Ciudad de México, junio 12, 2024 22:14
Nancy Castro Opinión

El rechazo al retroceso

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

“La expectación de la gente acerca del resultado de la contienda electoral en España supone un retroceso en la historia de la democracia, si la ultraderecha gana…”

POR NANCY CASTRO

MADRID. El arte y la cultura siempre han supuesto una pequeña bomba, dinamita ideas preconcebidas y abre un nuevo camino en alguna otra dirección no imaginada hasta ese momento, finalmente es uno de los papeles consignados a la cultura, confeccionar ideas y sacarlas a la luz no para encorsetar la mente sino todo lo contrario.

Es domingo 23 de julio, día de votaciones. La expectación de la gente acerca del resultado de la contienda electoral supone un retroceso en la historia de la democracia, si la ultraderecha gana. Después del conteo finaliza con una falta de mayoría absoluta por los partidos más representativos, de la derecha PP en coalición con Vox y la izquierda PSOE en coalición con SUMAR, es decir, ninguno de los dos llegó a la cantidad de votos y escaños establecida 176, es por eso que se decreta al país en formación de gobierno por los partidos que puedan sumar una mayoría, si en los meses posteriores hasta diciembre no logra su formación como partido se convoca a nuevas elecciones.

Cuando Virginia Woolf publicó la obra literaria Orlando ya era una autora reconocida, con este texto estaba dando un enorme paso adelante hacia un lugar aún desconocido…”

Mientras tanto la irrupción de la extrema derecha en las concejalías de cultura de numerosos municipios en España vaticina actuaciones que parecían desterradas de la práctica política.

El programa del Partido Popular habla de la posibilidad y además lo han especificado, de la desaparición del Ministerio de Cultura y ya por no hablar del programa de Vox que no dice prácticamente nada de la cultura, mencionan acciones sobre la defensa del toro de lidia y destacar las hazañas históricas.

Intervenciones inaceptables como la que ha denunciado la compañía Teatro Defondo, cuya representación de Orlando de Virginia Woolf prevista para el 25 de noviembre en Valdemorillo (Madrid), dentro del programa del Festival 7 Villas de la Comunidad de Madrid, ha sido cancelada por “decisión del equipo de Gobierno”.

Cuando Virginia Woolf publicó la obra literaria Orlando ya era una autora reconocida, con este texto estaba dando un enorme paso adelante hacia un lugar aún desconocido.

“Un sexo distinto. La misma persona”, se dice Orlando a sí mismo cuando se mira por primera vez en el espejo después de haber transicionado. Orlando refleja la identidad múltiple de todo ser humano, y se sumerge en ella, decidido a considerarse a sí mismo una infinidad de posibilidades, y a comprobar cómo estas son afectadas por culpa de lo que los demás piensan. 

A pesar de haberse escrito hace un siglo, la obra de Woolf es vigente hoy. Además de asomarse a lo cotidiano, el cambio sólo se produce en el decorado. Es decir, el mundo afuera, no es más que aquello que cambia sobre el escenario durante una representación teatral, porque los actores que interpretan el drama o la comedia, es decir, la vida, siguen siendo los mismos. Esto es, seres humanos que desean cosas y que tratan de conseguirlas. 

La compañía teatral califica la suspensión de la obra como “un hecho muy grave que atenta contra la libertad de expresión y la cultura” y destaca que los motivos reales para el veto son políticos, no económicos, puesto que el caché del espectáculo era “inferior al habitual”. Tras la comunicación de la cancelación, mantuvieron una conversación telefónica con el Consistorio en la que quedó de manifiesto que se trata de un caso de “veto ideológico por parte de la concejala entrante, Victoria Amparo Gil Movellán, pasando por encima del acuerdo ya establecido por el equipo saliente, debido a que el protagonista de la función pasa de ser un hombre a ser una mujer y denuncia las diferencias que esto significa”. Pablo Huetos, productor de la Compañía recuerda que Orlando es “mucho más complejo que eso, pero para Vox es un tema que está en el punto de mira de las cosas que hay que demonizar y suprimir”.

Otra situación similar ocurrió con la obra titulada  NUA: radiografía, que habla sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), presentaciones han sido canceladas en Palma (Mallorca). El ayuntamiento de la localidad, desde mayo gobernado en solitario por el PP, consideraba que la pieza dramática no encajaba en la línea de espectáculos que tenían programados. 
En Briviesca, Burgos, el ayuntamiento regido por el PP, Vox y Ciudadanos, ha cancelado la representación teatral de El mar: visión de unos niños que no lo han visto nunca, dirigida por Xavier Bobés y Alberto Conejero, que estaba prevista para el 15 de julio. La obra homenajea a Antoni Benaiges, un maestro republicano fusilado en el municipio burgalés de Briviesca durante la Guerra Civil. 
El pasado 25 de junio, la concejalía de Cultura del ayuntamiento de Getafe organizó en el Teatro Federico García Lorca el espectáculo La villana de Getafe, obra teatral del Siglo de Oro escrita por Lope de Vega. Ignacio Díaz Lanza, portavoz adjunto de Vox en la localidad, acusó  al gobierno socialista del municipio y a la dirección artística de la función de “pervertir” la obra original del autor, una “vuelta a las viejas costumbres adoctrinadoras por parte de este Gobierno municipal”.

Marcos Toro, director artístico del proyecto, defiende su trabajo y la escenografía que incluía representación de genitales masculinos y femeninos, precisamente lo que  ha molestado a Vox.

“La censura a la cultura es algo que nosotros ya creíamos olvidado porque nos costó mucho conseguir que no hubiera censura en este país y ahora vuelven a censurar, vuelven a quitar obras de teatro, vuelven a decir que hay determinadas cosas que no se pueden decir, pero ¿qué es esto? O sea, ¿cómo pueden realmente tener tanto miedo a la libertad, tanto miedo a la cultura?. Es algo que tiene que ver con una represión con una sensación de impunidad, que les hace pensar que son dueños del país, que son dueños del alma de la gente, que son capaces verdaderamente de hacer las mayores barbaridades con toda tranquilidad. No tienen realmente un sentido moral de la vida. No conocen lo que es la moral. Entonces ahí están unos claros… bueno, no pienso decir el nombre de nadie…unos enemigos realmente de la libertad”. Palabras pronunciadas por la actriz Marisa Paredes en un acto de campaña de SUMAR en La Coruña.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas