Ciudad de México, septiembre 19, 2021 00:02
Nancy Castro Opinión

Cuba hoy

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

El 11 de Julio es el síntoma. Esto es una tautología, la gente exige el derecho a tener derechos…

POR NANCY CASTRO

MADRID. El pasado mes de Julio la gente de Cuba estalló en un acto de hartazgo contra el Gobierno. Las venas de la Habana fueron el escenario de la furia todos gritaban “libertad”.

Lo que generó el sistema político, que no ha hecho cambios hace más de 60 años: economía devaluada y aunada a esta la crisis sanitaria global (tomando en cuenta el desabastecimiento de medicinas). “El reordenamiento” es decir el cambio de divisas, el dinero y sus viejas nomenclaturas.

Porque para hablar de Cuba hay que vivir allí y salirse para resolver los entresijos de un Gobierno que se ha negado a la democracia.

“Cuba como todas las sociedades tiene muchas capas que se viven de diferente manera. La visión de un artista, de un obrero, de un campesino es muy diferente. El tipo de teatro que yo hago es muy perceptivo y desde ahí te voy hablar”.

Eduardo Martínez Criado, es actor Actor de teatro y cine, director del Grupo de Teatro La Isla Secreta en La Habana. Actualmente vive en La Habana, estos días está de visita en Madrid por cuestiones familiares.

“Al principio de la pandemia la gente entró en un desespero porque cerraran las fronteras. Desde el gobierno había una sensación poco alarmista de que aquí no iba a llegar, que esto era un simple catarro, muy a lo Trump. Cuando aumentan los contagios, muertes, hay una sensación de miedo. Empezamos a experimentar los toques de queda, que no habíamos vivido desde antes del triunfo de la Revolución; en el Gobierno de Batista era muy común. Entonces dijimos esto es serio, es peligroso”.

Hasta hoy día Cuba permanece en toque de queda perenne.

“Como no había mascarillas quirúrgicas la gente comenzó a hacerlas de tela, con bloomer, con lo que fuera. Para nosotros las mascarillas son llamadas nasobucos. Después la gente se lo curró más para hacer nasobucos que protegieran mejor. En medio de la pandemia hubo un cambio de orden, El Reordenamiento”.

Una medida proteccionista del peso cubano frente a la moneda extranjera, lo que provocó una situación caótica, otra más en ese país. “El gobierno creó dos tipos de tiendas, la correspondiente a la moneda convertible,(imposible no recibir la remesa) y para este tipo de moneda MLC Moneda Libre de Cambio te otorgan una tarjeta que solo puedes usar en la tienda que creó el Gobierno, con precios infladísimos un queso gouda te podía costar hasta 50€, este sistema de abastecimiento de productos básicos, y eso a medias, porque no podías entrar a la tienda y escoger, era llegar a la puerta después de hasta 8 horas de fila, y recibir una bolsa que incluía hasta una botella de Ron aunque no bebas te la llevas. Compras lo que hay, no lo que quieras. Los que atienden son militares, que te escriben un número en el brazo con tinta indeleble, como en Auschwitz. La otra tienda es la que admite peso cubano. El sistema no funciona pero continúa.

“En verano logran bajar las estadísticas de contagios y abren las fronteras. Había que hacer un doctorado para saber como se vende Cuba al exterior; y empieza la propaganda, Mojitou, y Vacuna, Mulata, sol y playa. Y en septiembre exponencialmente suben los contagios, porque el turismo que llegó que era el ruso, no usaba mascarillas, muchos venían enfermos y estos contagiaron a los trabajadores de los hoteles y entonces Matanzas se convirtió en el epicentro. El Gobierno hospedó a los rusos en los hoteles de Varadero pidiendo que no salieran de allí, pero el Gobierno de Rusia habló con la Embajada Cubana para que sus ciudadanos pudieran gozar de Cuba o se les acababan las ayudas. Las provincias se cierran para los cubanos menos para los turistas. La Medicina Cubana que tenía esa fama mundial se evidencia que es un fraude. Lo que vino hacer la pandemia fue desmantelar lo que ya estaba roto, la inoperabilidad del sistema”.

Los efectos que genera la pandemia es un catalizador para lo que viene después, las manifestaciones del 11 de julio. Hay un detonante también que es el grupo de Artistas de San Isidro, Poetas, Artistas plásticos, provenientes, del barrio de San Isidro, una zona muy popular.

