Ciudad de México, julio 15, 2024 18:16
Espectáculos

La Plaza México, a tope: ‘¡Libertad!’, el clamor

Notoria la asistencia de un público joven de ‘primera vez’

Hay jaloneos afuera de la Plaza entre policías y manifestantes anituarinos molestos por ser encapuslados.

En medio de una lucha contra recursos jurídicos que buscan prohibir la Fiesta Brava, en el ruedo despliegan la bandera nacional y más de 42 mil personas corean el Himno Nacional.

STAFF / LIBRE EN EL SUR

No era un mítin en defensa de la tauromaquia, pero en los hechos la corrida del 78 aniversario de la Monumental Plaza México resultó en una manifestación en la que los más de 42 mil aficionados que la colmaron gritaron al unísino exigiendo libertad.

Así el coro, una y otra vez, en que al unísono cimbró el gran embudo de concreto metido en el hoyo de lo que fue una ladrillera –¡Libertad, libertad Libertad!– se conjugaba con las múltiples expresiones aisladas a las que la colectividad respondía: ¡Viva la tauromaquia!, ¡Viva la Plaza México!, ¡Viva México!

Y la respuesta de los toreros estuvo a la altura de la expetación. Especialmente Pablo Hermoso de Mendoza, el rejoneador más famoso de toda la historia, que esta tarde se despidió cortando a su segundo toro dos orejas, para salir en hombros.

Además, sus alternantes Ernesto Javier Tapia, Calita, y Arturo Gilio, que tomó la alternativa, se fueron con un trofeo cada uno.

Pablo Hermoso de Mendoza, el gran triunfador. Foto: Graciela López / Cuartoscuro

Para suerte mayor de los aficionados que acudieron a disfrutar –y a defender la Fiesta en el momento más dificil de toda la historia de la Plaza México– el ganado de Los Encinios cubrió las expectativas en cuanto a bravura y nobleza.

Un hecho curioso es que al parecer la propia controversia provocada por una creciente oposición a la Fiesta ha dado como reultado el interés de un público que hasta hace poco se mantenía al margen, y que esta vez –sobre todo jóvenes– acudió a saciar su curiosidad. Un bálsamo, pues, para una tradición que poco a poco se había ido perdiendo vigor por sí misma.

A las afueras de la Plaza, poco después de las 17 horas, cuando ya se lidiaba al primer toro, manifestantes antotaurinos guardaban un minuto de silencio con los puños en alto, por los astados “caídos”.

Antes se golpearon cazuelas contra las vallas protectoras que instaló la Secretaría Ciudadana, donde por cierto la empresa había colocado pósters de diferentes artistas que han defendido las corridas de toros, desde Charlie Chaplin hasta Joaquín Sabina, Octavio Paz, Fernando Savater, Federico García Lorca y el recientemente fallecido artista plástico Fernando Botero.

En un momento, molestos por el cerco de seguridad con que se impidió que se acercaran a las puertas de acceso, los manifestantes se enfrentaron con elementos de la policía capitalina; una persona de la tercera edad resultó herida en los empullones.

Protestas de antitaurinos. Foto: Moisés Pablo / Cuartoscuro

La empresa de la Plaza lMéxico había librado, por lo pronto, una suspensión provisional de las corridas librada por la jueza Quinta de Distrito en Materia Administrativa, que se habían reanudado el domingo 28 de enero, debido a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) revocó una suspensión que sobrepasó los 600 días.

Gracias a que el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa admitió una queja de la empresa, los festejos de aniversario de los días 4 y 5 de febrero pudieron realizarse.

La controversia ha ocupado como nunca espacios en medios informativos y redes sociales. Políticos, artistas y periodistas se han involucrado en el debate previo al inicio de campañas electorales nacionales, y parece que ya forma parte de su agenda.

La Plaza México fue inaugurada el 5 de febrero de 1946, con la presentación de la mayor figura que ha dado el toreo, el español mexicano y las también leyendas Silverio Pérez y Luis Castro, El Soldado, oriundo por cierto de las cercanías de Mixcoac.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas