Ciudad de México, junio 18, 2024 03:09
Nancy Castro Opinión

¿Primera mujer en la Presidencia?

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

“Lo que sí es necesario para el país es darle vital importancia al tema feminicidios, las desapariciones, la violencia, educación, pobreza y si para ello, puede influir la perspectiva de género para darle un cambio sustancial y reconciliatorio a la nación…”

POR NANCY CASTRO

MADRID. Las mujeres siempre hemos estado ocupando espacios, aunque hayan sido invisibilizados, hemos sido parte de las luchas sociales. Hemos estado al frente de la lucha por la crianza, la marginalidad. Ahora las mujeres nos disputamos la presencia por ocupar espacios de poder. Las mujeres en el mundo nos disputamos el cargo a la presidencia de nuestros países. Más de 70 mujeres en el mundo han ocupado el cargo como presidenta. Y si  hemos llegado a serlo no es para ser ornato de mesa. 

Más de medio siglo después, de que las mujeres obtuvieron el derecho a votar, tiempo durante el cual la vida de algunas ha cambiado sustancialmente en aspectos como el acceso a la educación, al mercado de trabajo remunerado y el reconocimiento de la autonomía (aunque en ocasiones sea relativa sobre el cuerpo y su sexualidad), la percepción sobre su presencia en política, sigue estando marcada por la que parece una idea fija: todavía somos una rareza y acabamos de llegar.

¿Mexico necesita una presidenta? No existe una respuesta definitiva sobre si la mujer que  ocupa puestos de poder produce beneficios. No es en el género donde se valoran cualidades de rendimiento en temas políticos. Lo que sí es necesario para el país es darle vital importancia al tema feminicidios, las desapariciones, la violencia, educación, pobreza y si para ello, puede influir la perspectiva de género para darle un cambio sustancial y reconciliatorio al país. Por tanto, si el género de los políticos tiene importancia en la realidad ciudadana, el impacto de las mujeres en el poder podría tener implicaciones importantes para el diseño de políticas y, en definitiva, para el desarrollo.

Llegue o no una mujer al poder, se tienen que hacer cumplir las leyes...”

Hasta el momento, diversos estudios empíricos han demostrado que los hombres y las mujeres tienen preferencias diferentes.                                                                                    

A nivel del hogar, las mujeres parecen estar más preocupadas por la salud y la nutrición de los niños.                                                                                                                    

A nivel empresarial, las directoras son más propensas a atender  reuniones de la directiva y de comités. Están más centradas en el seguimiento de proyectos.                                                                                                                                         

A nivel de políticas públicas,  las mujeres parecen dar prioridad a las inversiones que son relevantes para las necesidades de las mujeres.

Examinar los procesos que siguen las mujeres para llegar al poder, podría ser importante para entender cuánto pueden influir en el proceso de formulación de políticas. A fin de cuentas, ocupar una posición de poder no tiene porque traducirse necesariamente en sólo tener voz, sino en saber materializar un régimen ideológico político, que no produce un quién sino un que, es decir, la organización de contenidos político- ideológicos producen un orden jerárquico.

La vida política en México ha estado predominada por hombres y aunque las mujeres poco a poco ocupan cargos públicos, ninguna ha logrado posicionarse al frente del país.

Estrategia de invisiblización: no hay una mujer política sin un hombre detrás. Otorgarles a los varones, el papel protagónico de éxitos políticos de las mujeres, no los ubica solamente en el favorable papel de guía, sino también en uno que, en todo caso, establece una dependencia negativa entre el mentor y la protegida. Varón que, por lo general, se encuentra situado en una posición jerárquica superior, y por cuya intermediación las mujeres logran obtener visibilidad, un cargo político e incluso un triunfo electoral.

La presentación de las mujeres en política, mantiene la idea que siempre es una nueva experiencia, sin antecedentes, con lo que al parecer siempre es un eterno comenzar, en el sentido que se asume, de partida, que si es mujer y si es un cargo de alto nivel de responsabilidad política, debe ser la primera.

Antes de plantearnos si necesita Mexico una presidenta, en vísperas de las elecciones federales 2024, sería pertinente no dejarnos llevar por los ánimos publicitarios y propagandísticos de los partidos políticos y, darnos el tiempo de reflexionar a conciencia y cuestionarnos ¿Nos merecemos como sociedad los gobernantes que hemos tenido? ¿Qué necesitamos como ciudadanos, para poder vivir con seguridad y tranquilidad económica? ¿Qué nos han hecho creer?

Nos han vendido el discurso que somos huevones, ladrones, corruptos, conformistas, nacos, ignorantes. Todo esto con la finalidad de doblegarnos la voluntad y ser agachados. En la tira de Los Agachados de Rius. En un diálogo Chon Prieto le dice a, Lucas Estornino,

— Si se aplicaran las leyes. Ya no necesitaríamos otra revolución ¿no cree?— este le contesta. —¡Usté nomás piensa en otra revolución…!¿ Ya se olvidó que somos súper machos y tenemos que aguantarnos?

Ante una pequeña encuesta realizada bajo la interrogativa ¿México necesita una presidenta? Estas fueron las respuestas.

“Sí, si lo necesita. Creo que es urgente  que el país cobre perspectiva más feminista, urgente acabar con los feminicidios y violencia de género. Desde mi punto de vista no es Claudia, lo que ha hecho en temas de cultura, lo que pasó con el metro, el concierto del grupo Firme para opacar las pesquisas del caso Ayotzinapa. Se necesita una mujer que no se deba a ninguno de esos partidos que al final todos son los mismo”. Russel Álvarez. Actor, Director de cine.

“Si Claudia Sheinbaum queda como presidenta, sería porque AMLO necesita continuar con su proyecto. O sea que estaría detrás de ella. Y vaya que sí, México sí necesita una mujer en el poder pero no veo a Claudia. Le falta mucha experiencia y carácter”. Clara Segoviano. Gestora cultural.

“No irse con la finta de que por ser mujeres garantiza per ce avances de género” Adrián Hernández. Urbanista, estudioso de políticas públicas.

“Me parece que es un momento clave, en donde el tema de las mujeres está muy visibilizado en la agenda. Es importante reforzarlo y una mujer ayudaría para esto. La primera en la historia de este país. La perspectiva que debiera tener es la de llevar a este país por los terrenos de la equidad y la democracia que se refleje en los bolsillos de los trabajadores y una equidad de clase, de género y de atención a todos los grupos que han estado abandonados. Encaminarnos a que no haya ni pobres y sí para ello es necesario que no existan los ricos… faltaba más. Pero Claudia no”  Salomé Mendoza. Narradora oral.

La alcaldesa de Tijuana, Monserrat Caballero decide refugiarse en un cuartel ante las amenazas de los carteles. Lejos de la comprensión la alcaldesa ha recibido una lluvia de críticas “Me han dicho cobarde, que me traslado a una suite de lujo, pero hubo un Secretario de Seguridad que fue a vivir a un cuartel y a él le dijeron valiente”

Francia Márquez, Vicepresidenta de Colombia, la primera mujer afro en llegar a la Vicepresidencia, ha sido atacada con armas y granadas, amenazada y acosada con llamadas y mensajes a su teléfono a lo largo de su reconocida trayectoria como activista ambiental, que le mereció el premio Goldman en 2018.

Llegué o no una mujer al poder, se tienen que hacer cumplir las leyes.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas