Ciudad de México, octubre 21, 2020 13:26
Libre en el Sur

40 años del Centro Cultural Juan Rulfo, el más importante de la BJ… pero la Delegación no da apoyos

Con motivo de la celebración del 40 aniversario del Centro Cultural Juan Rulfo, en la colonia Insurgentes Mixcoac, durante una semana se realizaron diversas actividades: presentaciones musicales, conciertos, bailes e incluso una representación de la Guelaguetza. Sin embargo, esos festejos corrieron por cuenta de los vecinos y aún de la bolsa de los propios empleados del recinto. Y es que a las autoridades delegacionales panistas de Benito Juárez se les olvidó, una vez más, la cultura.

Leticia Ruíz Cabañas, coordinadora de la Casa de Cultura, dijo en entrevista que los participantes enlistados en el programa de actividades se consiguieron mediante contactos y gente conocida, ya que la delegación únicamente los apoyó con una tarima, una carpa y con la presentación de la Orquesta Sinfónica y del Quinteto de Cuerdas de la DBJ.

Marta Zamora, vecina de Insurgentes Mixcoac, se quejó de que incluso la DBJ llegó al punto de cobrarle la gasolina a la coordinadora para transportar a la Orquesta, mientras que Víctor Manuel Maldonado, también residente, dijo que la placa conmemorativa –que tuvo un costo de mil 500 pesos- se pagó con la cooperación del personal del Centro Cultural y de los vecinos. Lo mismo sucedió con los reconocimientos que se otorgaron a quienes fueron parte del programa de eventos.

Los artesanos y comerciantes que tuvieron la oportunidad de ofrecer y vender sus productos o alimentos aportaron una parte del dinero para pagar la presentación de la Guelaguetza; y la otra parte fue cubierta por el personal. “Los vendedores sí dieron aportación para poder colocarse en la plaza, pero todo se destinó para pagar la Guelaguetza, yo no me quedo con nada para la Casa, al contrario, uno termina por poner de su bolsillo”, precisó Ruíz Cabañas.

Victor Manuel Maldonado insistió en que el personal y los vecinos son quienes absorben todos los gastos: copias, internet –de hecho, el recibo llega a nombre de la coordinadora-, el material de papelería y de limpieza. “Incluso hay profesores a quienes les tienen retenido su sueldo de cuatro meses. La casa no tiene apoyo de ningún tipo”, estableció.

En efecto, la coordinadora confirmó que es con base a donaciones –de pintura, papel, hojas-, aportaciones o donativos de los vecinos y del bolsillo propio que se da la posibilidad de seguir trabajando. Aunque el gobierno “pague” los salarios, no abastece de insumos.

La pauta más importante que ha permitido el funcionamiento del lugar ha sido la participación de los vecinos. “Tenemos mucho apoyo de los vecinos, eso es lo importante, que aquí nos ayuden”, dijo Ruíz Cabañas. “Sí se pueden hacer las cosas; nos queda la satisfacción de poder atender a los vecinos, ofrecerles cosas de calidad, pues estos lugares son para ellos y aquí, en la Casa de Cultura Juan Rulfo, las puertas están abiertas”.

Con relación al mantenimiento que requiere el Centro Cultural, los vecinos lamentaron que a pesar de ser el edificio un patrimonio histórico –fue sede del antiguo Ayuntamiento de MIxcoac–, la fachada se encuentra en malas condiciones; inclusive se han caído piedras sobre autos y el reloj está en desuso. “Y todo esto parece no importarles a las autoridades”, espetó Marta Zamora. (Mariana Malagón)

comentarios

Artículos relacionados