Ciudad de México, junio 13, 2024 13:20
Alcaldía Benito Juárez

Acusa académica defensora de la 4T que corrupción inmobiliaria en BJ comenzó con… ¡Akabani!

En sendos videos, Leticia Calderón Chelius habla de casos en que habrían estado involucrados personajes ajenos a los señalados por candidatos de Morena.

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Leticia Calderón Chelius, académica del Instituto Mora que se ha convertido en promotora de la llamada Cuarta Transformación, acusó este viernes que la corrupción inmobiliaria en Benito Juárez comenzó hace 20 años, cuando era delegado el hoy Secretario de Desarrollo Económico de Ciudad de México, Fadlala Akabani, muy cercano a la candidata presidencial Claudia Sheinbaum (2003-2006).

La doctora en sociología, que ha pasado al activismo político a pesar de que hace algunos años participó en movimientos vecinales apartidistas e incluso promovió remodelaciones como la Plaza Valentín Gómez Farías, en San Juan Mixcoac, con una partida que logró el entonces diputado local panista Fernando Rodríguez Doval, aseguró que desde hace 20 años “se blanquean propiedades”, cuando el lavado de dinero consiste, como su nombre lo indica, en blanquear el dinero. “Para hablar de cartel hay que hablar de un contubernio, no solo de la autoridad –dijo—sino también de la parte judicial y de los notarios porque alguien blanquea todo un procedimiento”.

Al calor de las campañas electorales, para ella no es importante quién autoriza las obras (que no precisa que no existen licencias de construcción sino certificados de uso de suelo ante la Seduvi), “sino que la autoridad local, en este caso la Benito Juárez nunca, nunca y te lo digo en 20 años, han estado del lado de los vecinos para aunque sea hacer la finta”.  

Lo dicho por Calderón Chelius lleva a recordar aquella vez en que, durante un mitin con Akabani hace 18 años, frente al edificio gubernamental de BJ,  Andrés Manuel López Obrador asumió la culpa por haber implementado el Bando Dos durante su gestión como Jefe de Gobierno, a fin de estimular más construcciones en las delegaciones centrales.

En el video Leticia Calderón Chelius se refiere al ex jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera como quien encabezó un “gobierno de derecha”, cuando la hoy candidata a la alcaldía por Morena, Leticia Varela, fue invitada por él a ser su colaboradora en la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, donde también estuvo a cargo del programa del alcoholímetro.

En otra videograbación, que ha sido distribuida a través de las redes sociales, la académica Calderón Chelius recuerda aquel famoso movimiento contra una construcción ilegal dentro del Parque Hundido, donde erróneamente habla de que se trataba de una “privatización” cuando lo que ocurrió es que se tiró una casa particular para pretender construir un edificio.

Libre en el Sur consultó con la doctora Calderón si quería ampliar o precisar lo dicho en sus videos, a lo que respondió que no.  

Aunque desliza que el caso del Parque Hundido se trataba de un asunto relacionado con los miembros del grupo de Jorge Romero, cuando en realidad ellos todavía no pintaban en la escena política local, sino que aquel escándalo ocurrió durante la gestión de Germán de la Garza (2006-2009). Efectivamente los vecinos lograron parar la obra en lo que fue tal vez el movimiento más exitoso contra obras irregulares en BJ, dada además la importancia que se trataba de un parque emblemático de esta ciudad.

Libre en el Sur fue el primer medio en dar a conocer la demolición de la casa y documentó, junto con Héctor Rojas, que lideró el movimiento, el proyecto –con sus ilegalidades– para levantar allí un conjunto millonario. De la misma forma en que a lo largo de dos décadas este medio es el que mejor ha documentado –sin atender agendas políticas— los abusos de desarrolladores y de autoridades locales y del gobierno central, como con la Torre Mitikah, que comenzó con el gobierno de Marcelo Ebrard y se concluyó con la permisividad de la hoy candidata presidencial de Morena, cuando incluso la empresa Fibra Uno realizó una tala ilegal de árboles.

El movimiento del Parque Hundido, por cierto, también enfrentó las resistencias del propio Ebrard, que finalmente –en lugar de expropiar con todo el argumento del valor público del predio—llegó a un acuerdo con los desarrolladores para que el gobierno les comprara el terreno y fuera restituido al parque.

Calderón Chelius utilizó en su video fotografías y documentos publicados por este medio, al que no le dio crédito y lo atribuyó a otras fuentes.    

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas