Un sondeo en Twitter realizado por Libre en el Sur arrojó como resultado la desconfianza que representan las medidas implementadas por la nueva administración, encabezada por Santiago Taboada, si bien otros piensan que podría tratarse de una solución parcial y la menor parte considera que con ello sí se combatirá la corrupción inmobiliaria.

Durante la gestión delegacional de 2012 a 2015, el entonces delegado Jorge Romero Herrera reiteró su promesa de que cumpliría su promesa de clausurar y demoler las edificaciones irregulares, pero solo suspendió por unos cuantos días un puñado de las más de 200 a las que se comprometió. No cumplió con una sola demolición. El hecho ha sido recordado reiteradamente por usuarios de las redes sociales.

Las simulaciones durante la gestión de Jorge Romero. Foto: Especial

 

En el sondeo por Twitter –que no tiene validez estadística sino que es motivada por objetivos meramente periodísticos–, el 45 por ciento considera que definitivamente no servirá el cierre de la ventanilla para nuevas construcciones en la batalla contra las obras irregulares, un problema que se viene denunciando desde el año 2003, con el Bando 2 emitido por Andrés Manuel López Obrador.

Otro 37 por ciento considera que la medida mitigará “parcialmente” la vorágine ilegal y apenas un 18 por ciento piensa que la medida tendrá un efecto positivo.

La semana pasada, la diputada local juarense Paula Soto, de Morena, denunció la impunidad que ha prevalecido por parte de desarrolladores y funcionarios locales, y advirtió que actualmente están en construcción más de 3000 inmuebles, lo que vuelve imposible que la Alcaldía las verifique a cabalidad.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts