Ciudad de México, agosto 18, 2022 05:51
Dar la Vuelta Opinión

DAR LA VUELTA / El enfreno trastornado

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Los camiones desde repartidores hasta de transporte, dominan cual bestias descomunales sus caminos y espacios, y a esto le sumas las motocicletas, de reciente aparición, las ambulancias y patrullas “zombies” que corren, torreta mediante, sin sentido y dirección, más los cientos de automóviles.

POR DIEGO A. LAGUNILLA

Ciudad de México, cuando era Distrito Federal, tierra de nadie, “tierra de todos”, eso nos decían, donde se “ponía la basura en su lugar” y un gordito, más o menos de mi edad, le pedía a una señora llamada Amanda que cerrara la manguera porque ya se veía que el recurso hídrico era escaso y no abundante, como todos irresponsablemente dábamos por sentado, obnubilados por ese espejismo de “bonanza” que se pregonaba desde el lugar de las coníferas en la otrora y vecina delegación Miguel Hidalgo.

Lugar con un “regente” sin reino, que cual señor feudal hacía a su antojo en su perímetro, marcado al norte por unos “Indios Verdes”, al sur por un monumento al “Caminero”, al oeste por la dominguera Marquesa y al este por la Cabeza de Juárez. Todo sucedía, pasaba, caminaba, si y sólo si, compaginaba con la voluntad del jefe “mayor”, más no Gran Jefe. Tiempos en que los ibargüengoitianos Pasos de López, retratarían, cuasi novela costumbrista, la rocambolesca relación de nuestro país con sus dirigentes y particularmente si se apellid -ab- an así.

La basura, el agua, la movilidad y la contaminación, sin menoscabo de la explosión demográfica, ¿recordarán la frase de “la familia pequeña vive mejor”? se sucedían como monotemas invariablemente presentes en la Ciudad; la inseguridad, para sorpresa de todos, quedaba en segundo plano porque esta dependía exclusivamente de las corporaciones policiacas y sus límites borrosos cuasi caricaturescos entre la ética y la estética y, claro, también, de rotativos inolvidables como La Prensa y el Alarma.

Recordaba todo esto cuando “daba la vuelta” por dos de nuestras vías “primarias”, los célebres ejes hankianos 6 y 5 Sur, qué no tienen nada de angelicales, salvo que fueran en honor del Chamuco y de que Eugenia obedeciera más a la ingenuidad que a un nombre propio -leo y encuentro que refiere a una Quinta que en algún momento existió en la demarcación-.

Circular por sus carriles me parece una oda a la sin razón, salvo que sea de madrugada o un día de guardar, porque nadie en su sano juicio lo haría, entrar en sus carriles es un acto de insensatez, nos enfrentamos a un tránsito que en vez de medir su velocidad en kilómetros se mide en pasos por hora. Fui testigo que una pareja caminando iba más rápido que las personas subidas en algún tipo de automotor, salvo de dos ruedas.

Los camiones desde repartidores hasta de transporte, dominan cual bestias descomunales sus caminos y espacios, y a esto le sumas las motocicletas, de reciente aparición, las ambulancias y patrullas “zombies” que corren, torreta mediante, sin sentido y dirección, más los cientos de automóviles y pipas de agua -ya volveré sobre este tema-, impiden que no haya forma de evadir su caótico desenfreno, perdón corrijo “su trastornado enfreno”. Ese que en los setenta nos impusieron como la solución a todos los problemas de movilidad ¡oh estupidez! Solamente los vecinos de la calle de Amores tuvieron la gallardía y entereza para resistir los embates autoritarios y lograron desviar, mediante amparo, el eje 3 pte hacia la Avenida Coyoacán, hay que reconocer, recordar y aplaudir.

Estancado en mi vehículo, con mi familia, aguantando un calor insufrible, contaminación, ruido, un ambiente de encono siempre, espero que no, presente, rumiaba si esta situación será un perenne disparate y no hay forma de darle sentido… abiertamente no creo que se necesite mucho para digerirlo… ¿por qué se permite circular a los tráileres a toda hora? ¿es la única vía de acceso y salida a la Central de Abastos? ¿estamos condenados a eso? ¿podemos decir ¡ya basta!? ¿Por qué las patrullas, incluyendo a las que nos “blindan”, no ayudan a aligerar el tránsito? ¿en vez de empeorarlo al estar exclusivamente cazando a quien no tiene los papeles en regla y buscar la consiguiente mordida? ¿se ha estudiado sacar a los microbuses y poner una línea de Metrobús o de trolebuses -tipo eje 7-?  ¿se han hecho estudios numéricos serios y no para justificar corruptelas? ¿Qué datos ha arrojado la reversibilidad? ¿funciona? ¿Qué efectos tiene sobre Gabriel Mancera y Concepción Beistegui? por decir dos calles; ¿los semáforos estás realmente sincronizados? ¿Por qué no hay parquímetros en la Del Valle? -más un enorme etcétera- Las grandes soluciones no siempre requieren grandes sacrificios… ni grandes inversiones… solamente ingenio y ganas… y sobre todo sentido de comunidad… esto es: primero todos, después uno…

comentarios

Artículos relacionadas