independencia, justo en el lugar en el que en 1810 el cura Miguel Hidalgo y Costilla arengó al pueblo de México a levantarse contra “el mal gobierno”…

La historia del México independiente desde sus entrañas, comienza precisamente en Dolores Hidalgo. Te damos una guía elemental, de arranque, sugerida por VisitMéxico: Para identificar de una mejor manera a los personajes principales que formaron parte de la historia de México, dirígete al Museo Casa de Hidalgo, la antigua casona de finales del siglo XVIII en la que vivió Miguel Hidalgo. Siente el ambiente e imagina lo que pasaba por su mente al estar en ese lugar. Continúa tu recorrido hacia la Plaza Principal y dirígete a la Casa de Visitas con su impactante estilo barroco, lugar donde hoy en día se hospedan las autoridades que van a dar el grito el día de la independencia. Sigue por la Casa de Abasolo, que hoy es la Presidencia Municipal, donde nació el héroe patrio. Termina de conocer la historia a fondo y visita el Museo de la Independencia.

Conoce por supuesto la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, donde ocurrió el célebre “grito”del Cura Hidalgo, considerada especial ícono del barroco novohispano por su particular arquitectura. Dos torres resguardan el cuerpo de tres niveles de la parroquia disminuyendo su tamaño en cada uno de ellos. Asómate al Santuario de Atotonilco, rumbo a San Miguel de Allende, de la cual Hidalgo adoptó el famoso estandarte de la Virgen de Guadalupe con el que encabezó la marcha de Independencia, y admira en su interior los murales de la llamada “Sixtina mexicana”, por la cual la UNESCO declaró a este templo Patrimonio de la Humanidad, en 2008.

Prueba en cualquiera de sus restaurantes los platillos típicos y de temporada de Dolores Hidalgo, otro de sus atractivos. Disfruta de los chiles de chorro y el mole; no dejes de probar en la Plaza Principal alguno de los exóticos helados que aquí producen con sabores de queso, nopal, cerveza, aguacate, tequila y una variedad interminable. Y lleva a casa alguna de las hermosas artesanías locales de cerámica de “talavera” o Mayólica y alfarería.

Lo demás depende de ti. Camina, camina, camina. Piérdete en las callejuelas y plazas coloniales de este Pueblo Mágico, pero sin dejar de mirar y respirar cada rincón, que seguramente tendrá su propia historia. No olvides una caminata por la rivera del río. Y por supuesto no dejes de disfrutar en familia la verbena popular que tiene lugar tradicionalmente después de la representación del “grito” y prueba la amplia variedad de platillos típicos y antojitos mexicanos. Prepara a tu estómago y déjate conquistar por la comida mexicana: come pozole, gorditas, chalupas, buñuelos, tostadas, molletes y brinda con tequila o pulque al ritmo de la música del mariachi y la banda. Y ¡felices fiestas!

o  o  o

La “talavera” guanajuatense

Dolores Hidalgo cuenta con más de 250 talleres que se dedican a la elaboración del producto cerámico llamado “talavera”, que se distingue por el tipo de barros que se utilizan para su fabricación, por el proceso de producción, así como por sus colores, dibujos, formas y calidad. Las características de esta “talavera” guanajuatense, y particularmente la conocida como Mayólica, se derivan del medio geográfico de la región que da lugar al barro con el que se elaboran las piezas, así como la creatividad, habilidad y técnica con la que los artesanos se encargan de darle color a estas inigualables artesanías, que incluyen también trabajos en vidrio soplado, latón y plata. Te vas a asombrar. Para llegar a este Pueblo Mágico toma la autopista México-Querétaro y a la altura de San Juan del Río la desviación hacia San Miguel de Allende y Dolores, distantes entre sí apenas 45 minutos. En ambos lugares –sobre todo en el primero– hay amplias facilidades de hospedaje. ¡Que viva México!

comentarios

Artículos relacionados