Ciudad de México, octubre 21, 2020 14:28
Libre en el Sur

Académicos y líderes ciudadanos advierten que el Corredor Chapultepec sólo atiende intereses privados y es ‘cero cultural’

Activistas y académicos consideran que el proyecto Corredor Cultural Chapultepec se inscribe en el “urbanismo concesionario”, que generará deuda a la población sin que realmente se trate que un proyecto promotor de la cultura. Se trata –advirtieron—de una iniciativa donde los inversionistas tomarán las decisiones de acuerdo con las ganancias que les pudiera generar.

Para Mayela Delgadillo, integrante del colectivo Salvemos la Ciudad, el ese proyecto no es una iniciativa prioritaria, ya que la zona no necesita ser rescatada y sería suficiente que se le diera mantenimiento; además, existe un rechazo a la gentrificación y a los “megaproyectos” o Zodes –Zonas de Desarrollo Económico y Social- que impulsa el Gobierno de la Ciudad de México. “Creemos que el Corredor es cero cultural, al contrario, es totalmente inmobiliario y comercial con el que pretenden ofrecer un lugar bonito para la población que se supone llegaría como resultado de la Ronda 1”, asentó.

“Nuestra postura es que no va el corredor”, advirtió en entrevista; consideró que la consulta funcionará como la validación ante el gobierno para que quede manifiesto que no están de acuerdo. “Así que no hay consenso para este proyecto”, y cuestionó por qué hacer algo que no servirá para la ciudad, que no lo demanda la ciudadanía y que nos va a afectar mucho.

Asimismo, señaló que la construcción del Corredor significará la privatización de una vía pública y primaria por un periodo de 40 años, lo cual es ilegal, pues las concesiones se pueden dar hasta 20 años máximo. Sin mencionar que cerca del 95 por ciento de las ganancias serán para el concesionario.

Al respecto, René Coulomb, especialista y académico de UAM Azcapotzalco, calificó al proyecto como “urbanismo concesionario”, mismo que consiste en privatizar las ganancias y, por el contrario, socializar las perdidas; es decir, que podría generar deuda para la población. También, manifestó que una desventaja es que los inversionistas –Grupo Financiero Invex– serán quienes tomen todas las decisiones del proyecto en función de la recuperación de la inversión y la ganancia.

En una reunión vecinal que se realizó el viernes pasado, el ingeniero Jacinto Ruiz, analista del Instituto para la Seguridad de las Construcciones en el DF (ISCDF), habló sobre el riesgo que correría la construcción del Corredor, debido a que se trata de una zona de fallas, grietas y hundimientos.

En este sentido, Mayela Delgadillo recordó que en el lugar hay una falla sísmica y que se encuentran “sobre un suelo arcilloso, de hecho, en la colonia se están haciendo socavones”. Sin olvidar que no existen estudios de mecánica de suelo actualizado, por lo que “no se sabe en dónde estamos parados”.

Advirtió que en caso de que el Gobierno quiera imponer dicho proyecto, los vecinos ya cuentan con el apoyo de las bancadas políticas del PAN y de Morena en la ALDF, que se comprometieron a que el Corredor no pasará si los vecinos no están de acuerdo (Mariana Malagón).

comentarios

Artículos relacionados