El 11 de Julio es el síntoma. Esto es una tautología, la gente exige el derecho a tener derechos. Cuando el 26 de noviembre deciden hacer huelga de hambre, la policía secreta que es de las 5 inteligencias del mundo y mejor preparadas, (no hay un paracetamol pero el sistema de inteligencia llega hasta el Pentágono). Se infiltran vestidos de médicos los meten en la ambulancia y los obligan a comer y los meten presos. Lo que menos convenía en esos momentos era dar mala imagen, Biden acababa de salir al poder. Al día siguiente, el 27 de noviembre, un grupo de aproximadamente 600 artistas fueron al ministerio de cultura a manifestarse por lo ocurrido, y es cuando los “Grupos de Respuesta Rápida” integrados por paramilitares, cubanos que golpean cubanos, acordonan para hacer un levantamiento. Es una escena muy bien engrasada desde jóvenes hasta viejos en las calles que gritan ¡Viva Fidel! empieza anochecer y quitan la corriente eléctrica y la internet, esto nunca había pasado. La orden era atacar a estos jóvenes, los militares de equipo anti motín quieren desaparecer a estos “payasos”, creen que nos ofenden, cuando un actor sabe que para ser clown hay que trabajar mucho, es un honor que te digan así, para una mentalidad adoctrinada todos somos payasos; finalmente esta orden no se realiza, los manifestantes como pueden se comunican con sus familias para que vayan y los ayuden a romper el cerco. Dentro del cerco el Viceministro de Cultura Fernando Rojas, les pide que armen una comisión de 30 personas representantes de cada gremio, Teatro, Danza, Artes plásticas, escogieron gente joven, son los que tiene más energía y necesidad de cambio. Cuando entran al Ministerio, una de sus demandadas era el derecho a la expresión y que liberaran a los presos. El ministerio toma sus demandas y las familias logran romper el cerco, no sin antes ser rociados con gas lacrimógeno.

“Ya para la 1:00 am salen los representantes, se van a sus casas en medio de la oscuridad, en penumbras, eran como zombies en un mundo distopico. Y a ese movimiento deciden ponerle 27N. Los artistas intelectuales necesitamos repensar el país, hay que escuchar las peticiones de los jóvenes, porque una de sus batallas es con las ideas y donde el pulso se echa es en cómo se narra la historia y la historia es la que se inscribe en la memoria colectiva del pueblo.

“El 28 de Noviembre los dueños de las emisoras de RTV, y el periódico, con ese poder de prensa, al ser el Gobierno dueño de todos los medios, los tildaron de mercenarios, pagados por la CIA, delincuentes, gusanos, la palabra “gusano” significa muerte cívica. Como artista no puedes volver a hacer nada, se ensañaron con esos 30 muchachos que entraron a negociar, mataron su reputación y hasta hoy día siguen presos, bajo arresto domiciliario vigilados día y noche por policías del estado.

“La policía del estado busca líderes, cabecillas, caudillos, porque la Revolución Cubana es de caudillos”.

Desde un inicio, la Revolución nació siendo El David contra El Goliat, este, es Estados Unidos, el gran Imperio; y que una isla pequeñita, verde, llena de dignidad, le cante sus verdades en la cara. ¿Quién lleva el discurso? Gabriel García Márquez decía, la historia no es como fue, es como tú la recuerdas y la cuentas. Entonces en ese punto, la victimización ha sido parte de ese tipo de mecanismos.

Lo más alejado que veo de la izquierda es la Revolución Cubana, es una dictadura, la palabra Revolución significa doblemente evolución. y ese sistema involuciona. Los jóvenes pugnan por esta palabra. Mientras un señor de 90 años mueve los hilos de un país que no acepta nada. El absolutismo es lo que mamamos toda Latinoamérica de España, solo que en Cuba ha hecho metástasis. A la familia Castro en Cuba le dicen la familia real, eliminaron la burguesía para convertirse en aristócratas, son blancos, racistas, clasistas, homófobos, machistas.

Fidel era muy buen actor conocedor de la semántica, creó un personaje que jamás se quitó, el escenario fue para el solo, mientras que Raul fue el hermano que no brilló, que chupo lo que pudo de su hermano, al salir Raul del poder puso -porque en Cuba no hay elecciones- a uno tan gris como él, Díaz Canel es un burócrata que responde a la aristocracia decadente.

Cuando la gente de otros países me dice” ¡Resistan! Cuba es la Esperanza de Latinoamérica, si no existiera Cuba estaríamos jodidos” lo que ven son los ideales que Fidel vendió al resto del mundo.

