Ciudad de México, julio 18, 2024 14:24
Alcaldía Benito Juárez Dar la Vuelta Opinión

DAR LA VUELTA / Adiós a la biblioteca pública Alonso Lujambio

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

No deberíamos cejar en el esfuerzo por fomentar la lectura. No solo se pierde una biblioteca, perdemos un espacio de convivencia y encuentro social.

POR ERNESTO LEE

Hace algunos meses escribí en este mismo espacio sobre la biblioteca pública Alonso Lujambio, ubicada en la calle Goya número 51, en la colonia Insurgentes Mixcoac. Relaté que se encontraba en una casa antigua y que, gracias a su distribución, permitía que la luz natural iluminara sus salones, invitando a la lectura.

Hoy, sin saber por qué, la biblioteca pública ha cerrado sus puertas y se desconoce su destino. El inmueble está en obra, no se sabe si se trata de obras de mantenimiento o de una remodelación para destinar esta casa a otro fin. Solo se escucha el martilleo constante y, durante el día, se ve entrar y salir a trabajadores de la construcción.

Es una pena que se cierre este espacio que estaba destinado a la lectura. Hace poco, conocí a un vecino de la zona que me contó que él echaba de menos ir a esta biblioteca porque solía llevar a su hija para que hiciera la tarea escolar. Que a su hija le gustaba estudiar ahí y que era una oportunidad para compartir con ella esos momentos, en un espacio de tranquilidad.

Entiendo que la realidad se impone y que, tal vez, el número de usuarios de la biblioteca disminuyó, que las personas leen menos libros y que se informan y documentan más por el Internet y las redes sociales. Pero creo que no deberíamos cejar en el esfuerzo por fomentar la lectura.

No solo se pierde una biblioteca, perdemos un espacio de convivencia y encuentro social. La biblioteca organizaba presentaciones de libros, festivales de lectura, abría sus puertas a la infancia con actividades para que desarrollaran sus habilidades creativas. Quienes atendían al publico eran amables y solícitos. Había préstamo de libros a domicilio.

Quisiera pensar que el cierre es temporal, que el espacio se volverá abrir, renovado y con nuevos libros en su acervo. Me temo que no será así.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas