Ciudad de México, octubre 27, 2020 01:28
Libre en el Sur

Ecobici en Benito Juárez

Esta semana al cumplirse cuatro años del arranque de Ecobici en la Ciudad de México, se inauguró formalmente en Benito Juárez este sistema de préstamo de bicicletas, considerado como de los 5 mejores en el mundo. Se anunciaron 171 nuevas cicloestaciones en la delegación Benito Juárez, siendo la tercera delegación donde funcionará este programa, además ya de Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc.

Varias consideraciones al respecto:

Por supuesto que un programa como Ecobici es una política pública noble, progresista, y acorde con las nuevas generaciones y los nuevos tiempos, al hacer del uso de la bicicleta un modo alternativo de transporte eficaz y eficiente, amigable con el medio ambiente y con la salud de quien la utiliza.

Sin embargo, al igual que con la ciclovía de Adolfo Prieto, nuevamente las autoridades cometieron errores, y hacen que una política noble, y que debería ser muy bienvenida por los vecinos, se convierta en un programa polémico y a discusión. ¿Y por qué lo escribimos de esta forma? Pues por la queja, justificable, de varios vecinos, principalmente adultos mayores, de la forma en cómo llega Ecobici, y el descuido y desatención, una vez más, tanto del Gobierno del Distrito Federal, como de la delegación Benito Juárez, principalmente en lo que tiene que ver con las cicloestaciones que se instalaron. Varios ejemplos que conocemos de primera mano que habrán que presentarse con Ecobici:

1. Ubicación de las cicloestaciones. Hay una de tantas incongruencias en ver dos o tres cicloestaciones en una sola calle, ¡en menos de dos cuadras! A que genio se le ocurrió que en un primer arranque tantas cicloestaciones iban a ser utilizadas por los vecinos de nuestra delegación, cuando una sola cicloestación sería suficiente para satisfacer la demanda de quienes utilizan la bicicleta como modo de transporte. Calles o lugares donde no hay una sola cicloestación, y otras más donde casi una cuadra completa tiene cicloestaciones, ¡pero ni una sola bicicleta!

2. Falta de ciclovías. Una aberración más. Hace más de un año, el Jefe Delegacional “no me toca” anunciaba que habría en nuestra delegación por lo menos 17 ciclovías. En todo este tiempo, ¡solamente hubo una sola ciclovía! La famosa de Adolfo Prieto, no famosa por su uso o belleza, sino por la queja permanente de los vecinos por el tráfico que se generó en Adolfo Prieto, al dejar un solo carril para el transporte, sin contar todos los problemas de vecinos que viven sobre esa calle, desde recolección de basura, paso de vehículos escolares, apertura de portones de garaje, hasta los absurdos de un tianguis y un parque ¡que cortan la circulación de la famosa ciclovía! Con todas las quejas argumentadas, y propuestas que se le presentaron a las autoridades, el delegado “no me toca” no escuchó a vecinos, y al contario, presume que la ciclovía es un éxito rotundo.

No menciona sin embargo que de haber prometido 17, sólo logró la confrontación de vecinos con ciclistas (la mayoría vecinos de otras delegaciones) que aun un año después no logran ponerse de acuerdo en que fue primero, si el huevo o la gallina, respecto a la única ciclovía conocida en la Delegación.

3. Nula cultura vial. Y es de ambas partes. Los automovilistas no respetan al ciclista, y hay también varios ciclistas que no respetan al peatón. El peatón en el último eslabón, cuando tendría que ser el prioritario en la movilidad. Y lo vemos a diario. Coches que avientan la lámina sin consideración alguna al ciclista, y ya no digamos los microbuseros o camiones de contrucción, -de esos que abundan en la delegación- que lamentablemente han generado muertes de inocentes en nuestra ciudad. Y del lado de los ciclistas también: circulando en sentido contrario, pasándose semáforos sin tomar en cuentas que en las calles no circulan solamente coches sino también peatones, y lo peor, transitando sobre banquetas. No son pocas las denuncias de ciclistas que han atropellado peatones o mascotas sobre las banquetas.

4. Todos vimos unos fierros con forma circular en varias esquinas de nuestras colonias, pintados muy bonitos de color azul; se supone que son biciestacionamientos. En el año que llevan construidas, dígame usted amable vecino y lector, ¿cuántas bicicletas utilizan estos aros metalizados? Lo que sería bueno saber, es en cuanto los pagó la delegación. Esto evidencía más que quienes usan la bicicleta, lamentablemente no son la mayoría.

5. Finalmente, será hasta dentro de un año, con estadísticas, que se conozca si la forma en que llegó Ecobici a la Delegación fue buena o no. Quisiéramos que lo fuera; tristemente, la forma en que se implementó, generó que en lugar de una muy buena bienvenida, hubiera vandalización por parte de vecinos, a este noble sistema.

Pregunta y petición de #ciudadanoincómodo @floresaquino

En la Colonia Acacias, se da el absurdo más grande de la llegada de Ecobici: en la calle Olloqui, a dos cuadras del metro Coyoacán, instalaron una cuadra completa de cicloestaciones ¡con menos de 20 bicicletas! Con el argumento de ser la parte más cercana al metro. Sin embargo, si uno llega a la calle Martín Mendalde y Av. Universidad, exactamente a la salida del metro Coyoacán, se puede observar una calle sucia, llena de ambulantes, ¡que no fueron tocados! Es decir, en nuestra colonia Acacias, ¡nuevamente el ambulante por encima del vecino! Que intereses tendrán la delegación y estos ambulantes que son intocables, y que de haber logrado una muy buena respuesta de los vecinos al instalar ahí las cicloestaciones, las dejaron en una cuadra con la molestia natural de los vecinos de Olloqui, que claro, no fueron tomados en cuenta. Misma situación del metro Zapata, y ya no decir de calles donde por los franeleros, no instalación las cicloestacione

comentarios

Artículos relacionados