El futuro de Cuba está en los Jóvenes

Los jóvenes han perdido el miedo pero eso no garantiza nada, aunque eso ya genera un cambio. Hay jóvenes que han sabido aprovechar los recursos de educación, “Me enseñas a pensar pero quieres que piense como tú “ eso no es libertad.

Cuba necesita salir a la luz, las dualidades se irán, lo bueno lo malo. Vendrán nuevos arquetipos. Los jóvenes tienen que construir con nuevas piedras y no solo en Cuba, en todo el mundo.

Cientos de cubanos salen año tras año en busca de oportunidades. Actualmente un total de 124,812 cubanos residen en España, la mitad entre los 16 y 44 años, según datos oficiales divulgados por el Instituto Nacional de Estadística de España.

“Me llamo Julio Hernández Zamora, soy Integrador Social, Educador, Máster en Gestión Cultural y Creativa y Músico. Cómo ves, no paro quieto. Nací en la Ciudad de La Habana. De pequeño y adolescente, la vida era bastante apacible. Mis padres me daban, sin excesos. Vendía las botellas vacías de las fiestas familiares, y me compraba discos y libros, iba a los museos gratis, y así conocí mi ciudad, por su historia. Cuando crecí, la vida era tan agitada como la de cualquiera que tenía que buscarse el ajo todos los días para comer. Vivía alejado de los centros y había que trillar las calles para sacar algo.

“La necesidad es un impulso vital. Salí de Cuba en 1995, para buscar nuevos horizontes, expandir mi música y lo que escribía. La ilusión de “triunfar”; que es más o menos como trascender, que tiene todo ser humano, en especial, aquellos que nacimos tan abajo que estábamos a las afueras de todas las soluciones.

“No puedo dar una respuesta sin arriesgarme a ser inexacto e impreciso. Tampoco soy opinólogo, esa persona que dice lo que piensa cómo una verdad absoluta, sin datos suficientes. Pero, en mi opinión, lo que pasa en Cuba es que una generación que no vivió los logros de la Revolución, salió a las calles a pedir soluciones en un contexto de crisis económica, la segunda crisis grave desde el llamado Periodo Especial; crisis sanitaria, con un gran repunte de casos de covid 19 de la variante delta, sobre todo en provincias como Matanzas, donde hubo una subida espectacular; y crisis alimentaria. Si a esto unimos, con las restricciones en turismo y de entradas de divisas, producto al recrudecimiento del Bloqueo que el gobierno de los Estados Unidos tiene sobre Cuba desde hace más de 60 años, y la falta de una estrategia de los dirigentes de la Revolución ante realidades cada vez más complejas, cambiantes y diversas, hizo el cóctel que estalló en la revuelta del pasado 11 de julio”.

“Como sistema socioeconómico, el capitalismo es experto en generar riquezas que acaban concentradas en pocas manos. Eso no significa que se genere bienestar. Significa que una gran masa empobrece, para mantener un pequeño porcentaje de milmillonarios, cada vez más alejados de las necesidades, económicas, sociales, políticas, incluso ecológicas de la mayoría de los seres humanos. Mientras en cualquier país por la pandemia, la gente está penando, e incluso muriendo, tres de los hombres más ricos del mundo compiten entre sí, por quedarse con un negocio espacial que, podrá disfrutarlo quien pueda contar con un super capital. Por esta razón, y por otras que aquí no cito, en mi opinión el capitalismo es una mierda. Y yo no quiero un futuro de mierda para mi país”.

Un recorrido pasado, presente y futuro de Cuba.

Hay muy poco espacio para una pregunta tan amplia, y como dije antes, no soy analista político, ni opinólogo. Pero en mi modesta opinión, Cuba tiene que hacer una actualización en la lectura de su situación, política, económica, ecológica y social, atendiendo a su pasado, a su historia, a la que no debe renunciar, ya que se abrió un camino de soberanía nacional que colocó al país un el mapa internacional como referente en derechos sociales y culturales, como el derecho a la sanidad, la educación, al arte y su desarrollo, al cuidado de las personas, la solidaridad y el internacionalismo, añadiendo a estos logros, espacios para el ejercicio de derechos económicos, políticos y civiles, para que las personas se vean representadas en toda su diversidad. Sin renunciar, como dije antes, a la construcción de una sociedad más humana.

Julio ha formado una familia y vive actualmente en Madrid. Eduardo volverá a Cuba, está cumpliendo 30 años de actor.

comentarios

Artículos relacionados